POLÍTICA


Un diplomático azerbaiyano critica al embajador armenio a través de un portal serbio

Bakú, 25 de abril, AZERTAC

El influyente portal serbio Danas ha publicado un artículo de Elnur Guliyev, encargado de negocios de la República de Azerbaiyán en la República de Serbia, "Armenia debe abandonar la propaganda de Goebbels" (véase: https://www.danas.rs/svet/jermenija-treba-da-se-odrekne-gebelsove-propagande/).

AZERTAC informa de que el artículo dice que la República de Azerbaiyán está plenamente comprometida con los compromisos expuestos en la Declaración del 10 de noviembre de 2020. Bakú está tomando las medidas oportunas para cumplir plenamente estos compromisos. El diplomático señaló que la parte azerbaiyana ha mostrado especial sensibilidad en el canje de prisioneros de guerra, devolviendo un total de 71 ciudadanos armenios, 43 militares y 28 civiles capturados durante los 44 días de guerra, de acuerdo con el párrafo 8 de la Declaración tripartita del 10 de noviembre.

En cuanto a las "62 personas" planteadas artificialmente por la parte armenia, el autor recuerda que se trata de un grupo terrorista subversivo enviado por Armenia a Azerbaiyán después de la firma de la declaración trilateral, concretamente el 26 de noviembre, y capturado como resultado de la operación antiterrorista llevada a cabo por las fuerzas armadas azerbaiyanas. En ningún caso pueden considerarse prisioneros de guerra, concluye Guliyev.

El gobierno armenio intenta confundir el contexto de la detención. Las personas enviadas por Armenia para realizar actividades provocadoras y terroristas y detenidas en Azerbaiyán tras la firma de la Declaración Tripartita no son ni pueden ser consideradas prisioneros de guerra según el derecho internacional humanitario. Los detenidos son responsables en virtud del Código Penal de la República de Azerbaiyán. Cabe señalar que se les trata de acuerdo con el derecho internacional. "Reiteramos que Azerbaiyán ha devuelto a todos los detenidos que fueron clasificados como prisioneros de guerra", subrayó el diplomático.

Como resultado de los actos terroristas cometidos por el grupo detenido, murieron 4 militares azerbaiyanos y un civil resultó gravemente herido. El asunto está siendo investigado por los organismos competentes de la República de Azerbaiyán. Una carta pertinente enviada por el ministro de Asuntos Exteriores de Azerbaiyán, Jeyhun Bayramov, al secretario general de la ONU, António Guterres, y distribuida como documento de la Asamblea General y el Consejo de Seguridad de la ONU, contenía información detallada sobre la cuestión.

Guliyev también recordó que la parte azerbaiyana, adhiriéndose a las disposiciones de la declaración, crea las condiciones necesarias para la búsqueda de los cuerpos de los soldados armenios en los territorios liberados y, junto con el Comité Internacional de la Cruz Roja y las fuerzas de paz rusas, ayuda a la parte armenia. Hasta la fecha, 1274 cuerpos encontrados en los territorios liberados de la República de Azerbaiyán han sido entregados al bando contrario.

En el contexto de todos estos acontecimientos, la discusión sobre el intercambio de prisioneros de guerra y el hecho de que no se discuta a nivel internacional la negativa de Armenia a proporcionar un mapa de los campos de minas en nuestros territorios liberados, en violación del derecho internacional humanitario, es una prueba del doble rasero.

Desde el final de las hostilidades, un total de 18 personas, entre ellas 12 civiles y 6 militares, han resultado heridas como consecuencia de las minas plantadas masivamente por los armenios en los territorios liberados, 62 militares y 9 civiles.

Estos hechos muestran claramente que la parte azerbaiyana está comprometida con las obligaciones de la declaración del 10 de noviembre y está interesada en la paz en la región, mientras que Armenia, por el contrario, viola las obligaciones de la declaración y aumenta la tensión en la región.

En cuanto a la declaración del embajador armenio en Serbia sobre la supuesta destrucción deliberada por parte de Azerbaiyán del patrimonio cultural armenio en todos los territorios, se ha señalado a la atención de la comunidad internacional que Armenia ha estado destruyendo sistemáticamente todos los monumentos arquitectónicos, culturales e históricos de Azerbaiyán, que son el patrimonio de nuestro pueblo a lo largo de su historia.

Las casas destruidas en los territorios de Azerbaiyán que fueron liberados durante la Guerra Patria son las pruebas evidentes del vandalismo armenio. Aghdam - una ciudad fantasma, una Hiroshima azerbaiyana, Fuzuli - una ciudad en la que los soldados azerbaiyanos no pudieron encontrar ni un solo edificio entero para plantar la bandera nacional, Jabrayil y Gubadli arrasados, aldeas azerbaiyanas que desaparecieron. La lista de penas podría ser interminable.

Los armenios tratan de destruir deliberadamente cualquier mención o prueba de los azerbaiyanos. La destrucción y los daños intencionados causados a los monumentos históricos y culturales por los ocupantes armenios contravienen la Convención de La Haya de 1954 para la Protección de los Bienes Culturales en caso de Conflicto Armado, la Convención Europea de 1992 sobre la Protección del Patrimonio Arqueológico y la Convención de la UNESCO de 1972 sobre la Protección del Patrimonio Mundial Cultural y Natural.

En cuanto a las alegaciones de Human Rights Watch sobre los prisioneros de guerra, Azerbaiyán se compromete a cumplir las normas internacionales, incluido el derecho internacional humanitario y de los derechos humanos. Bakú rechaza las alegaciones de Human Rights Watch de que el trato a los prisioneros de guerra en Azerbaiyán viola los Convenios de Ginebra de 1949. Todos los prisioneros de guerra y civiles armenios retenidos en Azerbaiyán han sido tratados de acuerdo con los requisitos de las Convenciones de Ginebra. No fueron sometidos a torturas, humillaciones o tratos crueles, se les proporcionó la asistencia médica necesaria y cada uno de ellos fue sometido a un examen médico durante la detención. Su examen no reveló ninguna lesión (excepto las producidas en el curso de las operaciones de combate). Además, los representantes de la Oficina de la Defensora del Pueblo de Azerbaiyán visitaron periódicamente a los prisioneros de guerra y a los civiles y se familiarizaron con sus condiciones de detención.

El gobierno de Azerbaiyán insta a HRW a que preste atención a los casos de maltrato de prisioneros de guerra y detenidos civiles azerbaiyanos, así como a los miles de azerbaiyanos desaparecidos por Armenia. Como resultado de la Primera Guerra de Karabaj, desaparecieron 3.890 azerbaiyanos, cuyo destino aún se desconoce. Entre ellos, 3.171 militares y 719 civiles (incluidos 71 niños, 267 mujeres y 326 ancianos) están desaparecidos. Según los testimonios de 1.480 ex prisioneros de guerra azerbaiyanos, fueron torturados, maltratados y recluidos en condiciones degradantes, en flagrante violación del derecho internacional humanitario, incluidos los Convenios de Ginebra de 1949. Se abrieron causas penales contra 35 personas acusadas de torturar y torturar a presos y detenidos azerbaiyanos, y sus nombres se presentaron a Interpol.

Hay abundantes pruebas, incluidas imágenes de vídeo que circulan ampliamente en las redes sociales, de los malos tratos infligidos a los detenidos azerbaiyanos por las fuerzas armadas armenias durante las recientes operaciones militares.

Todos los detenidos y civiles retenidos anteriormente en Armenia y luego devueltos a Azerbaiyán se sometieron a un examen médico forense y fueron entrevistados sobre las condiciones de detención. Informes de expertos, declaraciones personales y otros materiales confirmaron que la gran mayoría de los detenidos habían sido torturados físicamente y tratados de forma inhumana.

A diferencia de Azerbaiyán, el gobierno de Armenia se negó a investigar estos casos.

En cuanto al comentario infundado del embajador sobre el conflicto incompleto y el estatus de la región de Nagorno-Karabaj de Azerbaiyán, Guliyev recordó a los funcionarios armenios que Ilham Aliev, el presidente de Azerbaiyán había enviado la cuestión del estatus al basurero de la historia. La guerra terminó con la victoria de Azerbaiyán. ¡Karabaj es Azerbaiyán!

La República de Azerbaiyán ha puesto fin a la ocupación militar de décadas por parte de Armenia de una parte del territorio soberano de Azerbaiyán reconocido internacionalmente, garantizando la aplicación de las conocidas resoluciones del Consejo de Seguridad de la ONU de 1993 y la declaración trilateral del 10 de noviembre de 2020 en la región ha formado un nuevo formato de seguridad.

Sobre la cuestión del Genocidio del pueblo azerbaiyano en 1918-1920, el diplomático dijo que, en contraste con el mito de la "Gran Armenia", los científicos azerbaiyanos habían estudiado cuidadosamente la historia basándose en realidades históricas y hechos generalmente aceptados.

Decenas de miles de representantes pacíficos y desarmados de la población turco-musulmana -turcos azerbaiyanos, lezgins, tártaros, representantes de otras nacionalidades, sin importar el sexo y la edad, incluyendo niños, mujeres, ancianos- fueron exterminados sin piedad sólo por su etnia. El genocidio de azerbaiyanos se llevó a cabo por orden directa de Stepan Shaumyan, jefe del Consejo de Bakú y comisario extraordinario para el Cáucaso, que actuó así como principal organizador de este terrible crimen.

Documentos de archivo recién descubiertos demuestran que Stepan Shaumyan, presentado durante mucho tiempo por la ciencia histórica soviética como un "internacionalista bolchevique consecuente", era en realidad miembro de la mayor y más radical organización terrorista armenia: el partido Dashnaktsutyun. Fue miembro del Comité de Bakú del partido.

Así, aunque oficialmente se posicionaba como bolchevique, Stepan Shaumyan era de hecho una de las figuras principales del partido Dashnaktsutyun. El documento de archivo también afirma que, en 1910, fue muy activo a la hora de facilitar el empleo de los miembros del partido Dashnak en Bakú. El propio Shaumyan admitió abiertamente la aniquilación de los azerbaiyanos en marzo-abril de 1918.

La investigación realizada demuestra que los dirigentes del Consejo de Bakú también mantuvieron estrechos vínculos con las unidades de bandidos armenios que cometían el genocidio de azerbaiyanos en las regiones occidentales del norte de Azerbaiyán. En particular, con Andranik, a quien Stepan Shaumyan llamó "héroe del pueblo".

Todo Karabaj, incluyendo Nagorno-Karabaj, es una tierra nativa de Azerbaiyán. Los azerbaiyanos siempre han vivido y vivirán en esta tierra. "Ustedes, armenios, que erigieron un monumento en 1978 en Nagorno Karabaj para conmemorar el 150 aniversario del traslado de los armenios a Azerbaiyán, luego ustedes mismos destruyeron este monumento y no es difícil adivinar por qué. ¿Y qué valor tiene su ataque a Turquía? Al fin y al cabo, más de 100 mil armenios viven seguros en Turquía, y sólo en Estambul tienen escuelas, iglesias y periódicos. Además, Turquía acoge regularmente a entre 200 y 300 mil trabajadores invitados procedentes de Armenia, que no se ganan la vida en su país de origen, sino en un país supuestamente hostil", dijo el autor.

Por lo tanto, la "historia" armenia basada en la mentira y la hipocresía es un absoluto disparate. Los políticos armenios harían mejor en rechazar la propaganda goebbeliana de la mentira en beneficio de su propio pueblo. Cuando algunas fuerzas revanchistas levantan hoy la cabeza en Armenia, deben saber que, si es necesario, los azerbaiyanos tomarán las medidas adecuadas en cualquier momento. El autor termina el artículo con las palabras del presidente de Azerbaiyán, Ilham Aliyev: "No podemos permitir que el fascismo armenio vuelva a levantar la cabeza. No podemos permitir que Armenia vuelva a llevar a su ejército a un estado tal que suponga una amenaza para nosotros. Todo el mundo debe saberlo, tanto Armenia como sus patrocinadores, porque es una defensa nacional, una cuestión de seguridad nacional. Paralelamente, estamos dispuestos a cooperar, aunque Armenia haya cometido un genocidio de Estado contra los azerbaiyanos. A pesar de que todos nuestros monumentos históricos y religiosos han sido destruidos, tenemos que mirar al futuro”.

© Al usar el material de este sitio,hay que apuntar el hiperenlace.
Si se ha cometido un error en el texto, marque y envíenos pulsando ctrl + enter

CONTACTOS CON AUTOR

Rellene,por favor, los huecos marcados *.

Por favor, incluya las letras mostradas arriba.
No importa si las letras son mayúsculas o minúsculas.