REGIONES


Los representantes del cuerpo diplomático fueron testigos una vez más de los crímenes de guerra de los dirigentes militares y políticos de Armenia

Los Estados y las organizaciones internacionales que piden un alto el fuego a pesar de la barbarie armenia

Gandjá, 17 de octubre, AZERTAC

El 17 de octubre, los jefes y agregados militares del cuerpo diplomático en Azerbaiyán llegaron a Gandjá.

El corresponsal de AZERTAC enviado a la región informes de que los diplomáticos y los agregados militares estaban acompañados por el asistente del Presidente de la República de Azerbaiyán -jefe del Departamento de Política Exterior de la Administración Presidencial Hikmat Hadjiyev, el asistente de la primera vicepresidenta, Elchin Amirbayov y el fiscal general, Kamran Aliyev.

El propósito de la visita es familiarizar a los diplomáticos y los agregados militares con las escenas de los crímenes tras el lanzamiento de cohetes por las fuerzas armadas armenias el 17 de octubre a la 1 de la madrugada en Gandjá, la segunda ciudad más grande de Azerbaiyán, situada lejos de la zona del frente.

Cabe recordar que los diplomáticos extranjeros estaban en Gandja y el 12 de octubre depositaron flores en el edificio residencial destruido en señal de respeto a la memoria de los civiles muertos el 11 de octubre a consecuencia de los crímenes del fascismo armenio.

Se informó a los diplomáticos y agregados militares extranjeros que se estaban familiarizando con los crímenes de los armenios de que las fuerzas armadas de Armenia, en violación de las normas y principios jurídicos internacionales, las disposiciones de los Convenios de Ginebra de 1949 y sus Protocolos Adicionales y el acuerdo de cesación del fuego por motivos humanitarios, resultado de una reunión celebrada en Moscú a petición urgente de éstos, seguían disparando deliberadamente artillería pesada contra la población civil de Azerbaiyán.

El último de esos crímenes de guerra se cometió el 17 de octubre. Según información preliminar, como resultado de los ataques con cohetes en la parte central de Gandjá murieron 14 personas, más de 55 resultaron heridas y se causaron daños importantes a las instalaciones y vehículos de la infraestructura civil. Entre los muertos y heridos hay mujeres, niños y ancianos. Dos niños han desaparecido y las operaciones de búsqueda y rescate continúan.

Recordando la visita a Gandjá el otro día para conocer los crímenes de guerra armenios cometidos el 11 de octubre, se informó de que 10 personas fueron asesinadas entonces, 5 de ellas mujeres, 34 personas fueron heridas, 10 de ellas mujeres, 9 niños.

Se señaló que el propósito de disparar misiles a Tochka-U, Smerch, Scad y otros territorios densamente poblados es destruir un gran número de personas. Y esto no es más que un crimen contra la humanidad. Armenia no respeta el derecho internacional, sigue cometiendo crímenes de guerra y los Estados que piden un alto el fuego la observan desde lejos. La indiferencia hacia estos crímenes significa complicidad en ellos.

Se subrayó que Gandjá, que está situada lejos de la línea del frente, está siendo atacada desde el territorio de Armenia. Junto con Gandja, la ciudad industrial de Azerbaiyán -Mingachevir, incluida la mayor central térmica del Cáucaso meridional- "Azerbaiyán", así como la central eléctrica de Mingachevir están bajo fuego.

Según la información disponible hasta el 17 de octubre, como resultado de los ataques con artillería pesada y misiles de las fuerzas armadas armenias contra nuestros asentamientos, 60 civiles resultaron muertos y 270 heridos. Se destruyeron 1704 casas, 90 edificios residenciales de varios apartamentos y 327 objetos civiles.

Se advirtió que estas acciones de Armenia contrabdicen el acuerdo de la tregua humanitaria alcanzada en Moscú. Si bien Azerbaiyán respetó la cesación del fuego, Armenia siguió cometiendo actos de vandalismo contra la población civil. Las organizaciones internacionales deben ejercer presión política sobre Armenia, que está cometiendo crímenes de guerra. Si Armenia continúa con estas acciones, Azerbaiyán tomará medidas acordes con el derecho internacional.

Los diplomáticos extranjeros se familiarizaron con los crímenes del fascismo armenio, colocaron flores en el edificio completamente destruido en señal de respeto a la memoria de las víctimas.

© Al usar el material de este sitio,hay que apuntar el hiperenlace.
Si se ha cometido un error en el texto, marque y envíenos pulsando ctrl + enter

CONTACTOS CON AUTOR

Rellene,por favor, los huecos marcados *.

Por favor, incluya las letras mostradas arriba.
No importa si las letras son mayúsculas o minúsculas.