HISTORIA SANGRIENTA


Un fotógrafo de renombre mundial habla de las fotos tomadas en Bakú en la tragedia del 20 de enero

AZERTAC es una agencia altamente profesional, reconocida internacionalmente por su importante labor

Bakú, 20 de enero, AZERTAC

En una entrevista con AZERTAC, el mundialmente conocido fotógrafo de origen azerbaiyano Reza Deghati compartió sus recuerdos de las fotos que tomó en Bakú en los trágicos días del 20 de enero.

Recordando que estaba en París el 20 de enero de 1990, el mundialmente conocido fotógrafo Reza Deghati dijo: "Alrededor de las cinco de la tarde recibí una llamada de Ramiz Abutalybov, recientemente fallecido y que entonces trabajaba en la UNESCO, diciendo que había ocurrido una gran tragedia en Bakú y que quería reunirse conmigo para hablar de ello. Fui inmediatamente. Ramiz dijo que el ejército soviético había masacrado Bakú, cientos de personas habían sido asesinadas y heridas. Tenemos poca información, a los periodistas no se les permite entrar en Bakú. Al oír esto, decidí ir a Bakú. Durante el régimen soviético, se concedían visados a los periodistas extranjeros en Moscú. Así que tuve que ir allí. En la noche del 21 de enero ya estaba en Moscú. Allí me dijeron que todas las carreteras estaban bloqueadas, que era imposible ir a Bakú. Aparte de mí, había otros periodistas en Moscú que querían ir a Bakú. La representación de Azerbaiyán en Moscú me dijo que podían ayudarnos. Sólo se puede llegar a Bakú en tren. El tren llegó de Moscú a Bakú en 48 horas. Al no tener otra opción, mis amigos y yo tomamos el tren. Estaba escondido cuando el tren estaba siendo revisado. Cuando llegamos a Bakú, vimos que todo el mundo estaba siendo controlado en la estación. Nuestros amigos, que habían venido conmigo desde Moscú, nos sacaron a escondidas de la estación.

Estuve tres días en Bakú. Primero fuimos a la morgue. Tomamos en secreto una lista de los muertos. Luego fuimos a los hospitales donde estaban los heridos. Los soldados soviéticos controlaban a los visitantes del hospital; no se permitía la entrada a nadie. Pudimos entrar con la ayuda de nuestros amigos de Azerbaiyán. Yo estaba haciendo fotos y mi amigo Ahmed, de Turquía, estaba filmando con una pequeña cámara.

Luego fuimos al Calllejón de Mártires. Miles de personas se reunieron allí. Los que murieron en la tragedia fueron enterrados allí. Tras el rodaje, conseguimos con gran dificultad comprar un billete para el vuelo Bakú-Moscú. Pasamos la noche en Moscú y al día siguiente partimos hacia París. Cuando llegamos allí vimos que nadie en Europa conocía los sangrientos acontecimientos de Bakú. Así que enviamos las fotos que tomé a través de una agencia en Francia a los canales de televisión. 18 canales de televisión mostraron las fotos y difundieron información al respecto. Entonces me enteré de que en ese momento dos periodistas llegaron a Bakú desde Francia para filmar la tragedia del 20 de enero. Así que se presionó a los organismos de seguridad de Azerbaiyán. Qué le vamos a hacer, esa es la profesión de un periodista. Unos años más tarde, cuando tuvo lugar la tragedia de Joyalí, también vine a Bakú y tomé fotografías.

El fotógrafo de renombre mundial también habló de su cooperación con AZERTAGC "Cuando empecé a cooperar con AZERTAC, tenía un amigo fotógrafo llamado Ogtay, que trabajaba allí. Nos reuníamos a menudo con él, intercambiábamos opiniones. Muchas de mis fotografías y entrevistas se publican en AZERTAC. Siempre me apoyan. Puedo decir que AZERTAC es una agencia muy profesional, reconocida en todo el mundo y que realiza una importante labor".

 

 

© Al usar el material de este sitio,hay que apuntar el hiperenlace.
Si se ha cometido un error en el texto, marque y envíenos pulsando ctrl + enter

CONTACTOS CON AUTOR

Rellene,por favor, los huecos marcados *.

Por favor, incluya las letras mostradas arriba.
No importa si las letras son mayúsculas o minúsculas.