SOCIEDAD


Las restricciones de cuarentena en todo el mundo no han frenado el calentamiento climático

Bakú, 11 de febrero, AZERTAC

El año 2020, el más caluroso desde que se iniciaron las observaciones meteorológicas, ha puesto fin a la década más calurosa de la historia. Las restricciones de cuarentena impuestas en todo el mundo no han frenado el calentamiento climático, pero la crisis sanitaria mundial puede empujarnos a luchar contra el cambio climático.

Este último año no ha sido el de siempre. Mientras que la actual crisis sanitaria y económica ha amenazado el bienestar humano, el calentamiento del clima del planeta ha continuado, alcanzando niveles especialmente altos en la última década. Las restricciones globales a la cuarentena han provocado una modesta reducción de las emisiones de gases de efecto invernadero, y la calidad del aire ha mejorado, al menos temporalmente. Sin embargo, en 2020 se siguieron registrando altas temperaturas y condiciones meteorológicas extremas, y los expertos consideran ahora este año, a la par que 2016, el más caluroso de la historia, según el Servicio de Cambio Climático de Copérnico (C3S), el primero en publicar estos datos. Según AZERTAC, la Organización Meteorológica Mundial (OMM), combinando cinco conjuntos de datos, confirmó que 2020, 2019 y 2016 fueron los años más cálidos de los que se tiene constancia, con diferencias mínimas entre los datos, lo que hace difícil clasificarlos claramente en orden ascendente. Es posible que el cambio climático no se frene por hacer una pequeña pausa en nuestras actividades, pero si revalorizamos la importancia de la crisis mundial, es probable que encontremos un nuevo incentivo para mitigar el cambio climático.

Según nuevos datos del Servicio de Cambio Climático de Copérnico (C3S) y un reciente informe de la Organización Meteorológica Mundial (OMM), el clima mundial en 2020 era 0,6°C más cálido que la media entre 1981 y 2010, y unos 1,25°C por encima de los niveles preindustriales. El año 2020 también terminó con la década más calurosa registrada, siendo los últimos seis años los más cálidos de la historia. "La clasificación de las temperaturas de los distintos años es menos importante que la tendencia a largo plazo, que muestra claramente el calentamiento del planeta como resultado de la retención de calor por los gases de efecto invernadero procedentes de la quema de combustibles fósiles", señala Omar Baddour, jefe del Servicio de Vigilancia y Estrategia Climática de la OMM.

Las grandes regiones de Eurasia destacaron especialmente en comparación con la media. El año 2020 fue el más caluroso de Europa desde que se tiene constancia, con casi medio grado centígrado más que en 2019 y 1,6ºC más que la última referencia de 30 años. En algunas zonas del Ártico y del norte de Siberia, las temperaturas aumentaron más de 6°C por encima de la media a largo plazo.

© Al usar el material de este sitio,hay que apuntar el hiperenlace.
Si se ha cometido un error en el texto, marque y envíenos pulsando ctrl + enter

CONTACTOS CON AUTOR

Rellene,por favor, los huecos marcados *.

Por favor, incluya las letras mostradas arriba.
No importa si las letras son mayúsculas o minúsculas.