POLÍTICA


 La carta del embajador de Azerbaiyán ante ONU al secretario general del ente ante las implacables reclamaciones de Armenia

Washington, 15 de febrero, AZERTAC

Como es sabido, tras la liberación de la cuna de la cultura azerbaiyana en noviembre de 2020, continúa la reconstrucción intensiva de las infraestructuras y la restauración de los monumentos culturales de Shusha. Y el 5 de enero de este año, el presidente Ilham Aliyev declaró 2022 como el Año de Shusha. El restablecimiento de la justicia en la región de Karabaj de Azerbaiyán preocupa a nuestros vecinos, y los políticos armenios, los diplomáticos y los miembros agresivos de la diáspora armenia se quejan sin cesar.

AZERTAC informa que, a la luz de las implacables reclamaciones de Ereván, se envió una carta del representante permanente de la República de Azerbaiyán ante la ONU, Yashar Aliyev al secretario general de la ONU sobre la política destructiva y los treinta años de agresión armenia contra Azerbaiyán, la destrucción del patrimonio cultural azerbaiyano en Shusha, otras ciudades de la región de Karabaj de Azerbaiyán y en la propia Armenia, y los hechos históricos y legales que reflejan la realidad.

La carta dice que lo primero que las autoridades y los representantes de Armenia deben recordar siempre antes de compartir falsificaciones e insinuaciones es el trágico destino de la población azerbaiyana y su patrimonio histórico y cultural en la propia Armenia. Como es sabido, antes del establecimiento del dominio soviético en la región en la década de 1920, el kanato azerbaiyano de Iravan, en el territorio de la actual Armenia, estaba poblado por más de medio millón de azerbaiyanos. Desde entonces, han sido desplazados metódicamente de sus tierras ancestrales. Finalmente, a finales de la década de 1980, la población azerbaiyana restante, de más de 200.000 personas, fue brutalmente expulsada de Armenia y su patrimonio histórico y cultural fue sometido a una destrucción constante y deliberada. Los monumentos, edificios y lugares religiosos que sobrevivieron hasta finales de la década de 1980 fueron entonces destruidos o sometidos a la llamada "reconstrucción" para cambiar su identidad azerbaiyana, escribe el diplomático. Todos los lugares históricos de Azerbaiyán han sido rebautizados en toda Armenia y los cementerios azerbaiyanos del país han sido destruidos y profanados. El hecho de que estas acciones fueran una clara manifestación de políticas y prácticas violentas y racistas a nivel estatal queda demostrado por acciones deliberadas similares llevadas a cabo por Armenia contra territorios azerbaiyanos durante un periodo de casi 30 años de ocupación.

En la carta se afirma además que, tras la expulsión de todos los azerbaiyanos de su territorio a principios de la década de 1990, Armenia lanzó una guerra agresiva contra Azerbaiyán y se apoderó -por la fuerza y en violación del derecho internacional- de los territorios soberanos de Azerbaiyán, a saber: la antigua región autónoma de Nagorno-Karabaj, siete distritos circundantes, incluidos los distritos de Aghdam, Fuzuli, Gubadli, Kalbajar, Lachin, Jabrail y Zangilan, Siete pueblos del distrito de Gazakh (Baganis Ayrim, Heyrimli, Ashagi Askipara, Barkhudarli, Sofulu, Gizilhajili y Yukhari Askipara, así como el pueblo de Kerki en la República Autónoma de Najchiván.

Entre los distritos ocupados en la región de Karabaj de Azerbaiyán se encontraba la ciudad de Shusha, centro histórico y cultural de Azerbaiyán, donde los azerbaiyanos representaban el 98% de la población antes de la guerra.

La carta ofrece amplia información sobre la historia de la capital cultural de Azerbaiyán, fundada en 1752 por Panahali Khan, los lugares emblemáticos de la ciudad y sus nativos destacados.

El diplomático azerbaiyano señala que Shusha fue declarada Museo-Reserva Estatal Histórico-Arquitectónica de la RSS de Azerbaiyán en 1977. La toma de Shusha por parte de las fuerzas armenias en mayo de 1992 condujo a una limpieza étnica de la ciudad y los pueblos circundantes, que tuvo como objetivo a 24.000 azerbaiyanos: 195 civiles murieron, 165 resultaron heridos y 58 desaparecieron, mientras que la ciudad fue saqueada e incendiada. La toma de la ciudad hizo que el Consejo de Seguridad declarara que estaba profundamente preocupado por las "violaciones de los acuerdos de alto el fuego, que han provocado graves pérdidas de vidas y considerables daños materiales, así como sus consecuencias para los países de la región" y pidió a todas las partes implicadas "que adopten todas las medidas necesarias para poner fin a la violencia". Sin embargo, este documento y las posteriores declaraciones y resoluciones del Consejo de Seguridad fueron ignorados por Armenia, cuyas fuerzas armadas siguieron avanzando e invadiendo más territorio azerbaiyano, matando y expulsando a más civiles de sus tierras. Tras el alto el fuego de 1994, Armenia concentró todos sus esfuerzos en consolidar los resultados de la ocupación y colonizar los territorios invadidos.

Durante la guerra y los años de ocupación, la mayoría de los distritos, ciudades y pueblos ocupados de Azerbaiyán fueron arrasados. Como resultado de las acciones del agresor, se causaron daños considerables al patrimonio cultural azerbaiyano en estos territorios. Miles de objetos culturales, incluidos monumentos de importancia mundial y nacional, mezquitas, templos, mausoleos, museos, exposiciones, galerías de arte, monumentos arqueológicos y bibliotecas fueron saqueados y destruidos. Los lugares religiosos de Azerbaiyán también fueron profanados: se abusó de su simbolismo religioso al utilizarlos como establos y corrales de ganado; los lugares que sobrevivieron fueron saqueados. Además, unas 40.000 piezas de museo y muchos otros objetos culturales han sido robados y sacados de Azerbaiyán. Por ejemplo, 71 de las 160 valiosas alfombras robadas del Museo de Alfombras de Shusha fueron expuestas en el Museo Nacional-Instituto de Arquitectura Alexander Tamanyan de Iravan el 20 de febrero de 2021. Además, en el complejo del monasterio de Khudaveng, en la región azerbaiyana de Kalbajar, se retiró un fresco de la pared oriental de la iglesia de Arzu Khatun del complejo, así como cruces, campanas e iconos, que fueron exportados ilegalmente a Armenia. Armenia se niega a devolver estos y otros objetos del patrimonio cultural que fueron robados y exportados ilegalmente a Armenia.

La única explicación de las insensatas acciones destructivas de Armenia contra el patrimonio cultural azerbaiyano, que constituyen una flagrante violación del derecho internacional y equivalen a crímenes de guerra y de lesa humanidad, es el deseo de falsificar datos culturales, históricos y científicos, de apropiarse de objetos culturales, de eliminar todos los signos de las raíces culturales e históricas azerbaiyanas en los territorios ocupados y de cambiar para siempre la composición demográfica, la cultura y la identidad de estas tierras.

Y. Aliyev señala además que Azerbaiyán ha llamado repetidamente la atención de la comunidad internacional sobre las atrocidades cometidas contra su patrimonio histórico y cultural y ha pedido al secretario general, a la UNESCO y a otras organizaciones internacionales que tomen medidas urgentes para garantizar la protección de este patrimonio. En 1992, la delegación de Azerbaiyán en las Naciones Unidas instó al secretario general a utilizar toda su influencia y autoridad para detener la destrucción de Shusha, preservarla para las generaciones futuras y garantizar la retirada total e inmediata de las fuerzas armadas armenias que la ocupaban. Sin embargo, Armenia ha negado sistemáticamente a la UNESCO el acceso a los territorios ocupados de Azerbaiyán para realizar una misión de evaluación. Incluso ahora, tras el fin de la guerra, Armenia sigue politizando el papel de la UNESCO y otras organizaciones humanitarias e intenta interferir en sus mandatos y actividades, en clara violación del derecho internacional.

En respuesta a los nuevos actos de agresión de Armenia, Azerbaiyán lanzó una contraofensiva el 27 de septiembre de 2020 y puso fin a la ocupación de sus territorios. La liberación de la ciudad de Shusha por el ejército azerbaiyano el 8 de noviembre de 2020 allanó el camino para el fin del conflicto armado de treinta años. Tras el fin de la guerra, el primer ministro armenio Nikol Pashinian admitió que Shusha había sido destruida y devastada durante la ocupación porque nunca había sido una ciudad armenia. Sus siguientes palabras, pronunciadas en respuesta a las acusaciones de traición de la oposición política, no requieren más comentarios: "Dicen que 'vendieron Shusha'... ¿Quién vendió Shusha? Si vendieron Shusha, fue porque en los últimos 30 años, Shusha era una ciudad miserable y sin color. ¿Necesitamos a Shusha? Y si lo necesitabamos ¿por qué estaba en ese estado?"

Inmediatamente después del final de la guerra, Azerbaiyán dio prioridad a la restauración y reparación de las instalaciones en los territorios liberados, incluida la restauración de todos los objetos históricos y culturales destruidos y dañados durante el conflicto y la ocupación sin excepción. Actualmente se están llevando a cabo amplios trabajos en los territorios liberados con la participación de especialistas y arquitectos experimentados. A este respecto, es pertinente recordar que en su sentencia sobre las medidas provisionales en virtud de la Convención Internacional sobre la Eliminación de todas las Formas de Discriminación Racial, la Corte Internacional de Justicia, entre otras cosas, rechazó la solicitud de Armenia de impedir y prohibir la "reconstrucción" del "patrimonio", esencialmente destinada a poner fin a todas las obras de restauración realizadas por Azerbaiyán en los monumentos situados en los territorios liberados.

Shusha está volviendo a la vida. En poco tiempo se han restaurado varios lugares históricos y culturales, y el año pasado la ciudad acogió el festival de música Khari Bulbul y los Días de Poesía Vagif. El 7 de mayo de 2021, el presidente Ilham Aliyev firmó un decreto que proclamaba a Shusha como capital cultural de Azerbaiyán. El 31 de mayo de 2021 se aprobó la ley de la República de Azerbaiyán "Sobre la capital cultural de Azerbaiyán - la ciudad de Shusha". Estos documentos se adoptaron para definir otras medidas legales y organizativas para la restauración, protección, estudio, desarrollo y popularización de la ciudad. Este año Azerbaiyán celebrará el doscientos setenta aniversario de la fundación de Shusha. Con motivo de esta fecha tan significativa en la historia de Azerbaiyán, el 5 de enero de 2022 el presidente Aliyev declaró el año 2022 como el Año de Shusha.

Al final de la carta, Y. Aliyev escribe que la declaración del presidente Ilham Aliyev realizada el día de la liberación de Shusha, que cita, refleja elocuentemente la importancia que sigue teniendo la ciudad y su patrimonio histórico y cultural para el pueblo azerbaiyano: "¡Estás libre, querida Shusha! ¡Hemos vuelto, querida Shusha! ¡Te reviviremos, querida Shusha! ¡Shusha es nuestra! ¡Karabaj es nuestro! Karabaj es Azerbaiyán".

 

© Al usar el material de este sitio,hay que apuntar el hiperenlace.
Si se ha cometido un error en el texto, marque y envíenos pulsando ctrl + enter

CONTACTOS CON AUTOR

Rellene,por favor, los huecos marcados *.

Por favor, incluya las letras mostradas arriba.
No importa si las letras son mayúsculas o minúsculas.