SOCIEDAD


Ministerio de Azerbaiyán: “Es difícil imaginar la magnitud de la catástrofe en caso de accidente en la Central Nuclear de Metsamor”

Bakú, 27 de abril,AZERTAC

El funcionamiento de la Central Nuclear de Metsamor, que se basa en tecnología anticuada de 1976 y está situada en una zona sísmica, puede tener graves consecuencias negativas para el medio ambiente y la salud humana.

Así lo ha declarado Aysel Rzayeva, funcionaria del Ministerio de Ecología y Recursos Naturales de Azerbaiyán y coordinadora nacional del Convenio sobre la Evaluación del Impacto Ambiental en un Contexto Transfronterizo (Convenio de Espoo), informa AZERTAC.

"La Central Nuclear de Metsamor está construida con la misma tecnología que la central nuclear de Chernóbil. Su reactor funciona sin un segundo escudo, lo que supone una grave amenaza para la seguridad ecológica de la región. Según las previsiones, cualquier accidente en esta central nuclear causará un grave daño no sólo a Armenia, sino también a todos los países del sur del Cáucaso y de Oriente Medio. La central nuclear de Metsamor está situada a 16 kilómetros de la frontera con Turquía, a 60 kilómetros de la frontera con Irán y a 120 kilómetros de las fronteras de Azerbaiyán y Georgia", destacó Rzayeva.

El Coordinador Nacional ha recordado que el primer y el segundo reactor de la central nuclear de Metsamor se cerraron tras el terremoto de Spitak de 1989. Pero el gobierno armenio, aludiendo a la falta de electricidad, volvió a poner en marcha el segundo reactor de la central nuclear en 1995, a pesar de los llamamientos y las duras críticas de la comunidad internacional.

"A pesar de que el plazo de funcionamiento de la central nuclear de Metsamor ha expirado, ahora funciona a su máxima capacidad sin respetar las normas de seguridad correspondientes. Hoy en día quedan muy pocos reactores nucleares sin protección en el mundo construidos con la antigua tecnología soviética. Los reactores nucleares de primera generación fabricados en los países europeos en los años 50-60 dejaron de funcionar antes de 2015. Entre los países que comenzaron a utilizar reactores de tercera generación en 2018 se encuentran Japón, China, los Emiratos Árabes Unidos y Rusia, que no ha abandonado la vieja tecnología soviética. Las soluciones eficientes desde el punto de vista medioambiental, como el uso de reactivos refrigerantes en lugar de agua en el sistema de refrigeración, la reducción del volumen y el aumento de las normas de seguridad, son importantes para los reactores de próxima generación.

Además de la duplicación de la vida útil de la central nuclear de Metsamor, que actualmente no cumple las normas técnicas internacionales, la falta de una estrategia clara para su gestión medioambiental y la falta de transparencia en este ámbito también suscitan serias dudas sobre la determinación del impacto medioambiental de la central. En su momento, el Organismo Internacional de la Energía Atómica (OIEA) dio la voz de alarma sobre la necesidad de una mayor transparencia como principio básico de las normas de seguridad nuclear tras el accidente de Chernóbil y la central nuclear de Fukushima I en Japón. Lamentablemente, hasta la fecha no se han dado a conocer los resultados de los estudios realizados en la central nuclear de Metsamor en el marco de las misiones del OIEA, los indicadores de su estado técnico, así como los detalles relativos a los residuos radiactivos, y no hay información precisa sobre su futuro destino", dijo Rzayeva.

Dijo que Azerbaiyán y Armenia son miembros del Convenio sobre la Evaluación de los Efectos Transfronterizos en el Medio Ambiente de la Comisión Económica para Europa de las Naciones Unidas.

"De acuerdo con este convenio, la evaluación del impacto de los proyectos potencialmente peligrosos para el medio ambiente debe incluir el debate público no sólo dentro del Estado, sino también en los países vecinos, que pueden verse afectados por las obras de estas instalaciones. Sin embargo, Armenia no tiene plenamente en cuenta los requisitos de los acuerdos internacionales", subrayó.

Según ella, Azerbaiyán ha expresado en repetidas ocasiones su grave preocupación por la posibilidad de construir una nueva unidad de la central nuclear de Metsamor en plataformas internacionales.

"Desgraciadamente, la comunidad internacional sigue sin conseguir que Armenia cumpla sus compromisos. Los países de la región y las organizaciones internacionales deben intensificar sus esfuerzos para suspender el funcionamiento de la central nuclear de Metsamor y tomar medidas concretas para evitar una posible catástrofe", zanjó Rzayeva.

© Al usar el material de este sitio,hay que apuntar el hiperenlace.
Si se ha cometido un error en el texto, marque y envíenos pulsando ctrl + enter

CONTACTOS CON AUTOR

Rellene,por favor, los huecos marcados *.

Por favor, incluya las letras mostradas arriba.
No importa si las letras son mayúsculas o minúsculas.