POLÍTICA


Modern Diplomacy: "Implicaciones económicas de la segunda guerra del Karabaj para Armenia"

Bakú, 20 de abril, AZERTAC

La revista online líder en Europa Modern Diplomacy y el portal internacional Eurasia Review han publicado artículos del asesor principal del Centro de Análisis de Relaciones Internacionales (AIR Center) Orkhan Baghirov titulados "El cierre del Canal de Suez reveló la importancia del Corredor del Medio" y " Consecuencias económicas de la segunda guerra de Karabaj para Armenia".

El artículo titulado " Consecuencias económicas de la segunda guerra de Karabaj para Armenia" dice así "La segunda guerra de Karabaj, que comenzó el 27 de septiembre y se prolongó durante 44 días, puso fin al conflicto de tres décadas entre Armenia y Azerbaiyán. Como resultado, Azerbaiyán restauró su integridad territorial y obligó a las fuerzas militares de Armenia a abandonar Karabaj, tierra histórica de Azerbaiyán.

La dura derrota de Armenia en la Segunda Guerra del Karabaj y la enorme pérdida de personal militar crearon una grave crisis política y social en el país. Los ciudadanos armenios iniciaron protestas masivas contra el gobierno, exigiendo la dimisión del primer ministro. A pesar de que en los meses siguientes se lograron algunos avances en la situación política de Armenia, la inestabilidad y las protestas relacionadas con la guerra continúan. Además de los problemas políticos, la Segunda Guerra de Karabaj también ha creado problemas económicos para Armenia. Teniendo en cuenta que incluso antes de la guerra Armenia tenía una economía frágil y dependía de la ayuda exterior, los problemas financieros relacionados con la guerra han empeorado aún más la situación.

La guerra afectó a la economía armenia en diferentes ámbitos. En primer lugar, el sector militar de Armenia sufrió pérdidas considerables. Según las primeras estimaciones, el coste mínimo del equipo militar de Armenia, destruido o tomado como trofeo por las fuerzas armadas de Azerbaiyán durante la guerra, asciende a 3.800 millones de dólares. En los últimos diez años, el gasto militar anual de Armenia se ha duplicado y ha alcanzado los 716 millones de dólares, una cantidad bastante grande para un país pequeño como Armenia. Por lo tanto, Armenia tiene uno de los ratios de gasto militar respecto al PIB más altos del mundo. Este indicador alcanzó casi el 5% en 2019, lo que es incluso mayor en comparación con Rusia y Estados Unidos. Sin embargo, a pesar de los enormes gastos militares, Armenia también se enfrentó a una fuerte derrota y daños financieros en la guerra. El coste del equipamiento militar de Armenia en la Segunda Guerra del Karabaj supone el 77% del total de los gastos militares que se gastaron en los últimos diez años. En consecuencia, el ejército armenio perdió su capacidad de combate y su recuperación requiere muchos años.

Además de las pérdidas militares, la Segunda Guerra del Karabaj creó problemas en los sectores energético, agrícola y financiero de Armenia. Durante la ocupación de unos treinta años, Armenia explotó ilegalmente los recursos naturales de los territorios ocupados, que desempeñaron un importante papel en el desarrollo económico de Armenia. Los territorios anteriormente ocupados tienen un gran potencial energético. Las centrales hidroeléctricas situadas en esos territorios desempeñaron un papel importante para satisfacer la demanda de energía de la población armenia asentada ilegalmente. A partir de 2018, incluso el excedente de la energía producida se exportaba a Armenia, lo que representaba el 7% del suministro energético de Armenia. Como resultado de la guerra, los armenios perdieron el control de las 30 centrales de energía eléctrica de las 36 que existían en los territorios anteriormente ocupados, que eran responsables del 53% de la producción de electricidad. En 2020, Armenia tenía previsto importar unos 330 millones de kWh de electricidad de Karabaj, pero debido a la guerra, sólo se importó una parte del volumen previsto.

Al verse privada de la importación de electricidad de Karabaj, Armenia empezó a enfrentarse a la escasez de energía. Ahora Armenia no sólo tiene que importar la energía para satisfacer la demanda energética local, sino que también tiene que exportar electricidad a la población armenia que queda en Karabaj. Para eliminar la escasez de energía, Armenia debería aumentar la cuota de las centrales térmicas que funcionan con gas o aumentar el volumen de energía importada del extranjero. En ambos casos, se producirá un aumento de los precios de la energía en Armenia. A partir del 1 de febrero, los precios de la electricidad para los hogares en Armenia ya han aumentado un 7% aproximadamente y se esperan más aumentos.

A causa de la guerra, el sector agrícola de Armenia también se ha visto muy afectado. Al igual que los recursos energéticos, los recursos agrícolas también han sido explotados por Armenia en los territorios anteriormente ocupados. Como estos territorios son ricos en tierras de cultivo y pastos, se crean grandes oportunidades para el desarrollo de la producción agrícola y la ganadería. Los productos agrícolas importados de Karabaj desempeñan un importante papel en la provisión de seguridad alimentaria en Armenia. Como resultado de la guerra, 90 mil hectáreas, es decir, el 90% de las tierras cultivables de esos territorios, quedaron bajo el control de Azerbaiyán. Anualmente, en esas tierras cultivables se producían 150 mil toneladas de diferentes productos de grano, el 66% de los cuales se exportaba a Armenia. Los productos de grano importados de Karabaj satisfacían aproximadamente el 25% de la demanda local de Armenia. Por lo tanto, para prevenir una posible crisis alimentaria, el gobierno armenio tiene que aumentar sustancialmente las importaciones de grano de otros países. El aumento de la cuota de grano importado tendrá a su vez un efecto potenciador de la inflación y empeorará la situación social del país.

La guerra también tuvo un impacto considerable en el sector financiero de Armenia. A pesar de los limitados recursos financieros, durante la guerra, Armenia tuvo que aumentar los gastos presupuestarios para hacer frente a los crecientes gastos militares. En octubre de 2020, sobre la base de las enmiendas al Presupuesto del Estado 2020, los gastos presupuestarios se incrementaron en unos 85 millones de dólares. Como resultado de las enmiendas, en 2020, los gastos presupuestarios alcanzaron el 27% del PIB y el déficit presupuestario se incrementó unas tres veces en comparación con las previsiones iniciales y constituyó el 7,6% del PIB. Todos estos cambios crearon riesgos económicos sustanciales que se reflejaron en la relación entre la deuda y el PIB (DGR), uno de los principales indicadores de la seguridad financiera de los países. En 2020, la RDP de Armenia superó el umbral del 60% y alcanzó al menos el 66,5%. Como los problemas mencionados han agravado la crisis financiera, el gobierno armenio no puede llevar a cabo los proyectos presupuestarios para 2021. Por lo tanto, el gobierno está planeando reducir el coste de mantenimiento del aparato estatal (10%) y los gastos militares.

Los problemas financieros formados afectaron a su vez a la situación macroeconómica de Armenia. A pesar de las predicciones iniciales de un 5% negativo, a causa de la guerra, el PIB se redujo en aproximadamente un 8,5% a finales de 2020, lo que supuso el peor indicador de desarrollo económico en comparación con otros países de la región. La guerra también tuvo un impacto directo en el tipo de cambio de la moneda nacional de Armenia (Dram). Desde el inicio de la guerra hasta marzo de 2021, el Dram se ha depreciado alrededor de un 8,6%, formando un entorno inflacionario. Para frenar una mayor depreciación de la moneda y los riesgos de inflación, el Banco Central de Armenia aumentó el tipo de refinanciación dos veces en menos de dos meses. En diciembre de 2020, se elevó alrededor de un 1% y se fijó en el 5,25%, y en febrero se elevó al 5,5%.

Todos los problemas económicos y financieros mencionados demuestran que la Segunda Guerra de Karabaj tuvo un impacto significativo en la economía armenia. Tras la guerra, aumentó la dependencia de la economía armenia de la deuda externa, lo que constituyó uno de los principales problemas económicos. Como consecuencia de la pérdida de los territorios ocupados, Armenia también se enfrentó a la escasez de energía y alimentos, lo que provocará un aumento de los precios y un creciente descontento social. Por otra parte, la reducción de los recursos financieros y el deterioro de los indicadores macroeconómicos minan las perspectivas de desarrollo económico. Por lo tanto, los daños económicos de la guerra tendrán serias implicaciones económicas para Armenia en el periodo a largo plazo minando su seguridad financiera. Todos estos problemas demuestran también que la política agresiva y ocupacional contra los vecinos nunca conduce al desarrollo y que la única manera de que Armenia logre una rápida recuperación económica es unirse a la cooperación regional."

© Al usar el material de este sitio,hay que apuntar el hiperenlace.
Si se ha cometido un error en el texto, marque y envíenos pulsando ctrl + enter

CONTACTOS CON AUTOR

Rellene,por favor, los huecos marcados *.

Por favor, incluya las letras mostradas arriba.
No importa si las letras son mayúsculas o minúsculas.