CULTURA


Lahij - pueblo de artesanos

Bakú, 1 de abril, AZERTAC

Un pequeño pueblo llamado Lahij puede dejarle sin aliento con sus antiguas calles empedradas y sus casas de piedra. Es, sin duda, un lugar que hay que visitar. No se lo pierda.

Situado a unas 3 horas en coche de Bakú a través de un cañón geológicamente espectacular, el bonito pueblecito de Lahij atrae a los visitantes con sus antiguas calles empedradas, sus casas de piedra, sus tiendas de recuerdos y su increíble patrimonio artesanal. En el pasado se practicaban más de 40 oficios diferentes en este pueblo histórico, que data de hace 2 mil años y que ahora es una reserva histórica y cultural. Entre ellos se encuentran la fabricación de sombreros, la producción de cuero, la herrería y el tejido de alfombras. Sin embargo, Lahij es más conocida por sus impresionantes piezas de cobre, que en el pasado se vendían en todo el Cáucaso y que hoy se pueden encontrar en algunos de los mejores museos del mundo.

Artesanía del cobre de Lahij se inscribió en 2015 en la Lista Representativa del Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad y es la práctica tradicional de fabricación y uso de artículos de cobre que se concentra en la comunidad de Lahij, en el Cáucaso. El maestro fundidor de cobre coordina todo el proceso y está acompañado por un aprendiz que aprende las técnicas necesarias mientras ayuda al maestro. El artesano que funde el cobre introduce el aire en los hornos y martillea el cobre fundido hasta convertirlo en placas finas. A continuación, un artesano pule las placas de cobre martilladas y decora los objetos de cobre listos con grabados. Se dice que esta última etapa del proceso es especialmente importante, ya que los diseños utilizados suelen tener un enfoque medioambiental, que refleja los conocimientos tradicionales y los valores culturales del portador. El maestro se encarga de vender los objetos de cobre en los talleres y de remunerar el trabajo de los demás artesanos. La tradición se transmite en el seno de las familias de padres a hijos. Numerosas familias de Azerbaiyán acuden a comprar utensilios de cobre a Lahij y los utilizan en su vida cotidiana, creyendo que mejoran los beneficios para la salud de los alimentos. Para los artesanos, la tradición representa una importante fuente de vida y proporciona un fuerte sentido de identidad y orgullo comunitario. La artesanía del cobre también refuerza las relaciones familiares dentro de la comunidad de Lahij y se percibe como un claro marcador de la identidad de Lahij.

Los habitantes de Lahij son de etnia tat, hablan su propia lengua y tienen una interesante cocina local que merece la pena probar. El aire fresco de la montaña hace que viajar aquí sea especialmente atractivo en verano, cuando, además de explorar el pueblo, se puede subir a las montañas por una serie de pintorescas rutas de senderismo.

AZERTAC español

 

© Al usar el material de este sitio,hay que apuntar el hiperenlace.
Si se ha cometido un error en el texto, marque y envíenos pulsando ctrl + enter

CONTACTOS CON AUTOR

Rellene,por favor, los huecos marcados *.

Por favor, incluya las letras mostradas arriba.
No importa si las letras son mayúsculas o minúsculas.