CULTURA


Parque Nacional de Iguazú de Argentina

Bakú, 23 de mayo, AZERTAC

Situado en la provincia de Misiones, en el extremo nororiental de Argentina, y lindando al norte con el estado brasileño de Paraná, el Parque Nacional de Iguazú, junto con su parque hermano de Iguazú, en Brasil, es uno de los lugares naturales más impresionantes del mundo desde el punto de vista visual y acústico por sus enormes cataratas. Fue inscrito en la Lista del Patrimonio Mundial en 1984. A lo largo de una anchura de casi tres kilómetros, el río Iguazú o Iguaçu cae verticalmente unos 80 metros en una serie de cataratas. El río, llamado así por el término indígena que significa "agua grande", forma una gran curva en forma de herradura en el corazón de los dos parques y constituye la frontera internacional entre Argentina y Brasil antes de desembocar en el poderoso río Paraná, a menos de 25 kilómetros río abajo del parque. Grandes nubes de rocío empapan permanentemente las numerosas islas fluviales y los bosques ribereños circundantes, creando un microclima extremadamente húmedo que favorece una vegetación subtropical exuberante y densa que alberga una fauna diversa.

Además de su impactante belleza natural y el magnífico enlace entre la tierra y el agua, el Parque Nacional de Iguazú y la propiedad vecina constituyen un importante remanente del Bosque Atlántico, una de las prioridades de conservación más amenazadas a nivel mundial. Este bioma forestal, que históricamente cubría grandes partes de la costa brasileña y se extendía hasta el norte de Argentina y Uruguay, así como el este de Paraguay, es conocido por su extrema diversidad de hábitats y especies, así como por su alto grado de endemismo. Se ha sugerido la presencia de unas 2 mil especies de plantas, incluidas unas 80 especies de árboles, junto con unas 400 especies de aves, entre ellas el escurridizo águila arpía. Los parques también albergan varias especies de gatos salvajes y especies raras como el caimán de hocico ancho.

Según el web sitio de la UNESCO, junto con el contiguo Parque Nacional de Iguazú, en Brasil, que fue inscrito en la Lista del Patrimonio Mundial en 1986, constituye uno de los remanentes más significativos del llamado Bosque Atlántico Interior. En la actualidad, los parques están rodeados en su mayor parte por un paisaje fuertemente alterado debido a la intensa tala, tanto histórica como actual, a la intensificación y expansión de la agricultura tanto industrial como a pequeña escala, a las plantaciones forestales para la producción de pulpa y papel y a los asentamientos rurales. En conjunto, los dos parques hermanos suman unas 240.000 hectáreas, siendo la contribución de esta propiedad de unas 67.000 hectáreas.

El Parque Nacional de Iguazú y su propiedad hermana del Patrimonio Mundial, el Parque Nacional de Iguazú, en Brasil, conservan una de las cataratas más grandes y espectaculares del mundo, compuesta por un sistema de numerosas cascadas y rápidos y de casi tres kilómetros de ancho, en el marco de un bosque latifoliado subtropical exuberante y diverso. El rocío permanente de las cataratas forma impresionantes nubes que empapan las islas boscosas y las orillas del río, lo que da lugar a una interfaz visualmente impresionante y en constante cambio entre la tierra y el agua.

El Parque Nacional de Iguazú, junto con la propiedad contigua de Patrimonio Mundial del Parque Nacional de Iguazú en Brasil y las áreas protegidas adyacentes, forma el mayor remanente protegido de la selva subtropical paranaense, que pertenece al Bosque Atlántico Interior. La rica biodiversidad incluye más de 2000 especies de plantas, 400 especies de aves y posiblemente hasta 80 mamíferos, así como innumerables especies de invertebrados.

Entre las raras especies carismáticas figuran el caimán de hocico ancho, el oso hormiguero gigante, el águila arpía, el ocelote y el jaguar.

Junto a las cascadas del río y en las islas se ha desarrollado un ecosistema altamente especializado y lleno de vida en respuesta a las condiciones extremas de las aguas que caen y la humedad que las empapa.

El Parque Nacional de Iguazú tiene una larga historia de conservación que se remonta a principios del siglo XX y fue declarado parque nacional en 1934, lo que ilustra el largo reconocimiento de su calidad. La integridad del Parque Nacional de Iguazú debe considerarse conjuntamente con la propiedad hermana en el vecino Brasil. En conjunto, las dos propiedades constituyen un valioso remanente de una zona forestal que en su día fue mucho mayor y conservan adecuadamente el espléndido sistema de cataratas. La gestión eficaz de las áreas protegidas y la mitigación de los impactos del uso de la tierra en y desde el paisaje circundante aumentan la probabilidad de mantener muchos de los valores por los que la propiedad ha sido inscrita, y contribuyen a la supervivencia de las especies que viven en la propiedad y en el paisaje más amplio. El papel prominente como importante destino turístico internacional y nacional hace que el Parque Nacional de Iguazú sea un bien muy visible. Es probable que las amenazas que se ciernen sobre él llamen mucho la atención y existen importantes incentivos políticos y económicos para invertir en el futuro del bien.

El Parque Nacional de Iguazú es propiedad del gobierno nacional y forma parte del Sistema Nacional de Áreas Protegidas Federales (SIFAP) de Argentina (según la Ley de Parques Nacionales Nº 22351) y fue creado ya en 1934 (Ley Nº 12103).

La gestión de esta zona protegida está en manos de profesionales formados, entre ellos los guardas forestales. Se dispone de un presupuesto para garantizar las necesidades de infraestructura y equipamiento para llevar a cabo sus funciones de forma responsable. Una oficina técnica regional presta apoyo profesional y existe un centro de investigación subtropical que realiza estudios ecológicos.

Los niveles de agua se modifican artificialmente a través de centrales eléctricas río arriba en Brasil, como la Central Hidroeléctrica José Richa o Salto Caxias, causando impactos paisajísticos y ecológicos. Estos impactos requieren un seguimiento y una mitigación y hay que prevenir los impactos futuros.

La gestión del turismo es una tarea clave en la propiedad, minimizando los impactos directos e indirectos de la gran afluencia de visitantes y maximizando las oportunidades en términos de concienciación para la conservación de la naturaleza y la financiación de la conservación.

El valor de la propiedad se consolida por la contigüidad con el Parque Nacional de Iguazú, mucho más grande, en Brasil, pero requiere la correspondiente gestión eficaz a ambos lados de la frontera internacional. Con el tiempo, una creciente armonización de la planificación, la gestión y el seguimiento es muy deseable y, de hecho, necesaria. Lo ideal sería que un enfoque conjunto incluyera un compromiso al más alto nivel político hasta llegar a actividades tangibles sobre el terreno basadas en los esfuerzos existentes.

Entre las amenazas que requieren una atención permanente se encuentran el desarrollo hidroeléctrico actual y futuro río arriba, la deforestación en curso en la región más amplia, incluidos los bosques adyacentes de Brasil y Paraguay, la invasión agrícola, así como la caza furtiva y la extracción de plantas. El turismo y las actividades recreativas, así como las correspondientes infraestructuras de transporte y alojamiento, han tenido un impacto indudable en la propiedad y pueden traspasar fácilmente los límites del cambio aceptable.

Dada la continua transformación del paisaje alrededor de las propiedades en las últimas décadas, la gestión futura tendrá que desarrollar escenarios y planes a más largo plazo teniendo en cuenta esta realidad. Más allá del parque relativamente pequeño, será importante lograr un equilibrio entre la conservación y otros usos de la tierra y los recursos en la provincia de Misiones, a fin de mantener o restaurar la conectividad del paisaje. Para ello será necesario trabajar con otros sectores y comunidades locales. A la larga, la propiedad deberá ser amortiguada por una planificación adecuada y armonizada del uso de la tierra en las zonas adyacentes de Argentina, Brasil y Paraguay.

 

 

© Al usar el material de este sitio,hay que apuntar el hiperenlace.
Si se ha cometido un error en el texto, marque y envíenos pulsando ctrl + enter

CONTACTOS CON AUTOR

Rellene,por favor, los huecos marcados *.

Por favor, incluya las letras mostradas arriba.
No importa si las letras son mayúsculas o minúsculas.