CULTURA


Los parques nacionales más australes del planeta

Bakú, 22 de abril, AZERTAC

Las áreas silvestres protegidas por el Estado de Chile incluyen a 2 parques nacionales, 46 reservas nacionales y 18 monumentos naturales, que cubren un total de 18.620.000 hectáreas. En la zona de Magallanes destacan por su extensión los parques nacionales Alberto M. de Agostini, Bernardo O'Higgins y Kawésqar. A esto hay que sumar el Parque Nacional Torres del Paine, con sus majestuosas formaciones graníticas admiradas por más de 300.000 visitantes en 2019.

La Reserva de la Biosfera Cabo de Hornos es el punto forestado más austral del mundo. El parque ocupa un área de más de 60.000 hectáreas de bosques y turberas, y resguarda, además, casi 3 millones de hectáreas de mar, lo que la convierte en la primera área silvestre protegida de Chile que incluye ecosistemas terrenos y marinos en conjunto."

Centinela austral

Gracias a su singular posición planetaria, en 2005 la UNESCO designó a la zona del Cabo de Hornos como Reserva de la Biosfera. Esta es una de las últimas 24 regiones prístinas que quedan en el planeta en este siglo XXI: conserva más del 70% de la vegetación original, posee una de las densidades poblacionales humanas más bajas y carece de desarrollo industrial significativo.

Según AZERTAC, actualmente, la zona es un laboratorio natural para estudiar cambios importantes en los ecosistemas poco intervenidos por el hombre. En él, los científicos buscan evidencias tempranas de los efectos del cambio climático. Para esto, evalúan alteraciones en la masa de hielo de los glaciares, variaciones en la temperatura y el carbono disuelto en lagos y ambientes marinos, y modificaciones en el metabolismo de algunos organismos muy sensibles a cambios ambientales. Estos testigos del medio ambiente son verdaderos "centinelas" de lo que se nos viene por delante.

Sin embargo, no fue hasta el año 2000, con la creación del Parque Etnobotánico Omora en una concesión fiscal de 800 hectáreas cerca de Puerto Williams (300 km al sur de Punta Arenas), que se atrajo la atención mundial por la incomparable diversidad biológica y cultural del territorio. Esta zona es un centro global (hotspot) de biodiversidad de flora no-vascular; en ella crecen más de 300 especies de hepáticas, 300 especies de líquenes y más de 450 especies de musgos.

Una visita a este parque en miniatura invita a la observación con lupa de los hábitats centenarios de "bosques" de musgos y líquenes. Chile mira al universo con poderosos telescopios en el norte y también al rico microcosmos de la flora del extremo austral de América con un simple lente.

© Al usar el material de este sitio,hay que apuntar el hiperenlace.
Si se ha cometido un error en el texto, marque y envíenos pulsando ctrl + enter

CONTACTOS CON AUTOR

Rellene,por favor, los huecos marcados *.

Por favor, incluya las letras mostradas arriba.
No importa si las letras son mayúsculas o minúsculas.