MUNDO


UNICEF y la OMS advierten de la posibilidad de que se produzcan mayores brotes de sarampión al aumentar los casos

Bakú, 28 de abril, AZERTAC

Los casos de sarampión se dispararon en todo el mundo en los dos primeros meses de 2022, lo que hace temer que se produzcan brotes aún mayores, advirtieron el miércoles el Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (UNICEF) y la Organización Mundial de la Salud (OMS).

En enero y febrero de 2022 se registraron casi 17.338 casos de sarampión en todo el mundo, frente a los 9.665 de los dos primeros meses de 2021. Como el sarampión es muy contagioso, los casos tienden a aparecer rápidamente cuando los niveles de vacunación disminuyen, declaró UNICEF en un comunicado de prensa.

Hasta abril de 2022, las dos agencias informaron de 21 brotes de sarampión grandes y perturbadores en todo el mundo en los últimos 12 meses. La mayoría de los casos de sarampión se registraron en África y en la región del Mediterráneo oriental. Es probable que las cifras sean más elevadas, ya que la pandemia de COVID-19 ha perturbado los sistemas de vigilancia en todo el mundo, con lo que es posible que no se notifiquen todos los casos.

Los países con los mayores brotes de sarampión en los últimos 12 meses son Somalia, Yemen, Nigeria, Afganistán y Etiopía. La cobertura insuficiente de la vacuna contra el sarampión es la principal razón de los brotes, dondequiera que se produzcan, destacó el UNICEF.

Una cobertura igual o superior al 95% con dos dosis de la vacuna segura y eficaz contra el sarampión puede proteger a los niños contra esta enfermedad. Sin embargo, las interrupciones relacionadas con la pandemia COVID-19 han retrasado la introducción de la segunda dosis de la vacuna contra el sarampión en muchos países.

El riesgo de que se produzcan grandes brotes ha aumentado a medida que las comunidades relajan las prácticas de distanciamiento social y otras medidas preventivas de COVID-19. Además, con el desplazamiento de millones de personas a causa de los conflictos y las crisis, las interrupciones en los servicios de inmunización rutinarios y de vacunación contra el COVID-19, la falta de agua potable y saneamiento y el hacinamiento aumentan el riesgo de que se produzcan brotes de enfermedades prevenibles por vacunación, advirtió UNICEF, reporta AZERTAC según Xinhua.

Además de su efecto directo en el organismo, que puede ser letal, el virus del sarampión también debilita el sistema inmunológico y hace que el niño sea más vulnerable a otras enfermedades infecciosas como la neumonía y la diarrea, señaló.

"El sarampión es más que una enfermedad peligrosa y potencialmente mortal. También es un primer indicio de que existen lagunas en nuestra cobertura mundial de inmunización, lagunas que los niños vulnerables no pueden permitirse", señaló la directora ejecutiva de UNICEF, Catherine Russell. "Es alentador que la gente de muchas comunidades empiece a sentirse lo suficientemente protegida de la COVID-19 como para volver a realizar más actividades sociales. Pero hacerlo en lugares donde los niños no están recibiendo la vacunación rutinaria crea la tormenta perfecta para la propagación de una enfermedad como el sarampión."

En 2020, 23 millones de niños no recibieron las vacunas infantiles básicas a través de los servicios de salud de rutina, la cifra más alta desde 2009 y 3,7 millones más que en 2019, afirmó UNICEF.

Hasta el 1 de abril de este año, 57 campañas contra enfermedades prevenibles por vacunación en 43 países que estaban programadas desde el inicio de la pandemia seguían en suspenso, lo que afecta a 203 millones de personas, la mayoría de ellas niños. De ellas, 19 son campañas contra el sarampión, lo que pone a 73 millones de niños en riesgo de contraer esta enfermedad debido a la falta de vacunación, según el informe.

 

© Al usar el material de este sitio,hay que apuntar el hiperenlace.
Si se ha cometido un error en el texto, marque y envíenos pulsando ctrl + enter

CONTACTOS CON AUTOR

Rellene,por favor, los huecos marcados *.

Por favor, incluya las letras mostradas arriba.
No importa si las letras son mayúsculas o minúsculas.