CULTURA


Un descubrimiento tras otro, pasado egipcio asombra al mundo

Bakú, 23 de septiembre, AZERTAC

Tras siglos de búsquedas protagonizadas por anónimos saqueadores de tumbas y reconocidos arqueólogos, cada pieza arrebatada hoy al desierto corrobora la inmensidad de la cultura egipcia, cuyas joyas del pasado siguen asombrando al mundo, reporta AZERTAC refiriéndose a Prensa Latina.

Los hallazgos de estatuas de diversos tamaños, sarcófagos, monedas, momias y amuletos, que resultan casi inverosímiles para algunos, demuestran que sus montañas de arena son un vasto yacimiento arqueológico, el cual a ratos parece inagotable. Además de los espectaculares descubrimientos en el Valle de los Reyes, perteneciente a la actual localidad de Luxor, donde perduran las tumbas de numerosos faraones y sus reinas, la antiquísima necrópolis de Saqqara –ligada a la primera capital del país llamada Memphis- devino sitio de excavación permanente, por lo promisorio de ese escenario.

En las proximidades de la pirámide escalonada, pionera y prototipo de las de Giza, los expertos escrutan varios pozos de los que lograron recuperar casi una treintena de ataúdes de dos mil 500 años, muchos con sus colores originales.

Pero a sólo días de tal anuncio, que es apenas el comienzo de una larga investigación, una misión dirigida también por el Secretario General del Consejo Supremo de Antigüedades, Mostafa Waziri, encontró otro cofre funerario de piedra caliza en Minya, al sur de El Cairo.

Conocido por sus abundantes rastros de tiempos pretéritos, en tal enclave aparecieron varias estatuillas de Ushabti, que de acuerdo con las creencias de los antepasados eran una suerte de servidores, quienes debían acompañar a los difuntos para facilitar su otra vida en el más allá.

Este último foso posee una profundidad de cinco metros y el féretro extraído de su interior fue creado para resguardar el cadáver de un miembro de la dinastía XXVI (664 a 525 a.n.e), que ocupaba el cargo de supervisor de tronos, puntualizó Waziri en su perfil de Facebook.

El incansable estudioso, que lidera expediciones en diferentes regiones de la populosa nación árabe bañada por el Nilo, adelanta detalles de cada descubrimiento en esa red social en la cual tiene millares de seguidores.

Dentro de los predios de la gobernación de Minya, donde reinó Akhenaton junto a Nefertiti en la polémica ciudad de Amarna, yacen abundantes vestigios faraónicos, así como ptolemaicos y romanos, aseguró.

A comienzos de año, los arqueólogos egipcios anunciaron el hallazgo en ese paraje de un cementerio humano del período tardío, que comenzó en el siglo VII a.n.e.

No se trata de sepulcros de faraones o reinas, desenterramos 35 tumbas pertenecientes a familias las cuales habitaron el lugar milenios atrás y entre cuyos personajes más ilustres sobresalen un sacerdote, un supervisor y el tesorero real, comentó entonces a Prensa Latina el Secretario General de Consejo Supremo de Antigüedades.

De manera accidental al restaurar carreteras o hurgar dentro de viviendas, cementerios y vetustos templos, asoman estelas de épocas lejanas, piezas de un gran rompecabezas, una historia tejida con hilos difuminados por tormentas de arena.

 

© Al usar el material de este sitio,hay que apuntar el hiperenlace.
Si se ha cometido un error en el texto, marque y envíenos pulsando ctrl + enter

CONTACTOS CON AUTOR

Rellene,por favor, los huecos marcados *.

Por favor, incluya las letras mostradas arriba.
No importa si las letras son mayúsculas o minúsculas.