SOCIEDAD


Tasa de desempleo mundial en 2018 era del 5% y el número de desempleados ascendía a 172 millones

Bakú, 3 de octubre, AZERTAC

El secretario general adjunto para Asuntos Económicos y Sociales de las Naciones Unidas, Liu Zhenmin pronunció un discurso en la Tercera Comisión del 74º período de sesiones de la Asamblea General de las Naciones Unidas.

AZERTAC presenta este discurso citando a la página web de las Naciones Unidas:

“Seguimos observando progresos y un fuerte impulso en la aplicación de los objetivos de desarrollo sostenible.

La disminución de la pobreza extrema mundial continúa, pero no está en camino de ponerle fin para 2030. En 2015, la tasa de pobreza mundial era del 10% y en 2018 se mantenía en el 8,6%. Nuestra proyección es que la tasa de pobreza mundial se mantendrá en el 6% si no se realizan esfuerzos acelerados.

Desde la Gran Recesión de 2008 se han logrado mejoras significativas en el mundo del trabajo. Según la Organización Internacional del Trabajo (OIT), la tasa mundial de desempleo en 2018 era del 5% y el número de desempleados ascendía a 172 millones. La última vez que el desempleo mundial registró este nivel tan bajo fue en 2008. El mercado laboral tardó diez años en recuperarse del devastador impacto de la crisis financiera mundial.

Estamos observando algunos progresos en la promoción de la igualdad entre los géneros, la reducción de la mortalidad infantil y materna y el suministro de infraestructura y servicios básicos como el acceso a la electricidad, el agua potable y el saneamiento.

Sin embargo, el progreso sigue siendo demasiado lento y desigual. Estamos implementando la Agenda 2030 en medio de las principales tendencias que están trayendo riesgos y desafíos a los Objetivos de Desarrollo Sostenible (SDGs o SDG). Permítanme compartir con ustedes algunas cuestiones que nos preocupan:

En el África subsahariana, el número de personas extremadamente pobres sigue aumentando, de unos 280 millones en 1990 a unos 413 millones en 2015. El Banco Mundial estima que para 2030, cerca de 9 de cada 10 personas que viven en la pobreza extrema estarán en el África subsahariana.

La desaceleración del crecimiento económico mundial puede perturbar el progreso del SDG, especialmente en los países en situación de vulnerabilidad. De acuerdo con el informe Situación y Perspectivas de la Económica Mundial para 2019, realizado por el Departamento de Asuntos Económicos y Sociales de Naciones Unidas (DAES), las perspectivas de crecimiento mundial se han oscurecido debido al aumento de las tensiones comerciales, los conflictos y el impacto social y laboral adverso del rápido cambio tecnológico. Al mismo tiempo, los avances tecnológicos y de frontera ofrecen una esperanza significativa para lograr los SDG, pero no pueden darse por sentados. Por lo tanto, es importante guiar el desarrollo tecnológico en la dirección correcta para lograr el bien común.

Los efectos incesantes del cambio climático, como los fenómenos meteorológicos extremos, están destrozando comunidades. Según el reciente informe del Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático, es probable que el aumento de la temperatura mundial alcance 1,50ºC entre 2030 y 2052 si sigue aumentando al ritmo actual. Esto plantea enormes riesgos para el crecimiento económico, la seguridad alimentaria, la salud, los medios de subsistencia, el suministro de agua y la estabilidad social.

El hambre también sigue creciendo. Se calcula que en 2017 había 821 millones de personas subnutridas en todo el mundo, frente a 784 millones en 2015.

La desigualdad de ingresos, riqueza y oportunidades está aumentando en muchos países. El próximo Informe Social Mundial preparado por el DAES, que se publicará a principios de 2020, confirmará que las desigualdades basadas en el género, la edad, la raza, la etnia, la condición de migrante, la discapacidad y la condición socioeconómica son omnipresentes tanto en los países desarrollados como en los países en desarrollo. Esto plantea crecientes desafíos a la estabilidad y prosperidad mundiales, a la cohesión social y a la confianza en las instituciones públicas.

Sigue habiendo déficit de trabajo decente. Casi el 90% de los trabajadores de los países de bajos ingresos, y cerca del 84% de los trabajadores de los países de ingresos medios-bajos, siguen atrapados en el trabajo informal. Las formas de trabajo no estándar de baja calidad se están expandiendo rápidamente en las economías avanzadas. Al mismo tiempo, más de 1 de cada 5 jóvenes en todo el mundo no tenía empleo, educación o formación en 2018.

Las mujeres, los jóvenes, las personas con discapacidad y las personas de edad siguen enfrentándose a elevados riesgos de desempleo y subempleo, y es más probable que realicen trabajos peligrosos y carezcan de protección social.

Las desigualdades de género también persisten. Se estima que 647 millones de personas en edad de trabajar en todo el mundo -la mayoría de las cuales son mujeres- trabajan a tiempo completo en servicios no remunerados, privando a las mujeres y las niñas de las oportunidades de educación, ingresos y desarrollo de aptitudes.

El envejecimiento de la población es un fenómeno mundial. En 2018, por primera vez en la historia, las personas de 65 años o más superaban en número a los niños menores de cinco años. A mediados de siglo, el número de personas de 65 años o más también superará el número de adolescentes y jóvenes de 15 a 24 años en todo el mundo. Esta tendencia refleja nuestro enorme éxito en la reducción de la mortalidad prematura. Pero también pone de relieve la necesidad de políticas para aprovechar el envejecimiento como una oportunidad y reconocer a las personas de edad como agentes activos en los esfuerzos de desarrollo.

Este Comité reflexionará sobre cómo podemos acelerar el progreso a través de las importantes cuestiones de política que figuran en su programa. De hecho, el trabajo de su Comité coloca a las personas en el centro del desarrollo. Durante esta sesión, usted discutirá cómo avanzar en acciones concretas para lograr el desarrollo social. También se ocupará de los retos a los que se enfrentan los jóvenes, las personas de edad, las familias y los pueblos indígenas, así como del papel que desempeñan las cooperativas.

Aprovecho esta oportunidad para recordar los compromisos de la Cumbre Mundial sobre Desarrollo Social, que celebrará su 25º aniversario el año próximo, en 2020. En la Cumbre Social se reconoció que el progreso social es esencial para aumentar las oportunidades de los pobres y los desempleados del mundo, y para crear solidaridad y puentes para la inclusión. Entiende que el despliegue de políticas integradas, firmemente arraigadas en los principios de justicia social e inclusión, es esencial para construir una sociedad para todos. Espero que los Estados Miembros aprovechen el 25º aniversario de la Cumbre Social Mundial para seguir promoviendo el desarrollo social en beneficio de la consecución de la Agenda 2030.

Por lo tanto, sus deliberaciones en este Comité no podrían ser más críticas para hacer realidad la Agenda 2030 y su promesa de no dejar a nadie atrás. Para cumplir esta promesa también será necesario fortalecer el multilateralismo y nuestro compromiso de construir un mundo más seguro y justo para las generaciones futuras. Juntos, cumplamos con los SDG y hagamos que nuestro compromiso compartido con la Agenda 2030 sea más fuerte que nunca.

© Al usar el material de este sitio,hay que apuntar el hiperenlace.
Si se ha cometido un error en el texto, marque y envíenos pulsando ctrl + enter

CONTACTOS CON AUTOR

Rellene,por favor, los huecos marcados *.

Por favor, incluya las letras mostradas arriba.
No importa si las letras son mayúsculas o minúsculas.