CULTURA


Natalia de Molina viaja al fin del mundo en busca de su identidad y su pasado

Bakú, 19 de marzo, AZERTAC

La actriz Natalia de Molina emprende un viaje hasta el fin del mundo en busca de su memoria y de su pasado, con el objetivo de recuperar su propia identidad, en "522. Un gato, un chino y mi padre", segundo largometraje dirigido por Paco R. Baños, reporta AZERTAC alegándose a Efe.

De Molina interpreta a George, una chica agorafóbica limitada a vivir en un perímetro de 522 pasos, que se ve envuelta en ese viaje, acompañada del encargado de la tienda china de su barrio, tras la muerte de su amado gato.

© Al usar el material de este sitio,hay que apuntar el hiperenlace.
Si se ha cometido un error en el texto, marque y envíenos pulsando ctrl + enter

CONTACTOS CON AUTOR

Rellene,por favor, los huecos marcados *.

Por favor, incluya las letras mostradas arriba.
No importa si las letras son mayúsculas o minúsculas.