POLÍTICA


Los generales se reúnen en Bakú: seguridad global y oportunidades de cooperación

Bakú, 24 de julio, AZERTAC

Las negociaciones entre el comandante supremo de la OTAN para Europa, Tod Wolters y el jefe del Estado Mayor de las Fuerzas Armadas de Rusia, general Valeri Guerásimov en la capital de Azerbaiyán han atraído la atención de expertos en varios planes. El hecho de que las dos mayores potencias militares del mundo discutieran los problemas globales en Bakú no es un fenómeno común. Desde este punto de vista, los expertos analizan las razones para elegir Bakú como lugar de encuentro entre Estados Unidos y Rusia. Está claro que algunos factores juegan un papel aquí. Azerbaiyán, como Estado independiente, gana un gran éxito. Su autoridad en el ámbito internacional crece constantemente. El hecho de que Azerbaiyán sea un país estable y un socio fiable en la organización de eventos internacionales también es reconocido en el mundo. En este contexto, la discusión de temas importantes entre Estados Unidos y Rusia en Bakú se percibe como un fenómeno normal. En este contexto, consideramos necesario explicar con más detalle el efecto geopolítico de la reunión de Bakú de los dos generales.

Bakú es un lugar de debate sobre importantes cuestiones internacionales

La celebración en Bakú de la próxima reunión del comandante supremo de la OTAN para Europa, Tod Wolters, y del jefe del Estado Mayor de las Fuerzas Armadas de Rusia, general Valeri Guerásimov, en cierto sentido, es una continuación de una buena tradición. Estas reuniones ya se celebran por cuarta vez. No es casualidad que las partes hayan elegido Bakú como lugar de reunión. Esto significa que el lugar más adecuado para los EE.UU. y Rusia es Azerbaiyán. Se expresan diferentes opiniones sobre la razón de ello. Cada uno de ellos es importante porque se trata de la actitud del mundo hacia el curso de la construcción independiente del Estado. No hay duda de que estados tan poderosos como Estados Unidos y Rusia no elegirán un lugar al azar para las negociaciones. Negociarán en un país en el que creen, en el que confían y que consideran digno de confianza.

La elección de Azerbaiyán como plataforma de negociación en el Cáucaso Meridional tiene sentido. En primer lugar, Azerbaiyán es un Estado independiente y en desarrollo dinámico que ha logrado la estabilidad interna. Durante mucho tiempo Azerbaiyán se ha destacado entre otros países de la región con tal nivel de estabilidad. La estabilidad interna va acompañada de reformas rápidas. Estos dos factores han hecho de Azerbaiyán un centro geopolítico en el Cáucaso Meridional. Las señales de ello se reflejan principalmente en proyectos internacionales, eventos a gran escala y desarrollo sostenible.

Los proyectos internacionales están relacionados principalmente con la seguridad energética, la cooperación regional y mundial, la formación de corredores de transporte y la organización del diálogo intercultural. De hecho, esto ha llevado a Azerbaiyán a una posición de liderazgo en el Cáucaso Meridional. En la actualidad, se pueden organizar debates de alto nivel sobre cualquier tema.

Como evento internacional autorizado, Azerbaiyán organiza debates sobre temas muy importantes relacionados con el diálogo de civilizaciones, religiones y culturas. Ahora todo el mundo habla del Foro Humanitario Internacional de Bakú, del Proceso de Bakú y de otros nuevos acontecimientos. Todo el mundo sabe que el iniciador de estos proyectos grandiosos y de los eventos organizados con éxito es el liderazgo azerbaiyano. Conviene añadir aquí la organización de competiciones deportivas internacionales. Azerbaiyán ha demostrado a todo el mundo que es capaz de celebrar esos acontecimientos a un alto nivel.

El papel activo de Azerbaiyán en la formación de corredores de transporte es un tema aparte. En la actualidad, se están poniendo en marcha los corredores de transporte Este-Oeste y Norte-Sur. Esto no es sólo una posibilidad de transporte de carga, sino también la organización del diálogo, la comunicación de culturas y civilizaciones. Los representantes de docenas de países a través de estos corredores están en contacto entre sí y trabajan eficazmente. Por lo tanto, Azerbaiyán puede organizar al más alto nivel una cooperación eficaz y mutuamente beneficiosa de muchos países.

Entre otras cosas, Azerbaiyán es el país con el mayor número de iniciativas en el Cáucaso Meridional sobre nuevos formatos de cooperación. Las propuestas e iniciativas del presidente Ilham Aliyev sobre la cooperación bilateral, trilateral y cuatripartita ya han demostrado ser muy eficaces. Desde este punto de vista, la mayor atención de los expertos se vio atraída por el hecho de que Bakú ha implementado con éxito el formato de la cooperación ruso-iraní-azerbaiyana, ya que históricamente Azerbaiyán fue parte de Rusia e Irán en la era del Imperio. Ahora, como Estado independiente, Azerbaiyán proporciona un nuevo impulso a la cooperación entre estos dos grandes Estados. En este sentido, la propuesta de Ilham Aliyev sobre el formato de la cooperación es de gran interés y fortalece la confianza en el Estado azerbaiyano.

Contexto geopolítico: Un proceso prospectivo

Por supuesto, cuando se trata de cooperación, no debemos olvidarnos de las direcciones turca y occidental. Turquía es el país fraternal más cercano a Azerbaiyán. La cooperación con este país es axiomática. Sin embargo, al mismo tiempo se trata de establecer relaciones mutuamente beneficiosas y fiables con un Estado independiente. En este sentido, Azerbaiyán también ha superado el síndrome del "hermano mayor", característico de varios Estados independientes. Ahora mantiene relaciones estables, equitativas y mutuamente beneficiosas con Turquía. Esto significa que Azerbaiyán, como Estado independiente, puede construir una cooperación a un nivel constructivo incluso con su hermano poderoso.

Desde este punto de vista, Bakú también tiene interés en las relaciones con los países occidentales como la parte más desarrollada del mundo. Es innegable que los dirigentes azerbaiyanos han hecho grandes progresos en este sentido. Enfoquémonos en dos puntos. En primer lugar, los vínculos entre Azerbaiyán y los Estados Unidos se desarrollan en el pleno respeto del derecho internacional moderno y de las condiciones de una cooperación constructiva. Las cartas dirigidas a Ilham Aliyev por el presidente de los Estados Unidos de América expresan claramente este punto.

Donald Trump ha subrayado repetidamente que Azerbaiyán es un socio fiable y prometedor, haciendo hincapié en la contribución de Azerbaiyán a la seguridad energética internacional y añadiendo que puede cumplir esta misión en un espacio geopolítico aún más amplio. Esto demuestra que Washington reconoce que Azerbaiyán es un Estado independiente fiable, estable y prometedor, que realiza una valiosa contribución a la seguridad internacional. En este contexto, es interesante la siguiente opinión del Presidente de Azerbaiyán, Ilham Aliyev: "Tenemos la intención de continuar decididamente nuestros esfuerzos multilaterales para garantizar la seguridad internacional y combatir el terrorismo".

Por último, se han establecido relaciones de cooperación estratégica entre la Unión Europea y Azerbaiyán. Se refiere a cuestiones de seguridad, a la lucha contra el terrorismo internacional y a los proyectos energéticos. Bruselas ve a Azerbaiyán como un socio prometedor. Las ideas expresadas por el presidente del Consejo de la Unión Europea, Donald Tusk, durante su última visita a la región, lo confirman una vez más.

Por lo tanto, el hecho de que las dos potencias militares del mundo hayan tomado la decisión de debatir cuestiones mundiales importantes y de actualidad en Bakú tiene fundamento. Azerbaiyán es idóneo para celebrar debates de alto nivel sobre todos los parámetros. Las ideas expresadas por los generales estadounidenses y rusos en las reuniones con los funcionarios en Bakú demuestran una vez más que estos estados están muy interesados en cooperar con Bakú en las esferas militar, de seguridad y de defensa. Ambos países tienen la intención de seguir estrechando lazos con Azerbaiyán en este sentido.

Los debates mantenidos por Tod Wolters y Valeri Guerásimov en Bakú sobre Siria, el conflicto en Afganistán, el terrorismo internacional, el contrabando y otras cuestiones de actualidad demuestran que las partes se interesan en abordar las cuestiones importantes para el mundo de hoy. La reunión de Bakú también demostró que Washington y Moscú todavía no pueden llegar a un denominador común. Sin embargo, la discusión de temas globales relacionados con la seguridad del mundo en Bakú tiene sentido.

Así, las discusiones de alto nivel celebradas por Estados Unidos y Rusia en Bakú muestran que el prestigio internacional de Azerbaiyán ha aumentado aún más. La discusión de importantes cuestiones militares y defensivas para Occidente y Rusia en la capital de Azerbaiyán también apunta a la posibilidad de una solución justa de los conflictos regionales. Los generales, que recibieron más información sobre la actitud de Azerbaiyán ante esta cuestión en esas reuniones, pueden, por supuesto, adoptar una posición más decisiva conociendo la verdad. En particular, entre otras cuestiones, también debaten la lucha contra el separatismo y el terror.

Todo esto demuestra que Azerbaiyán, como líder del Cáucaso Meridional, está aumentando rápidamente su prestigio internacional y es percibido como un socio fiable. La participación de Azerbaiyán en esta capacidad en diversos procesos internacionales es cada vez más intensa. La transición de este proceso a un nuevo nivel sin duda ayudará a eliminar algunas de las dificultades de la región. Si observamos el último encuentro de los dos generales en Bakú a través de este prisma, podemos concluir que éste es el comienzo de una nueva fase. En otras palabras, se puede iniciar una fase constructiva en las relaciones entre Estados Unidos y Rusia.

Newtimes.az

 

© Al usar el material de este sitio,hay que apuntar el hiperenlace.
Si se ha cometido un error en el texto, marque y envíenos pulsando ctrl + enter

CONTACTOS CON AUTOR

Rellene,por favor, los huecos marcados *.

Por favor, incluya las letras mostradas arriba.
No importa si las letras son mayúsculas o minúsculas.