ECONOMÍA


Las pérdidas de equipo militar de Armenia ascienden a 3.8 mil millones de dólares – Análisis

Bakú, 2 de diciembre, AZERTAC

Según la evaluación del escenario mínimo, el costo del equipo militar de Armenia, destruido o tomado como trofeo de guerra por las fuerzas armadas de Azerbaiyán durante la segunda guerra de Karabaj, asciende a 3.8 mil millones de dólares de los EE.UU.

AZERTAC presenta los comentarios del jefe del departamento del Centro de Análisis de las Reformas Económicas y Comunicaciones de Azerbaiyán, Ayaz Museyibov sobre el tema.

Como resultado de la guerra de 44 días, el enemigo perdió 10 sistemas de misiles S-300 y sus diversos vehículos de combate táctico, 366 tanques, 352 cañones de diferentes calibres, 22 vehículos aéreos no tripulados, 5 aviones Su-25, y 50 sistemas de misiles antiaéreos Tor, Osa, Kub y Krug. Al mismo tiempo, durante las operaciones militares, entre el equipo militar destruido se encontraban 97 lanzacohetes múltiples “Grad”, 4 lanzacohetes múltiples Smerch, 2 lanzacohetes múltiples Uragan, 1 sistema de lanzallamas pesado TOS, 1 misil Yars y un misil Tochka-U, misil balístico “Elbrus”. Después de la destrucción de las estaciones de radar y los bienes que desempeñan un papel importante para proporcionar una capacidad de defensa especial, así como los depósitos de armas y municiones, la capacidad de lucha de Armenia se vio completamente socavada.

El equipo militar destruido incluye los complejos que Armenia no podría adquirir en ninguna circunstancia, teniendo en cuenta su poder económico, su capacidad militar y el derecho internacional. Cabe destacar como ejemplos los sistemas S-300, que cuestan cientos de millones de dólares, los sistemas balísticos cuya venta y uso están prohibidos, así como los sistemas de misiles “Elbrus”. El gasto militar de Armenia para 2020 se aprobó en 716 millones de dólares de los EE.UU. Sin embargo, en sólo 44 días, las pérdidas militares de Armenia aumentaron el gasto militar anual del país en 5,3 veces. Desde este punto de vista, según las estimaciones de los gastos militares y los indicadores económicos, a través de los gastos actuales del presupuesto militar, Armenia necesitará 38 años para reconstruir la infraestructura militar.

El costo del equipo militar de Armenia destruido durante la segunda guerra de Karabaj demostró que Armenia violó gravemente los términos del "Tratado sobre Fuerzas Armadas Convencionales en Europa", que prevé la reducción de armamentos en Armenia. También demostró que la cantidad de armas y equipo militar que poseía Armenia excedía los límites. El hecho de que un país con un presupuesto militar de sólo 716 millones de dólares de los EE.UU. tenga un arsenal de miles de millones de dólares no está justificado económicamente. Así pues, desde el punto de vista del poder económico, unos activos de reserva de 2.320 millones de dólares de los EE.UU. no permiten a Armenia adquirir esas armas. Esto indica una vez más que en los últimos 30 años Armenia se ha armado ilegalmente y de forma gratuita. No es una coincidencia que el equipo militar y los fondos donados a Armenia hayan llevado a la cesión de su riqueza a terceros. Así pues, como se señala en los datos de la Agencia Central de Inteligencia de los Estados Unidos, el país, "atascado en un callejón sin salida", depende completamente de terceros países en los ámbitos de la energía, el transporte, la logística y la infraestructura crítica.

La "ayuda humanitaria" a Armenia, recogida desde el primer día de la guerra a través de Hayastan y otros fondos, habla de la debilidad de Armenia para librar una guerra de recursos. Esto también indica que Armenia no tenía potencial para emprender una guerra con Azerbaiyán y no tenía un poder económico y militar independiente ni siquiera en condiciones normales. Un declive económico previsto del 7% para este año, la derrota en la guerra, un grave problema de seguridad alimentaria, una crisis demográfica, una pandemia feroz y una crisis política en curso no auguran nada bueno para Armenia. Según la opinión de los intelectuales armenios, una "ayuda humanitaria" de unos 200 millones de dólares de los EE.UU. y la asistencia financiera de varios países no serán suficientes para un país que "vive uno de los días más desastrosos de su historia". El establecimiento de relaciones normales con Azerbaiyán y su aliado Turquía es la única salida para Armenia, que sufrirá el síndrome del "país derrotado" durante muchos años.

 

© Al usar el material de este sitio,hay que apuntar el hiperenlace.
Si se ha cometido un error en el texto, marque y envíenos pulsando ctrl + enter

CONTACTOS CON AUTOR

Rellene,por favor, los huecos marcados *.

Por favor, incluya las letras mostradas arriba.
No importa si las letras son mayúsculas o minúsculas.