MUNDO


Trabajadores de la salud en Francia pueden perder sus trabajos si no se vacunan contra el COVID-19

Bakú, 24 de julio, AZERTAC

Los trabajadores de la salud no vacunados en Francia pueden perder sus trabajos y salarios si no reciben la vacuna a mediados de septiembre, según las disposiciones de un proyecto de ley aprobado por la Cámara Baja del parlamento, informa AZERTAC alegándose a Agencia Anadolu.

Después de horas de acalorados debates, la Asamblea Nacional adoptó en la madrugada del viernes el proyecto de ley relativo al manejo de la crisis de salud, que incluye disposiciones sobre vacunación obligatoria para el personal de salud, aislamiento obligatorio para pacientes con COVID-19 positivos y extensión de las restricciones de pases de salud.

El proyecto de ley presentado por el Gobierno para combatir los efectos de la pandemia, ante la creciente circulación de la variante Delta, fue aprobado con 117 votos a favor y 86 en contra.

El proyecto, que comprende anuncios sobre nuevas medidas de salud y restricciones hechas por el presidente Emmanuel Macron desde el 12 de julio, ha sido presentado en el Parlamento para la aprobación de los representantes electos antes de que se aplique. Medidas como el pase de salud que obliga a las personas a presentar prueba de vacunación o resultados recientes de prueba COVID-19 negativa para el ingreso en lugares culturales y públicos con gran concurrencia han entrado en vigencia a partir de este miércoles.

El proyecto de ley extiende principalmente el régimen de gestión de crisis de salud hasta el 31 de diciembre.

En Francia, un número significativo de trabajadores de la salud se ha negado a vacunarse. El proyecto impone sanciones por incumplimiento, incluida la suspensión del servicio o el impago del salario. A las autoridades les preocupa que con la variante Delta altamente contagiosa, las personas mayores y la población médicamente frágil puedan enfrentar riesgos de trabajadores no vacunados.

También habrá aislamiento obligatorio de 10 días para las personas que dieron positivo por COVID-19 y serán sometidas a monitoreo.

La imposición del pase de salud entrará en vigencia a partir del 30 de agosto para grandes almacenes, centros comerciales, ferias, seminarios, actividades de catering como restaurantes y cafés, actividades de transporte público de larga distancia al público y empleados de estos establecimientos y servicios. Y en el caso de los menores, se implementará para los mayores de 12 años a partir del 30 de septiembre.

Los propietarios, operadores y profesionales de estos establecimientos y servicios serán los encargados de comprobar la implantación del pase sanitario. Los infractores reincidentes de las reglas en más de tres ocasiones en un período de 30 días serán sujetos a sanciones de EUR 9.000 y hasta un año de prisión.

El ministro de Salud, Olivier Veran, citó un último estudio que habla sobre el aumento del contagio de la carga viral, por lo que uno puede infectarse incluso en la terraza al aire libre de un café. “Sin el pase de salud corremos el riesgo de cerrar las terrazas”, dijo.

© Al usar el material de este sitio,hay que apuntar el hiperenlace.
Si se ha cometido un error en el texto, marque y envíenos pulsando ctrl + enter

CONTACTOS CON AUTOR

Rellene,por favor, los huecos marcados *.

Por favor, incluya las letras mostradas arriba.
No importa si las letras son mayúsculas o minúsculas.