SOCIEDAD


Suministro de agua potable en los países más pobres del ‎mundo

Bakú, 29 de agosto, AZERTAC

La Organización Mundial de la Salud (OMS) y ONU-Agua han alertado sobre las carencias de los sistemas de saneamiento y suministro de agua potable y han pedido que se aumente urgentemente la inversión para mejorarlos.

Este llamamiento, que coincide con la Semana Mundial del Agua, que se celebra del 25 al 30 de agosto de este año, y con la conferencia internacional anual del sector del agua, y se fundamenta en un nuevo informe publicado por la OMS en nombre de ONU-Agua, en el cual se informa de que la debilidad de los sistemas de gobierno y la falta de recursos humanos y económicos están comprometiendo el saneamiento y el suministro de agua potable en los países más pobres del mundo, minando así los esfuerzos realizados para que todas las personas reciban atención sanitaria.

El Dr. Tedros Adhanom Ghebreyesus, Director General de la OMS, explica: «Hay demasiadas personas que no disponen de agua de bebida no contaminada, retretes e instalaciones para lavarse las manos. Esta carencia les expone a infecciones letales y obstaculiza los progresos de la salud pública. Los servicios de agua y saneamiento no sólo contribuyen a la salud de las personas y a salvarles la vida, sino que son fundamentales para que nuestras sociedades sean más estables, prósperas y seguras. Todos los países que carecen de infraestructuras básicas de agua y saneamiento deben dedicar fondos y recursos humanos para desarrollarlos y mantenerlos».

ONU-Agua ha realizado en 2019 un nuevo informe GLAAS que resumen el análisis y la evaluación mundiales sobre saneamiento y agua potable y que ha incluido a 115 países y territorios donde viven 4500 millones de personas. Los resultados indican que, en una abrumadora mayoría de los países, los recursos humanos y financieros son insuficientes y dificultan la ejecución de los planes y las políticas de agua, saneamiento e higiene. Diecinueve países y un territorio informaron de que los fondos de que disponen son inferiores al 40% de la cifra requerida para satisfacer las necesidades detectadas. Además, menos del 15% de los países cuentan con los recursos humanos o financieros que permitirían aplicar plenamente sus planes.

Gilbert F. Houngbo, presidente de ONU-Agua y del Fondo Internacional de Desarrollo Agrícola, considera que «para forjar una sociedad más estable, sana y equitativa debemos establecer como una de nuestras máximas prioridades el fortalecimiento de los sistemas para ofrecer servicios de agua, saneamiento e higiene seguros y asequibles a todos aquellos que, todavía hoy, no tienen acceso a ellos. Debemos velar porque se movilicen suficientes fondos para hacer frente a estos problemas críticos, pero es igualmente importante continuar reforzando los sistemas nacionales de suministro».

Cerca de la mitad de los países encuestados han fijado metas en materia de agua potable a fin de alcanzar la cobertura sanitaria universal de estos servicios en 2030 con un nivel superior al básico. Con ese fin se trabaja, por ejemplo, para mejorar la calidad del agua y aumentar los puntos de suministro en los locales y las instalaciones. Cabe señalar, además, que reducir la defecación al aire libre tendrá efectos enormemente positivos en la salud pública y en la higiene del medio ambiente.

En su calidad de autoridad internacional en materia de salud pública y de agua, saneamiento e higiene, la OMS reúne pruebas científicas, establece normas y supervisa su aplicación, y promueve políticas y prácticas correctas para que todas las personas tengan acceso a servicios seguros y fiables de agua, saneamiento e higiene.

La Organización Mundial de la Salud dirige las cuestiones relacionadas con la sanidad pública en el mundo en el seno del sistema de las Naciones Unidas. Fue fundada en 1948 y trabaja con 194 Estados Miembros repartidos en seis regiones. Gracias a sus 150 oficinas, la OMS trabaja para promover la salud, preservar la seguridad mundial y servir a las poblaciones vulnerables. Para el periodo 2019-2023 nos hemos fijado las metas de los «tres mil millones»: cobertura sanitaria universal para mil millones más de personas, mejor protección frente a emergencias sanitarias para mil millones más de personas, y mejor salud y bienestar para mil millones más de personas.

ONU-Agua coordina los esfuerzos de las entidades de las Naciones Unidas y las organizaciones internacionales que trabajan en la esfera del agua y el saneamiento. Hay más de 30 organizaciones de las Naciones Unidas que desarrollan programas de agua y saneamiento, lo cual es buena muestra de que las cuestiones relacionadas con el agua abarcan todas las áreas básicas de interés de las Naciones Unidas. La función de coordinación de ONU-Agua permite que el sistema de las Naciones Unidas actúe como una sola entidad para hacer frente a los problemas relacionados con el agua.

 

© Al usar el material de este sitio,hay que apuntar el hiperenlace.
Si se ha cometido un error en el texto, marque y envíenos pulsando ctrl + enter

CONTACTOS CON AUTOR

Rellene,por favor, los huecos marcados *.

Por favor, incluya las letras mostradas arriba.
No importa si las letras son mayúsculas o minúsculas.