CULTURA


Naftalán: Historia de la sustancia milagrosa de las entrañas de Azerbaiyán

Bakú, 11 de mayo, AZERTAC

Naftalán... Es una substancia milagrosa que ha estado trayendo salud y alegría a quienes han sufrido durante siglos. El naftalán es un líquido espeso, de color negro-marrón o marrón, que no parece un aceite.

Una característica distintiva del naftalán es su alto peso específico, su importante contenido de hidrocarburos nafténicos y aromáticos, resinas. La composición de naftalina también incluye ácidos nafténicos y bases nitrogenadas.

Las características terapéuticas del naftalán están determinadas en gran medida por los hidrocarburos nafténicos, lo que fue probado por el famoso químico azerbaiyano Y.G.Mammadaliyev.

Estos hidrocarburos de cadena corta forman la base de muchas sustancias biológicamente activas: esteroles, ácidos biliares, vitamina D y progesterona. Participan en la biosíntesis de las hormonas esteroides de la corteza suprarrenal, contribuyendo a la estimulación de las funciones adaptativas y compensatorias del cuerpo.

En la composición del aceite de naftalán se reveló un gran número de microelementos fisiológicamente activos -cinc, boro, manganeso, yodo, cobre, litio, rubidio, cobalto, molibdeno, etc., lo que sin duda es importante en el mecanismo de su efecto terapéutico. Las bases de naftalán así como los ácidos nafténicos no están desprovistos de actividad biológica.

La primera mención de Naftalán se encuentra en las obras del gran poeta y pensador azerbaiyano Nizamí Gandzaví (1141-1201), quien da sus observaciones sobre la exportación de aceite de Naftalán por caravanas desde la aldea de Safi-Kurd cerca de la ciudad de Naftalán.

En el siglo XIII, el famoso viajero Marco Polo mencionó la naftalina en su tratado "Sobre los Grandes Tártaros", que cuenta su viaje de Venecia a China: "...hay un gran pozo de sustancia aceitosa, que puede ser cargado con muchos camellos. No se utiliza para la nutrición, sino para la lubricación de enfermedades de la piel en personas y ganado, así como para otras enfermedades.

Naftalán es una palabra azerbaiyana que significa literalmente "el lugar donde se encuentra el petróleo". Según datos de archivo, hasta 1873, el naftalán se extraía manualmente de pozos poco profundos. En 1890, el ingeniero concesionario alemán E.I.Eger compró un terreno y construyó los primeros pozos de perforación de 250 m de profundidad para iniciar la producción comercial de petróleo. Sin embargo, estaba profundamente decepcionado: no había fracciones de gasolina en el aceite, por lo que no se quemaba. E. Yeager estaba al borde de la bancarrota. Pero luego se dio cuenta de cómo cientos de personas venían aquí en los calurosos días de verano para sumergirse en los pozos llenos de este aceite.

Habiendo aprendido del uso generalizado de naftalina en el tratamiento y habiendo tomado prestados métodos de tratamiento de la población local, construyó una pequeña fábrica para producir ungüento a partir de aceite incombustible. El caso fue un gran éxito, y los productos de la fábrica, así como las propias materias primas, comenzaron a exportarse a Alemania, donde en 1896 comenzaron a operar dos sociedades anónimas, Naftalán en Magdeburgo y Naftalán en Dresde, que producían medicamentos de naftalán. Dresden Joint-Stock Company publicó un manual sobre el uso de naftalán que, además de los artículos de E.I.Eger, incluía más de 600 reseñas de médicos.

Habiendo aprendido del uso generalizado de naftalina en el tratamiento y habiendo tomado prestados métodos de tratamiento de la población local, construyó una pequeña fábrica para producir ungüento a partir de aceite incombustible. El caso fue un gran éxito, y los productos de la fábrica, así como las propias materias primas, comenzaron a exportarse a Alemania, donde en 1896 comenzaron a operar dos sociedades anónimas, Naftalán en Magdeburgo y Naftalán en Dresde, que producían medicamentos de naftalán. Dresden Joint-Stock Company publicó un manual sobre el uso de naftalina que, además de los artículos de E.I.Eger, incluía más de 600 reseñas de médicos.

Las recetas para hacer ungüentos de Eger fueron hechos secretos y fueron anunciados en muchos países como una cura milagrosa para casi todas las enfermedades. Es interesante observar que durante la guerra ruso-japonesa de 1904-1905, los soldados japoneses llevaron consigo un ungüento de Naftalán, que se prescribió como remedio para la congelación y para el tratamiento de heridas y quemaduras.

El ungüento de naftalán no sólo se usaba en medicina, sino también en cosmetología como suavizante. En 1900-1902, en los salones de belleza de París se podían encontrar varias preparaciones hechas de naftalán, se utilizaba principalmente como base para los ungüentos.

En 1899, la revista “Pharm.Zeitung” ofreció 65 fórmulas con aceite de naftalán, pastas, parches, supositorios, jabones, polvos y mucho más. En poco tiempo, la demanda de naftalán y de diversos preparados a base de naftalán ha aumentado en Europa. Desde finales del siglo XIX, los ungüentos a base de naftalán se han importado a Rusia como un remedio alemán patentado, sin mencionar su origen.

El primer informe oficial en Rusia sobre el uso de naftalán para fines médicos fue hecho en 1896 en una reunión de la Sociedad Médica del Cáucaso en Tiflis por el doctor F.G.Rosenbaum, quien lo usó para quemaduras, eczemas agudos y crónicos, seborrea, psoriasis, heridas y esguinces, dolores reumáticos. Según sus datos, la naftalina acelera el proceso de cicatrización, tiene un efecto antiséptico y antiinflamatorio.

Naftalán trajo fama mundial a Azerbaiyán. Leyendas y hechos históricos documentales, numerosas fuentes literarias confirman las tradiciones centenarias del pueblo azerbaiyano sobre el uso de los dones naturales para fortalecer la salud.

© Al usar el material de este sitio,hay que apuntar el hiperenlace.
Si se ha cometido un error en el texto, marque y envíenos pulsando ctrl + enter

CONTACTOS CON AUTOR

Rellene,por favor, los huecos marcados *.

Por favor, incluya las letras mostradas arriba.
No importa si las letras son mayúsculas o minúsculas.