CULTURA


Monasterio de Poblet, Patrimonio Mundial de la UNESCO, España

 

Bakú, 10 de junio, AZERTAC

El Monasterio de Poblet está situado en el sur de Cataluña, en el noreste de la Península Ibérica, en el municipio de Vimbodí. Es una de las abadías cistercienses más grandes y completas del mundo. Fue construida entre los siglos XII y XV en torno a una iglesia que data del siglo XIII. Impresiona por la majestuosidad de su arquitectura e incluye una residencia real fortificada, así como el panteón de los reyes y reinas de Cataluña y Aragón.

Según el web sitio de la UNESCO, el Monasterio está estructurado en tres recintos, rodeados por una muralla defensiva. El primer recinto exterior contiene edificios del siglo XVI, como almacenes, talleres, viviendas para los trabajadores laicos y otras dependencias relacionadas con la vida económica de la comunidad. En este recinto también se encuentra la capilla gótica de Sant Jordi, construida en 1452. La Puerta Dorada fortificada da acceso al segundo recinto, formado por la Plaza Mayor, alrededor de la cual se encuentran los restos del hospital de pobres, la capilla románica de Santa Caterina y la tesorería. El tercer recinto, el más interior, está fortificado e incluye la iglesia, el claustro y las dependencias monásticas.

El muro defensivo está crenulado y reforzado por una serie de torres cuadradas o poligonales, dos de las cuales flanquean la Puerta Real.

La iglesia tiene una planta basilical de tres naves con transeptos y un extremo oriental absidal con deambulatorio. El techo está formado por una bóveda apuntada en la nave central y bóvedas de crucería en las naves laterales. En el interior de la iglesia destacan el retablo renacentista y las tumbas reales. Las formas góticas maduras dominan el gran claustro. Las partes más antiguas de la estructura son la galería sur y el lavabo, alrededor de los cuales se distribuyen los edificios más antiguos del complejo (siglos XII y XIII): la sala capitular, el refectorio, la cocina y el calefactorio, la biblioteca, el antiguo scriptorium y el dormitorio, construido sobre la biblioteca y la sala capitular.

El Monasterio de Poblet es extraordinariamente importante en términos de arte, cultura, historia y espiritualidad y por su papel clave en la repoblación y explotación agrícola de la Nueva Cataluña bajo la Corona de Aragón. Su biblioteca y scriptorium fueron muy conocidos desde el siglo XIII por sus obras de derecho e historia, y el monasterio sirvió de custodio de la historia de la dinastía así como de los restos reales.

También es uno de los monasterios cistercienses más importantes y suntuosos, donde el plan funcional y el espíritu del monasterio están presentes en toda su estructura. La calidad espiritual de la vida del Monasterio de Poblet lo ha convertido también en un centro muy importante en la vida del país, desde su fundación hasta la actualidad.

Poblet es un logro artístico único y una de las expresiones más perfectas del estilo cisterciense de los siglos XII, XIII y XIV. La abadía contiene obras maestras de todas las épocas, como el gran retablo de alabastro de Damià Forment (1529).

El conjunto de Santa María de Poblet presenta una mezcla única de formas arquitectónicas generalmente reservadas a aplicaciones distintas. Poblet ha servido como una de las mayores y más completas abadías cistercienses, como un enorme complejo militar y como palacio, residencia y panteón real.

La propiedad inscrita abarca 18 ha, con una zona de amortiguación de 163 ha. Desde la reanudación de la vida monástica en Poblet en 1940, se han restaurado la iglesia, el refectorio, el claustro, la sala capitular, el scriptorium y el palacio del abad, así como el retablo del altar mayor. Además, se han restituido la casa de huéspedes y otros edificios monásticos, devolviendo al monasterio su estructura anterior a las desamortizaciones de bienes eclesiásticos de 1835, hecho que provocó el abandono y posterior expolio del monumento.

Poblet conserva en su totalidad todos los atributos que le confieren el Valor Universal Excepcional. Entre ellos se encuentran la iglesia, el refectorio, el claustro, la sala capitular, el dormitorio, el scriptorium y la llamada ala de los hermanos legos, en el recinto occidental, así como los muros perimetrales defensivos y la muralla que rodea el propio complejo conventual, y la gran puerta real que cierra todo el monasterio. Además de los edificios monásticos propiamente dichos, existen otros en el recinto, entre ellos el palacio del abad. Además, la iglesia conserva el conjunto de tumbas reales y, entre otros objetos destacables, el retablo renacentista de alabastro del altar mayor y la obra de Damià Forment.

La vida monástica continuó en el monasterio hasta la confiscación de las tierras de la iglesia en 1835, tras lo cual el complejo se deterioró. Sin embargo, en 1849 la Comisión de Monumentos Históricos y Artísticos intervino para detener este proceso. En 1930 comenzó la reconstrucción y en 1940 la vida monástica volvió a la abadía. El mantenimiento de sus valores históricos y arquitectónicos ha quedado garantizado gracias a las diversas obras de restauración y rehabilitación que se han llevado a cabo desde entonces.

Además, la presencia de la comunidad religiosa cisterciense en Poblet, unida a los archivos que hoy se conservan, como el Archivo de Tarradellas, han asegurado una autenticidad que, además de los aspectos arquitectónicos, se extiende a sus valores espirituales, funciones y usos originales.

El Monasterio de Poblet fue declarado monumento nacional en 1921. La legislación adicional de protección incluye

La Ley 16/1985, de 25 de junio, del Patrimonio Histórico Español; la Ley 9/1993, de 30 de septiembre, del Patrimonio Cultural Catalán; la Ley 22/1984, de 9 de noviembre, por la que se declara Paisaje de Interés Nacional una parte del valle en el que se encuentra el Monasterio de Poblet; y el Decreto 276/2005, de Comisiones Territoriales de Patrimonio Cultural.

En cuanto a la gestión, el sistema actualmente en vigor considera el carácter primordial de uso religioso y público del bien. La administración y gestión empresarial se realiza a través de la Comisión Territorial de Patrimonio Cultural de Tarragona y el Patronato de Poblet, que actúan como órganos de dirección formal. El sistema de gestión también integra a diferentes autoridades a nivel estatal, autonómico y local según los mandatos establecidos en el marco legislativo y normativo.

El Monasterio de Poblet cuenta con un Plan Director, promovido por la comunidad monástica. La responsabilidad de la ejecución y supervisión de este Plan, así como el seguimiento de su eficacia, corresponde a la Generalitat de Cataluña y al Patronato de Poblet. Los recursos económicos necesarios para la conservación y restauración de este monumento proceden de diversas fuentes como la Generalitat de Cataluña, a través de su Departamento de Presidencia, el Ministerio de Cultura, el Ministerio de Territorio y Sostenibilidad, la Diputación de Tarragona y los ingresos por entradas. El uso público y la gestión turística, que se concilian con el respeto a la comunidad monástica que habita el Monasterio, también se abordan a través de diferentes acciones. Además, el turismo también se gestiona en el marco de la Ruta del Císter.

 

© Al usar el material de este sitio,hay que apuntar el hiperenlace.
Si se ha cometido un error en el texto, marque y envíenos pulsando ctrl + enter

CONTACTOS CON AUTOR

Rellene,por favor, los huecos marcados *.

Por favor, incluya las letras mostradas arriba.
No importa si las letras son mayúsculas o minúsculas.