CULTURA


México: Centro histórico de Oaxaca y zona arqueológica de Monte Albán

Bakú, 10 de agosto, AZERTAC

El bien del Patrimonio Mundial, situado en la región conocida como valles centrales de Oaxaca en la depresión formada entre la Sierra Madre Oriental y la Sierra Madre del Sur, está compuesto por dos sitios culturales distintos: el centro histórico de Oaxaca de Juárez y el sitio arqueológico de Monte Albán.

Según el web sitio de la UNESCO, la ciudad de Oaxaca de Juárez, inicialmente llamada Antequera, fue fundada en 1529 en un pequeño valle ocupado por un grupo de indios zapotecas. Es un ejemplo de ciudad colonial del siglo XVI y de urbanismo dado que conserva su trazado en forma de damero con manzanas cuadradas y portales en los cuatro lados de la plaza. Para trazar la Villa de Antequera, Alonso García Bravo eligió un punto a medio camino entre los ríos Jalatlaco, Atoyac y el Cerro del Fortín. El trazado se inició a partir de una base de plaza central de dos ejes, este-oeste y norte-sur, con una ligera inclinación para compensar la iluminación y la luz del sol debido a su latitud.

El centro de la ciudad sigue siendo el centro de las actividades económicas, políticas, sociales, religiosas y culturales que dan dinamismo a la ciudad. Conserva su arquitectura emblemática y los edificios representativos de una tradición cultural de más de cuatro siglos de arte e historia. Un total de 1.200 monumentos históricos han sido inventariados y catalogados. Los principales monumentos religiosos, las soberbias casas patricias y las calles enteras bordeadas de otras viviendas se combinan para crear un paisaje urbano armonioso y reconstituir la imagen de una antigua ciudad colonial cuyo aspecto monumental se ha mantenido intacto. La calidad arquitectónica también caracteriza los edificios del siglo XIX de esta ciudad que fue la cuna de Benito Juárez y que, en 1872, adoptó el nombre de Oaxaca de Juárez. Al estar situada en una zona altamente sísmica, la arquitectura de la ciudad de Oaxaca se caracteriza por sus gruesos muros y edificios bajos. La población mestiza mantiene vivas las tradiciones y costumbres ancestrales.

Monte Albán es el sitio arqueológico más importante del Valle de Oaxaca. Habitado a lo largo de 1.500 años por una sucesión de pueblos -olmecas, zapotecas y mixtecos-, las terrazas, presas, canales, pirámides y montículos artificiales de Monte Albán fueron literalmente tallados en la montaña y son los símbolos de una topografía sagrada. La gran capital zapoteca floreció durante trece siglos, desde el año 500 a.C. hasta el 850 d.C., cuando, por razones que no se han establecido, comenzó su eventual abandono. El sitio arqueológico es conocido por sus dimensiones únicas que exhiben la cronología básica y el estilo artístico de la región y por los restos de magníficos templos, patio de pelota, tumbas y bajorrelieves con inscripciones jeroglíficas. La parte principal del centro ceremonial, que forma una explanada de 300 m en dirección norte-sur con una plataforma en cada extremo, se construyó durante las fases Monte Albán II (c. 300 a.C.-100 d.C.) y Monte Albán III. La fase II corresponde a la urbanización del lugar y al dominio del entorno mediante la construcción de terrazas en las laderas de las colinas y el desarrollo de un sistema de presas y conductos. Las fases finales de Monte Albán IV y V están marcadas por la transformación de la ciudad sagrada en una ciudad fortificada. Monte Albán representa una civilización de conocimientos, tradiciones y expresiones artísticas. La excelente planificación se pone de manifiesto en la posición de los edificios de línea erigidos de norte a sur, armonizados tanto con los espacios vacíos como con los volúmenes. Es una muestra del notable diseño arquitectónico del sitio tanto en Mesoamérica como en el urbanismo mundial.

Oaxaca fue la primera ciudad trazada en la Nueva España durante el siglo XVI con manzanas cuadradas de 100 metros por lado y planificadas a partir de una plaza central. En torno a esta plaza central se construyeron los iconos de los poderes económico, político y religioso, lo que dio dinamismo a la ciudad y contribuyó al urbanismo universal. El trazado cuadriculado de la ciudad de Oaxaca es un ejemplo único de planificación urbana en la Nueva España del siglo XVI. El centro ceremonial de Monte Albán ha creado un grandioso paisaje arquitectónico que representa un logro artístico único.

Durante más de un milenio, Monte Albán ejerció una influencia considerable en todo el ámbito cultural de Oaxaca. La Oaxaca actual es un ejemplo perfecto de ciudad colonial del siglo XVI. El trazado de la cuadrícula de la ciudad de Oaxaca se adoptó en varias otras ciudades coloniales.

Monte Albán es un ejemplo sobresaliente de centro ceremonial precolombino en la zona media del actual México, que recibió influencias del norte -primero de Teotihuacán, después de los aztecas- y del sur, de los mayas. Con su cancha de juego de pelota, sus magníficos templos, tumbas y bajorrelieves con inscripciones jeroglíficas, Monte Albán es un testimonio único de las sucesivas civilizaciones que ocuparon la región durante los periodos preclásico y clásico.

Entre los cerca de 200 sitios arqueológicos prehispánicos inventariados en el valle de Oaxaca, el complejo de Monte Albán es el que mejor representa la singular evolución de una región habitada por una sucesión de pueblos: los olmecas, los zapotecas y los mixtecos. La ciudad de Oaxaca, con su diseño en forma de damero y su arquitectura icónica, se ha desarrollado a lo largo de más de cuatro siglos como prueba de la fusión de dos culturas, la india y la española.

El bien inscrito abarca una superficie de 375 ha, con una zona de amortiguación de 121 ha. Todos los elementos que transmiten el Valor Universal Excepcional del bien se encuentran dentro de sus límites.

El Centro Histórico de Oaxaca comprende una superficie de 5.00 kilómetros cuadrados, 247 manzanas y 1200 monumentos catalogados de arquitectura civil y religiosa y de costumbres y tradiciones ancestrales que se desarrollaron a lo largo de más de cuatro siglos que se conservan en la actualidad, a pesar de los sismos que se han documentado en varias ocasiones y que han afectado su arquitectura.

El sitio arqueológico de Monte Albán ha sido bien conservado y las acciones de conservación y gestión se han centrado en mantener su integridad física.

A pesar del crecimiento de la ciudad hacia los cuatro puntos cardinales y de los terremotos que han afectado a las estructuras, se ha mantenido la forma y el diseño y el uso y la función de varios edificios emblemáticos en el Centro Histórico. En Monte Albán, la ubicación y el entorno se han conservado en gran medida, así como la forma y el diseño del centro ceremonial.

Las prácticas de conservación y restauración deberán ser controladas en ambos componentes para que se sigan cumpliendo las condiciones de autenticidad.

El 15 de marzo de 1976, el Gobierno Federal publicó en el Diario Oficial de la Federación, el decreto de Zona de Monumentos Históricos de la Ciudad de Oaxaca, sujeto a las condiciones establecidas por la Ley Federal sobre Monumentos y Zonas Arqueológicas y Arte Histórico. La aplicación de estas disposiciones legales corresponde al Instituto Nacional de Antropología e Historia.

Con el fin de coordinar acciones en beneficio de la conservación del Centro Histórico, el 16 de diciembre de 1993 se firmó un convenio que contempla la creación de la "Oficina de Atención al Público" entre el Instituto Nacional de Antropología e Historia y el municipio de la ciudad de Oaxaca. Este esfuerzo conjunto permite al INAH y al municipio, dentro de sus facultades autorizadas, controlar los proyectos arquitectónicos y las propuestas de desarrollo en el Centro Histórico.

Como resultado de la colaboración entre el INAH y el municipio de la ciudad de Oaxaca, el 23 de diciembre de 1997 el Gobierno del Estado de Oaxaca publicó en el Periódico Oficial el Plan Parcial para la Conservación del Centro Histórico de la Ciudad de Oaxaca que estipula los usos y fines del suelo; la clasificación de los edificios según su importancia; y las normas a las que deben sujetarse todas las intervenciones en el Centro Histórico. Para controlar el crecimiento urbano en el interior del polígono de protección, se han establecido vínculos con diferentes dependencias del Gobierno Federal, Estatal y Municipal para la regulación del uso del suelo, de manera que en el ámbito de su competencia se evite la destrucción de la zona de monumentos por asentamientos irregulares.

El Plan de Manejo de Monte Albán pone especial énfasis en los trabajos de gestión social alrededor del área legalmente protegida para defender, junto con las comunidades, el patrimonio arqueológico del desarrollo. El sistema de gestión establecido también incluye disposiciones para la investigación arqueológica, la conservación y el mantenimiento del sitio.

 

© Al usar el material de este sitio,hay que apuntar el hiperenlace.
Si se ha cometido un error en el texto, marque y envíenos pulsando ctrl + enter

CONTACTOS CON AUTOR

Rellene,por favor, los huecos marcados *.

Por favor, incluya las letras mostradas arriba.
No importa si las letras son mayúsculas o minúsculas.