POLÍTICA


“The National Interest” ha publicado un artículo sobre la agresión de Armenia contra Azerbaiyán

Bakú, 8 de octubre, AZERTAC

La revista bimensual de asuntos internacionales “The National Interest”, con sede en los Estados Unidos, ha publicado un artículo de Damjan Krnjevic-Miskovic, exfuncionario superior serbio y de las Naciones Unidas, director de Investigaciones y Publicaciones sobre Políticas y Profesor de Práctica de la Universidad ADA.

Titulado "Armenia necesita pedir la paz ahora: La alternativa es aún peor", dice el artículo:

"El 27 de septiembre de 2020 puede marcar el comienzo de lo que Aristóteles llamó el trágico desenlace o desenlace (lusis) de la guerra entre Armenia y Azerbaiyán que comenzó en 1988. En los decenios intermedios, la única constante ha sido la ocupación armenia de casi todo el territorio autónomo de Azerbaiyán de Alto-Karabaj y siete regiones circundantes de Azerbaiyán, que en conjunto constituyen alrededor del 20% del territorio total del país.

No hay ninguna controversia seria sobre la ocupación ilegal de esas tierras y la necesidad de devolverlas: cuatro resoluciones del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas y varios documentos de la OSCE directamente relacionados con el conflicto lo dejan claro, al igual que las posiciones oficiales de todas las grandes potencias, por no hablar del resto del mundo. El hecho de que Armenia haya limpiado totalmente las tierras ocupadas de su población étnica azerbaiyana de antes de la guerra tampoco ha contribuido a su afirmación de ser víctima (tampoco su actual campaña de bombardeo indiscriminado de objetivos civiles como mercados o piezas clave de infraestructura como centrales hidroeléctricas y presas en las profundidades de Azerbaiyán). Así pues, independientemente de los antiguos agravios, de los enrevesados antecedentes históricos y de cualquier otra reivindicación vaga que se haya presentado, la situación es, a fin de cuentas, inequívoca: el resultado del conflicto exige el fin de la ocupación militar de esas tierras por parte de Ereván y el regreso de cientos de miles de civiles azerbaiyanos a sus hogares.

La reivindicación irredentista armenia de Alto-Karabaj (pero no de los territorios circundantes, que fueron conquistados por completo gracias a una combinación de deseo de establecer un colchón de seguridad y de precipitar un esfuerzo de colonización étnico-armenio) se basa en la falsa equiparación de la libre determinación con los derechos declarados de secesión y ocupación: la primera entra en el ámbito del derecho internacional, mientras que la segunda no. Y la razón es simple: el derecho declarado de secesión infringe directamente el derecho de soberanía e integridad territorial. Así, por construcción, la autodeterminación está subordinada a la soberanía y su corolario, la integridad territorial. Hay tres formas básicas de contrarrestar esta subordinación: por tratado (cuando el Estado agraviado cede su territorio legal), por decisión del Consejo de Seguridad (imponiendo esencialmente la transferencia de tierras de un país a otro, una posibilidad muy teórica) o por la fuerza (mantenimiento de la ocupación). Armenia ha sabido muy bien que lo primero y lo segundo es imposible dadas las realidades geopolíticas y ha optado desde 1988 por lo tercero. Parece que esta tercera opción ha seguido su curso.

Ahora bien, parece que hay al menos dos causas inmediatas que han dado lugar al inicio del desenlace de la guerra. En primer lugar, la defensa cada vez más agitada de Ereván de la falsa ecuación entre la autodeterminación y la secesión. Esto se vio, en primer lugar, en términos de las declaraciones formuladas por Armenia en los últimos años que dejaban claro que Ereván ya no estaba interesada en participar en negociaciones de buena fe que tuvieran como objetivo estratégico el fin de la ocupación militar de las tierras soberanas de Azerbaiyán; en segundo lugar, esto se vio correspondido, cada vez más, en términos de acciones sobre el terreno: aumentos incrementales de la belicosidad de las violaciones de la cesación del fuego y las provocaciones. Bakú consideró que el ataque del 27 de septiembre perpetrado por las fuerzas armenias que causó varias muertes de azerbaiyanos en Azerbaiyán propiamente dicho había sido un paso demasiado lejos: se puso fin a la paciencia estratégica de Azerbaiyán después de decenios de conversaciones infructuosas encaminadas a invertir pacíficamente la ocupación militar.

Obviamente, Azerbaiyán se había estado preparando para esta eventualidad: su contraataque no fue una reacción de improviso. Pero no hay nada de malo en ello: el país actuó bien dentro de los derechos que le confiere el Artículo 51 de la Carta de las Naciones Unidas. Azerbaiyán se esforzó por garantizar la mejora constante de su capacidad militar y trabajó diligentemente para conseguir el apoyo firme y prácticamente incondicional de Turquía, que hizo más difícil que otros agentes geopolíticos ejercieran una presión indebida sobre Azerbaiyán para que se atuviera a negociaciones infructuosas, etc. Pero, una vez más, es necesario hacer hincapié en la evidente y categórica falta de voluntad de Ereván para poner fin a la ocupación de forma pacífica, mediante negociaciones. Este es el punto fundamental.

Así pues, las palabras de Ereván y sus acciones resultantes condujeron directamente al contraataque azerbaiyano. Ereván no pensó que Bakú respondería de manera decisiva a lo que equivalía a una guerra de desgaste, en parte porque sobreestimó el alcance de su propio respaldo externo. Esto es obviamente un fracaso de la diplomacia armenia y, francamente, los dirigentes de Ereván se lo merecían. Hubo un estallido en julio y durante este intenso período Rusia y otros países dijeron muy públicamente a Armenia que no podía invocar las protecciones de la Organización del Tratado de Seguridad Colectiva; en lugar de entender que esto significaba que no podía confiar en el apoyo incondicional de su principal aliado en el tratado y volver en serio a la mesa de negociaciones, Ereván amenazó con atacar la red de oleoductos y gaseoductos que van desde Azerbaiyán, a través de Georgia, hasta Turquía y desde allí hasta el territorio de la Unión Europea (Bulgaria, Grecia e Italia). Esto fue interpretado comprensiblemente por Azerbaiyán -pero también por Turquía y todos los demás asociados estratégicos en materia de energía- como un peligro claro y presente para los respectivos intereses nacionales básicos y los incipientes acuerdos regionales de seguridad energética destinados a garantizar la diversificación del suministro procedente de Rusia.

Pero esto está lejos de ser la historia completa: no basta con señalar con el dedo a Armenia. Los mediadores -los copresidentes del Grupo de Minsk (Rusia, Francia, Estados Unidos)- también son culpables: hubo un proceso de negociación formal que se inició en 1992, que esencialmente no ha producido resultados concretos sobre el terreno, en el sentido de que no se ha puesto fin a la ocupación de Nagorno-Karabaj y las siete regiones circundantes, se ha impedido a los refugiados azerbaiyanos y a los desplazados internos ejercer su derecho al retorno, y así sucesivamente. En otras palabras, durante casi tres decenios el Grupo de Minsk dirigió negociaciones cuyos objetivos quedaron clara e inequívocamente plasmados en el papel. Los Copresidentes se dieron la responsabilidad de dirigir un proceso definido para lograr un resultado definido y, sin embargo, el conflicto ha permanecido congelado desde que se puso en vigor un alto el fuego en 1994: no se ha logrado ninguno de los objetivos definidos por el Grupo de Minsk, ni siquiera cerca. Por lo tanto, sus acciones o inacciones -ya sea por diseño o no- resultaron en la perpetuación de un statu quo que era lo opuesto a los objetivos acordados. Por eso no basta con señalar con el dedo a Ereván.

Y así llegamos al comienzo del desenlace de la guerra. Objetivamente, la solución del conflicto se basa en la devolución de las tierras ocupadas por Armenia a Azerbaiyán: eso es lo que indican los diversos documentos. Este resultado puede lograrse a través de la diplomacia, mediante negociaciones, o a través de la guerra. La primera es preferible a la segunda, por supuesto. Y esta es la opción que Azerbaiyán ha seguido de buena fe durante décadas. El problema es que esta buena fe no sólo no fue correspondida por Armenia, sino que se instrumentalizó y se abusó de ella, más recientemente en los últimos años. Ereván simplemente creía que podía estancarse indefinidamente, mientras se afianzaba su ocupación. Todas las apariencias de que se acercaba un avance resultaron ser ilusorias o engañosas. Y en lugar de dejar que los perros durmieran, por así decirlo, Armenia continuó provocando y violando el alto el fuego. Ejemplo: hace menos de dos años el ministro de defensa de Armenia incluso llegó a pedir al país que se preparara para una "nueva guerra por nuevos territorios".

Así que el agresor siguió presionando a la parte agraviada y los mediadores no hicieron nada en respuesta. Y Azerbaiyán consideró que la situación ya no era sostenible. Francamente, en este momento, Armenia no tiene una pierna en la que apoyarse, ni una causa justa para quejarse.

Ahora, parece que la guerra producirá ganancias para Azerbaiyán y pérdidas para Armenia. La cuestión es si esto ocurrirá principalmente en el campo de batalla o en la mesa de negociaciones. Si ocurre principalmente en la batalla, Armenia casi seguro que perderá más en todos los sentidos.

Dicho esto, no creo que los dirigentes de Azerbaiyán quieran derrotar totalmente a Armenia en combate; más bien, Bakú preferiría que sus ganancias en la guerra se tradujeran en la reanudación de las negociaciones sobre las condiciones de la retirada militar de Armenia de Alto-Karabaj y las siete regiones circundantes. Y creo que Azerbaiyán será muy generoso en los términos que propone, sin duda más generoso que si Armenia sigue negándose a negociar su retirada militar.

Si la liberación de las tierras de Azerbaiyán actualmente ocupadas se logra exclusiva o principalmente mediante la fuerza de las armas, entonces Armenia no tendrá forma de extraer concesiones. Es difícil ver por qué esto redunda en interés estratégico de Ereván o de los armenios de Alto-Karabaj y de las demás tierras ocupadas, tanto si los civiles han vivido allí durante generaciones como si forman parte de la nueva población de colonos.

¿Pero qué pasa si Azerbaiyán pierde la guerra? Eso parece bastante improbable, dadas las circunstancias actuales. No tengo pruebas de ello, pero creo que Turquía ha dejado claro en privado que no permitirá que se desarrolle ese escenario si se llega a la situación límite, si, por ejemplo, Azerbaiyán sufre importantes reveses militares o si se bombardean los oleoductos y gasoductos que suministran petróleo y gas a Turquía y a la UE. Puede que a algunos no les guste esto, pero es lo que es. Este apoyo turco es la clave para comprender el momento estratégico del contraataque de Azerbaiyán. Turquía comparte una larga frontera con Armenia, y el ejército turco es formidable, y Azerbaiyán ha reforzado su capacidad militar en su exclave de Nakhchiván, que es territorialmente contiguo a Turquía. No hay ninguna posibilidad de que Armenia pueda sostener una guerra en dos frentes.

Así pues, Ereván ha exagerado su mano -el apoyo militar, ya sea de Moscú, Teherán o cualquier otro lugar, no está en las cartas para Armenia. El curso de acción más prudente, en este momento, es que Ereván reduzca sus pérdidas militares y vuelva a la mesa de negociaciones. Aunque es probable que algunos en Azerbaiyán estén a favor de una solución militar amplia, creo que Bakú preferiría, en igualdad de condiciones, completar la liberación de las tierras ocupadas de manera ordenada en la mesa de negociaciones.

© Al usar el material de este sitio,hay que apuntar el hiperenlace.
Si se ha cometido un error en el texto, marque y envíenos pulsando ctrl + enter

CONTACTOS CON AUTOR

Rellene,por favor, los huecos marcados *.

Por favor, incluya las letras mostradas arriba.
No importa si las letras son mayúsculas o minúsculas.