POLÍTICA


Las FF.AA de Armenia en retirada y los colonos ilegales que huían de las zonas destruyeron y luego quemaron casas, escuelas y otras infraestructuras civiles

Washington, 29 de abril, AZERTAC

El Consejo de Seguridad de la ONU celebró un debate sobre la "Protección de las instalaciones esenciales para la supervivencia de los civiles" en el marco del punto de la agenda titulado "Protección de los civiles en los conflictos armados".

El representante permanente de Azerbaiyán ante la ONU, Yashar Aliyev, pronunció un discurso en el debate abierto virtual, informa AZERTAC.

En su declaración, el diplomático azerbaiyano dijo que la protección de los civiles de los ataques directos y de los ataques sin elección de ciertos objetivos es uno de los principales objetivos del régimen jurídico humanitario internacional, y existen numerosas prohibiciones de acciones que socavan este objetivo. El principio de distinción se encuentra en el centro de este régimen. Los objetos civiles están sujetos a muchas de las mismas protecciones que los propios civiles, dijo Aliyev.

Señaló que Azerbaiyán se encuentra entre los países que se han visto gravemente afectados por las devastadoras consecuencias del conflicto. Como saben, a principios de los años 90 Armenia desencadenó una guerra a gran escala contra Azerbaiyán, a consecuencia de la cual se apoderó de una gran parte del territorio azerbaiyano, que permaneció bajo ocupación durante casi treinta años.

Durante el conflicto, Armenia violó en repetidas ocasiones la prohibición de ataques contra civiles o causó daños desproporcionados a civiles y objetos civiles. La guerra se cobró la vida de decenas de miles de personas y todos los territorios capturados fueron limpiados étnicamente de más de 700.000 azerbaiyanos. La mayoría de las ciudades, pueblos y aldeas ocupados fueron arrasados. Además, la comunidad internacional calificó la destrucción generalizada y el daño irreversible al medio ambiente por parte de Armenia como una forma de agresión medioambiental, dijo el diplomático.

Se ha observado que desde 2015 se ha producido una reagudización en los territorios ocupados de Azerbaiyán y sus alrededores. En abril de 2016 y julio de 2020, Armenia provocó hostilidades a gran escala en la línea del frente y en la frontera entre Armenia y Azerbaiyán. En mayo de 2016, la Oficina del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados informó de daños en bienes civiles como consecuencia de los bombardeos de artillería y de las municiones sin explotar en las aldeas azerbaiyanas cercanas a la zona de conflicto. En julio de 2020, los ataques transfronterizos de las fuerzas armadas armenias amenazaron los oleoductos y gasoductos internacionales estratégicos y el ferrocarril Bakú-Tbilisi-Kars en territorio azerbaiyano.

Otro acto de agresión por parte de Armenia a finales de septiembre de 2020 y las consiguientes hostilidades provocaron numerosas víctimas civiles en Azerbaiyán. En varias grandes ciudades de Azerbaiyán, fuera de la zona de conflicto, se produjeron importantes daños en las infraestructuras civiles. Las fuerzas armadas armenias también tenían como objetivo destruir la infraestructura energética de Azerbaiyán. Un misil balístico lanzdo contra la ciudad de Mingachevir cayó muy cerca del edificio de la central térmica de Azerbaiyán, que se encuentra en el complejo hidroeléctrico de Mingachevir, el mayor embalse del Cáucaso Sur, subrayó el jefe de la Misión Permanente de Azerbaiyán ante la ONU.

Como resultado de la contraofensiva emprendida y llevada a cabo con éxito por las fuerzas armadas de Azerbaiyán, unos 10.000 km2 del territorio de Azerbaiyán con más de 300 ciudades, asentamientos y aldeas han sido liberados de la ocupación. La magnitud de la destrucción, el vandalismo, el saqueo y el pillaje en esos territorios tras su liberación es impactante y no tiene precedentes. La mayoría de estos territorios se convirtieron literalmente en ciudades y pueblos fantasmas, ya que toda la infraestructura civil fue saqueada y destruida. Además, las fuerzas armenias en retirada y los colonos ilegales armenios que abandonaron estos territorios destruyeron y luego quemaron casas, escuelas y otras infraestructuras civiles, cortaron cables y postes de electricidad, destruyeron gasolineras, cortaron árboles e incendiaron bosques en un intento de destruirlo todo al retirarse de los territorios ocupados.

La destrucción de las infraestructuras civiles y la presencia de campos de minas en las zonas liberadas plantean graves problemas para el retorno seguro de los desplazados internos a sus hogares. El Gobierno de Azerbaiyán ha dado prioridad a la rehabilitación y reconstrucción de estos territorios, así como al restablecimiento de las viviendas, los servicios básicos, el transporte y las comunicaciones en ellos, para garantizar una pronta recuperación socioeconómica y la consolidación de la paz tras el conflicto. Mientras tanto, se están preparando planes maestros para todas las ciudades y se están ejecutando varios proyectos con socios internacionales. Al mismo tiempo, la rendición de cuentas por violaciones graves del derecho internacional debe ser una consecuencia inevitable de las violaciones cometidas. La lucha contra la impunidad es también una importante herramienta preventiva y un importante requisito en el camino hacia una paz duradera y una verdadera reconciliación, concluyó su discurso Y. Aliyev.

 

© Al usar el material de este sitio,hay que apuntar el hiperenlace.
Si se ha cometido un error en el texto, marque y envíenos pulsando ctrl + enter

CONTACTOS CON AUTOR

Rellene,por favor, los huecos marcados *.

Por favor, incluya las letras mostradas arriba.
No importa si las letras son mayúsculas o minúsculas.