CULTURA


Parque arqueológico de San Agustín de Colombia

Bakú, 13 de mayo, AZERTAC

El Parque Arqueológico de San Agustín está ubicado en el Macizo Colombiano de los Andes suroccidentales colombianos, en terrenos de los municipios de San Agustín e Isnos, en el departamento del Huila. El Parque Arqueológico está conformado por tres predios distintos, que suman 116 hectáreas: San Agustín (conformado por los sitios Mesita A, Mesita B, Mesita C, La Estación, Alto de Lavapatas y Fuente de Lavapatas), Alto de los Ídolos y Alto de Las Piedras. El parque se encuentra en el centro de la zona arqueológica de San Agustín, con el mayor complejo de monumentos funerarios y estatuas megalíticas precolombinas, túmulos, terrazas, estructuras funerarias, estatuas de piedra y el yacimiento de Fuente de Lavapatas, un monumento religioso tallado en el lecho de piedra de un arroyo.

Según el web sitio de la UNESCO, los sitios ceremoniales están en el centro de las concentraciones de asentamientos y contienen grandes túmulos funerarios conectados entre sí por terrazas, caminos y calzadas de tierra. Los túmulos de tierra, algunos de los cuales miden 30 m de diámetro, construidos durante el periodo Clásico Regional (1-900 d.C.) cubrían grandes tumbas de piedra de individuos de la élite de las bien documentadas sociedades caciquiles que se desarrollaron en la región desde aproximadamente el año 1000 a.C., una de las primeras sociedades complejas de América. Las tumbas contienen una elaborada arquitectura funeraria de corredores de piedra, columnas, sarcófagos y grandes e impresionantes estatuas que representan a dioses o seres sobrenaturales, una expresión del vínculo entre los ancestros fallecidos y el poder sobrenatural que marca la institucionalización del poder en la región. En el municipio de San Agustín los principales monumentos arqueológicos son Las Mesitas, donde los antepasados construyeron montículos artificiales, terrazas, estructuras funerarias y estatuas de piedra; la Fuente de Lavapatas, monumento religioso tallado en el lecho de piedra de un arroyo; y el Bosque de Las Estatuas, donde hay ejemplos de estatuas de piedra de toda la región. El Alto de Los Ídolos está en la margen derecha del río Magdalena y el más pequeño, el Alto de las Piedras, se encuentra más al norte: ambos se encuentran en el municipio de San José de Isnos. Al igual que la zona principal de San Agustín, son ricos en monumentos de todo tipo. Gran parte de la zona es un rico paisaje arqueológico, con evidencias de antiguos caminos, límites de campos, zanjas de drenaje y plataformas artificiales, así como monumentos funerarios. Esta era una tierra sagrada, un lugar de peregrinación y de culto a los antepasados. Estos guardianes hieráticos, algunos de más de 4 m de altura y varias toneladas de peso, están tallados en bloques de toba y roca volcánica. Protegían las salas funerarias, los sarcófagos monolíticos y los lugares de enterramiento.

Los monumentos se sitúan en los centros políticos y demográficos de las sociedades caciquiles que consolidaron su poder a través de complejas actividades ceremoniales y de producción de conocimiento. Los cacicazgos de San Agustín y la destacada estatuaria de sus tumbas representan una trayectoria excepcional de centralización política en medio de un entorno agreste y sin concentración de riqueza económica, y como tal son de gran importancia científica y estética.

La riqueza y concentración de los elaborados entierros monumentales y la estatuaria megalítica asociada de los sitios del Parque Arqueológico de San Agustín es un vivo testimonio de la creatividad e imaginación artística de una cultura prehispánica que floreció en el hostil entorno tropical de los Andes del Norte. Simboliza la capacidad de las sociedades prehispánicas del norte de Sudamérica para crear y expresar en piedra y tierra su forma única de organización social y visión del mundo.

El Parque Arqueológico de San Agustín incluye cuatro sitios separados, con límites definidos para incluir las principales concentraciones de túmulos con estatuas megalíticas del período Clásico Regional (1-900 d.C.). Un tercio de las 600 estatuas de San Agustín conocidas y la mitad de los 40 túmulos monumentales conocidos que están dispersos por la región del Alto Magdalena se encuentran dentro de los límites del parque arqueológico. Entre estos 20 túmulos se encuentran los más grandes y también los más elaborados. En el yacimiento de "Mesitas", 80 ha del parque incluyen 8 túmulos, más de un centenar de estatuas y todo el núcleo de los mayores centros demográficos y ceremoniales, que contienen no sólo las tumbas más antiguas y de mayor tamaño -los yacimientos de Mesita A y Mesita C-, sino también los restos residenciales de las familias de élite que gobernaron su sociedad, construyeron los monumentos y los utilizaron como sepultura para sus principales dirigentes. Así, el parque incluye no sólo una serie de monumentos separados, sino también los vestigios de las comunidades centrales que los construyeron y vivieron junto a ellos. A pesar de los impactos de los fenómenos naturales sobre los restos materiales, las acciones de conservación han preservado su integridad material. Siguen existiendo retos para mantener la integridad de una zona tan extensa a la luz de las presiones para ampliar el uso agrícola y el crecimiento de las comunidades locales.

Los yacimientos arqueológicos de San Agustín fueron abandonados hacia el año 1350 d.C. y redescubiertos durante los siglos XVIII y XIX, lo que provocó el saqueo y la alteración de la mayoría de las tumbas monumentales en busca de ajuares funerarios que resultaron ser muy escasos. La erosión, los terremotos y la intervención humana desplazaron las losas de piedra y el contenido de muchas tumbas, pero esto no destruyó la arquitectura funeraria original. Los principales valores de los monumentos de San Agustín, expresados en los elementos megalíticos de piedra, la disposición funeraria y las tallas y pinturas en piedra, se han conservado, así como las técnicas de construcción originales y los depósitos arqueológicos asociados. La intervención directa se limita a las necesidades de investigación y conservación. Aunque los yacimientos sufrieron hace tiempo saqueos, la pronta creación del parque en 1931 proporcionó una protección adecuada y estable a los monumentos y al centro ceremonial circundante.

El parque arqueológico de San Agustín fue creado por la Ley 103 en 1931 y declarado Monumento Nacional y Parque Arqueológico Nacional en 1993 (Decreto 774). La Constitución colombiana estableció que los bienes del patrimonio arqueológico (incluyendo los Parques Arqueológicos Nacionales) son una propiedad nacional e inalienable. Las disposiciones estatales sobre la protección del patrimonio arqueológico colombiano se aplican efectivamente en el Parque de San Agustín. La normativa vigente, incluida la Ley General de Cultura (nº 397 de 1997, modificada por la Ley 1185 de 2009) que prohíbe las excavaciones u otras intervenciones arqueológicas sin licencia expedida por el ICANH, se aplica estrictamente y se toman medidas contundentes para evitar el saqueo y el tráfico de bienes culturales. La investigación y las medidas de conservación preventiva previstas en la legislación se llevan a cabo continuamente.

A través de planes anuales y mediante la aplicación de un plan de gestión integral del Sitio del Patrimonio Mundial, el Instituto Colombiano de Antropología e Historia-ICANH asegura la preservación y conservación efectiva del patrimonio arqueológico, minimizando las amenazas a las estructuras funerarias y estatuas. Entre estas amenazas se encuentran los fuertes vientos y las elevadas precipitaciones que provocan la erosión a lo largo del año, la inestabilidad del suelo y la erosión del lecho rocoso causada por el agua que fluye sobre los diseños tallados en la roca (en el sitio de Fuente de Lavapatas).

La exposición pública al aire libre de 16 túmulos funerarios reconstruidos y cientos de esculturas megalíticas, así como de materiales arqueológicos relacionados, en el museo del yacimiento, sirve para aumentar la concienciación pública y el apoyo a los esfuerzos de conservación cultural.

Las condiciones ambientales específicas del Parque de San Agustín y la presión de las comunidades locales son una fuente continua de retos de gestión y conservación para la preservación de las estructuras funerarias y otros restos arqueológicos. Por ello, la aplicación del Plan de Gestión del Sitio del Patrimonio Mundial incluye programas a corto, medio y largo plazo diseñados para aumentar su protección: La investigación arqueológica y de conservación, la conservación, la divulgación pública, los asuntos de la comunidad local, la gestión ambiental y las mejoras de la infraestructura administrativa. Este programa subraya el compromiso del ICANH con el control sistemático de los agentes de biodeterioro que afectan a las estructuras arqueológicas, especialmente en el yacimiento de Fuente de Lavapatas. Además, se está llevando a cabo un importante proyecto de mejora de las instalaciones del parque, que ampliará el espacio disponible para las labores de investigación, las reservas de las colecciones y los espacios museísticos, así como la mejora de las áreas de recepción y atención al visitante. El plan también ha incluido una delimitación de la zonificación y la definición de las áreas de amortiguación, y contempla la apertura de espacios para la participación de la comunidad en la protección del sitio.

Para lograr estos objetivos, el ICANH realiza continuos esfuerzos para recaudar fondos y recursos adicionales para fortalecer el equipo interdisciplinario de investigadores y asesores, y dar continuidad a las acciones e intervenciones de cada programa, asegurando así la integridad y sostenibilidad del Parque Arqueológico San Agustín.

 

© Al usar el material de este sitio,hay que apuntar el hiperenlace.
Si se ha cometido un error en el texto, marque y envíenos pulsando ctrl + enter

CONTACTOS CON AUTOR

Rellene,por favor, los huecos marcados *.

Por favor, incluya las letras mostradas arriba.
No importa si las letras son mayúsculas o minúsculas.