POLÍTICA


The Jerusalem Post: La asociación entre Azerbaiyán e Israel es fuerte, resistente y orientada al futuro

Bakú, 15 de agosto, AZERTAC

El periódico "The Jerusalem Post" ha publicado un artículo del ministro de Economía de Azerbaiyán, copresidente de la comisión intergubernamental Azerbaiyán-Israel, Mikayil Djabbarov.

Titulado "La asociación entre Azerbaiyán e Israel es fuerte, resistente y con visión de futuro", el artículo reza:

"En mi calidad de copresidente de la Comisión Intergubernamental Azerbaiyán-Israel, tuve el honor de visitar Israel para la sesión inaugural de la Comisión el 14 de mayo de 2018. Pedí específicamente que mi visita comenzara en el Centro de Recordación del Holocausto de Yad Vashem.

La visita al Centro dejó un profundo impacto en mi memoria. Me ayudó a comprender mejor la trágica historia del Holocausto y a establecer ciertos paralelismos con la historia reciente de mi nación, que también se enfrenta al genocidio, la limpieza étnica y los crímenes de odio.

El mundo vive el período más difícil de nuestra historia moderna. La pandemia COVID-19 ha cambiado nuestro patrón de vida familiar. Se está cobrando miles de víctimas cada día. Está socavando los pilares económicos y sociales del orden internacional, aumentando la pobreza y frenando el desarrollo.

En estos días difíciles, Azerbaiyán se enfrenta a otro desafío de seguridad. Como si no estuviera satisfecho con la ocupación de la región de Nagorno-Karabaj y 7 distritos adyacentes de Azerbaiyán, el 12 de julio la vecina República de Armenia lanzó un nuevo ataque militar a gran escala contra Azerbaiyán.

El ataque se produjo en el distrito de Tovuz, que está bastante lejos de la zona de conflicto de Nagorno-Karabaj. Curiosamente, el distrito de Tovuz está situado en la ruta de tránsito de los principales oleoductos y gasoductos, que transportan los hidrocarburos de Azerbaiyán a los mercados mundiales. Así pues, las acciones agresivas de Armenia representan un grave peligro para la estabilidad de los mercados energéticos mundiales y amenazan la seguridad energética de los consumidores de energía de Azerbaiyán, incluido Israel.

Otro motivo de la provocación de Armenia tiene que ver con la situación interna. La economía de Armenia está en graves problemas. La corrupción está muy extendida. La emigración está aumentando. La respuesta a la pandemia está mal gestionada. La situación política es inestable, con la sociedad dividida y los grupos de élite luchando entre sí. En vista de ello, el gobierno de Armenia eligió una forma familiar de distraer la atención de la gente de los problemas internos a la conquista extranjera.

El reciente ataque militar también persigue el objetivo de socavar un proceso de paz ya frágil, de modo que Armenia pueda continuar indefinidamente su ocupación del territorio de Azerbaiyán.

Lo que es aún más terrible es que Armenia está llevando su agresión a una escala verdaderamente mundial. En los últimos diez días, las comunidades azerbaiyanas de todo el mundo han tratado de celebrar manifestaciones pacíficas de apoyo moral a su patria. En la mayoría de los casos, desde Los Ángeles hasta Bruselas y desde Ottawa hasta Londres, se enfrentaron a turbas airadas de nacionalistas radicales armenios. Los manifestantes azerbaiyanos fueron objeto de agresiones verbales y luego físicas, palizas y apedreamientos.

Una y otra vez vemos que en lugar de un debate tranquilo en la mesa de negociaciones basado en hechos y argumentos jurídicos, la parte armenia recurre a la agresión militar, la violencia y los delitos motivados por el odio.

Ahora Armenia incluso trata de manipular las relaciones entre Azerbaiyán y sus socios extranjeros, incluido Israel. Promoviendo publicaciones en los medios de comunicación israelíes, la propaganda armenia pide que se ponga fin a las relaciones con Azerbaiyán mediante sanciones, embargos y boicots.

Confío en que los argumentos armenios no volarán en la sociedad israelí, ya que la nación judía es muy consciente de las realidades sobre el terreno. Azerbaiyán siempre ha sido un lugar de encuentro de civilizaciones y cruce de rutas comerciales. Esto explica nuestra tradición de tolerancia hacia los demás y el respeto por sus creencias. Azerbaiyán es el hogar de una antigua comunidad judía, que nunca experimentó antisemitismo. Los diputados judíos sirven en nuestro Parlamento y los soldados judíos derraman sangre por la bandera de su patria.

A diferencia de Armenia, no intentamos manipular la agenda de nuestros socios. Al tiempo que desarrollamos lazos bilaterales con Israel, en Azerbaiyán no estamos enfocando estos lazos contra terceros. Nuestros esfuerzos se centran siempre en proporcionar una sólida contribución a la seguridad, la estabilidad y la paz internacionales. Estamos tratando de promover una cultura de tolerancia y respeto mutuo. Queremos ayudar a construir puentes en lugar de muros y las relaciones que hemos iniciado ya están beneficiando a nuestros amigos".

 

© Al usar el material de este sitio,hay que apuntar el hiperenlace.
Si se ha cometido un error en el texto, marque y envíenos pulsando ctrl + enter

CONTACTOS CON AUTOR

Rellene,por favor, los huecos marcados *.

Por favor, incluya las letras mostradas arriba.
No importa si las letras son mayúsculas o minúsculas.