POLÍTICA


Representante Permanente de Azerbaiyán ante las Naciones Unidas ha enviado una carta al Secretario General de las Naciones Unidas

Washington, D.C., 1 de junio, AZERTAC

En Azerbaiyán nunca olvidarán cómo el 8 de mayo de 1992 las fuerzas armadas armenias capturaron a traición la ciudad Shushá y 30 aldeas de la región Shushá. Esto ocurrió durante las negociaciones entre los líderes políticos de Armenia y Azerbaiyán en Teherán, a raíz de las cuales firmaron una declaración conjunta en la que se comprometían a resolver el conflicto pacíficamente y de conformidad con el derecho internacional.

AZERTAC informa que esto se afirma en la misiva del Representante Permanente de Azerbaiyán ante las Naciones Unidas, Yashar Aliyev, al Secretario General de las Naciones Unidas, Antonio Guterres, que describe los hechos de la toma de la ciudad Shushá, la destrucción de monumentos de la cultura azerbaiyana por parte de los ocupantes armenios, la agresión armenia contra Azerbaiyán y la continuación de la ocupación de tierras azerbaiyanas por parte de las fuerzas armadas armenias.

Y. Aliyev escribe que Armenia ha recurrido a otra provocación y ha violado sus obligaciones en virtud del derecho internacional, así como en el marco del proceso de solución del conflicto en curso. Así, el 9 de mayo de 2019, cuando el mundo celebró el Día de la Victoria en la Segunda Guerra Mundial, los dirigentes políticos de Armenia visitaron la región ocupada de Nagorno-Karabaj de la República de Azerbaiyán para participar en los denominados "actos festivos" con motivo de la confiscación por la fuerza por los armenios, en mayo de 1992, de la ciudad Shushá, el centro histórico y la cuna cultural de Azerbaiyán en la región, donde vivía la mayoría de la población azerbaiyana antes de la guerra.

No cabe duda de que esas medidas vergonzosas y cínicas adoptadas después de la reciente cumbre y la reanudación de las negociaciones entre Armenia y Azerbaiyán, con la mediación del Grupo de Minsk de la Organización para la Seguridad y la Cooperación en Europa, llevarán aún más a la desconfianza y la disminución de las perspectivas de paz y reconciliación, subraya el diplomático en su discurso ante el Secretario General.

Como resultado de la ofensiva armenia contra Shushá, 195 civiles resultaron muertos, 165 heridos y 58 desaparecidos. La limpieza étnica de la población azerbaiyana se lleva a cabo en todo el territorio ocupado, y más de 24.000 residentes de Shushá se ven obligados a abandonar sus tierras de origen.

Desde entonces, muchos sitios históricos, culturales y religiosos únicos han sido destruidos o saqueados en la ciudad Shushá, como la Fortaleza de Panahabad, la Fortaleza de Gara-Boyukhani, la Mezquita de Yukhari-Govharaga, la Mezquita de Ashaga-Govharaga y la Mezquita Saatlí, Cocug Marcanlí, Merdinli, Kocharli, Culfalar, Hadziyusiflí, Chol-Gala, Tuzla-Mahalla y Chuhur-Mahalla, caravasares con mezquitas Meshadí Shukur Mirsiyab y Meshadí Hussein Mirsiyab, madrasas de las mezquitas Yukhari-Govharaga y Ashagi-Govharaga, casa de Nataván, El Museo de Historia de Shushá, la rama de Shushá del Museo de Alfombras de Azerbaiyán, el Museo Histórico y Local de Karabaj, el Museo de Literatura de Karabaj, la Galería Estatal de Arte, la Casa Museo de Uzeyir Hadzibeylí, la Casa Museo de Bulbul, la Casa Museo de Mirza Mohsun Navvab y el Mausoleo de Molla Panah Vagif están adoptando medidas sistemáticas para borrar cualquier rastro del patrimonio cultural e histórico azerbaiyano en esta ciudad.

Además, señala Y. Aliyev, como medio de aplicar su política de anexión, Armenia alienta y facilita la reubicación de colonos en los territorios ocupados de los que fueron expulsados los habitantes históricos-azerbaiyanos, incluida la ciudad Shushá, lo que constituye una clara violación del derecho internacional y es contrario a los objetivos de una solución política del conflicto.

La celebración y glorificación de la toma de la ciudad de Azerbaiyán, que causó grandes pérdidas de vidas y sufrimientos, es también una manifestación de una falta de respeto extrema por la memoria de los millones de personas de todo el mundo que dieron su vida por la libertad de la tiranía y la colonización durante la Segunda Guerra Mundial. Sin embargo, no hay nada sorprendente en esa política de Ereván, dado que los comandantes de la Legión Armenia durante la Segunda Guerra Mundial -los generales nazis Garegin Nzhdeh y Drastamat Kanayan- fueron elevados al rango de héroes nacionales de Armenia, subraya el Representante Permanente de Azerbaiyán ante las Naciones Unidas.

Todo lo anterior confirma que, a pesar del reciente cambio de gobierno, Armenia sigue representando una grave amenaza para la paz, la seguridad y la estabilidad regionales e internacionales, lo que requiere la atención constante y la respuesta urgente de las Naciones Unidas y de la comunidad internacional en total.

No cabe duda de que Armenia se verá obligada a retirar sus fuerzas armadas de todos los territorios ocupados de Azerbaiyán, incluida la ciudad Shushá, se restaurará la composición demográfica y la estructura cultural de las zonas liberadas y se garantizará el derecho de la población desplazada por la fuerza a regresar a sus hogares con seguridad y dignidad.

En lugar de perder el tiempo en provocaciones e imitar su compromiso con una solución pacífica, Armenia debe poner fin a sus vanos intentos de prolongar el statu quo insostenible y cumplir fielmente sus obligaciones internacionales.

Por último, el diplomático azerbaiyano solicita que la carta se distribuya como documento de la Asamblea General, en relación con los temas 35 y 41 del programa, y del Consejo de Seguridad.

 

© Al usar el material de este sitio,hay que apuntar el hiperenlace.
Si se ha cometido un error en el texto, marque y envíenos pulsando ctrl + enter

CONTACTOS CON AUTOR

Rellene,por favor, los huecos marcados *.

Por favor, incluya las letras mostradas arriba.
No importa si las letras son mayúsculas o minúsculas.