POLÍTICA


"National Geographic" publicó un reportaje fotográfico sobre la situación en los territorios liberados de Azerbaiyán

Washington, 6 de febrero, AZERTAC

La revista estadounidense "National Geographic" publicó un reportaje fotográfico de la famosa fotógrafa azerbaiyana Rena Effendi titulado "Ni siquiera sé si mi casa sigue ahí".

El reportaje preparado durante el viaje de la fotógrafa a Agdam, Gubadlí, Fuzulí y Kalbadjar, liberados de la ocupación armenia, cuenta el destino de las familias que fueron expulsadas de estas tierras tras la primera guerra de Karabaj, informa AZERTAC.

"Lo dejamos todo", señala Irada Guliyeva en una entrevista con Rena Effendi. - Incluso el dinero y los documentos. Pensamos que nunca volveríamos". En 1992, Irada y su familia abandonaron el pueblo de Gasimlí, en el distrito de Agdam, durante la ocupación de la región por las tropas armenias.

Unas semanas antes de la ocupación de su pueblo, Irada y su marido Imran acogieron a un grupo de familias de Joyalí, tras la masacre de civiles en la ciudad por parte de los ocupantes armenios en febrero de 1992. "Se presentaron en nuestra puerta semidesnudos y sangrando", recuerda Imran. "Un niño no respiraba, estaba casi congelado". Las milicias armenias abrieron fuego contra los civiles que huían de la ciudad, matando a cientos de hombres, mujeres y niños, lo que fue condenado posteriormente por Human Rights Watch y otras organizaciones internacionales. Decenas de personas se congelaron en los bosques donde habían huido de las bandas armenias. "Tan pronto como Joyalí fue ocupada, supimos que nos esperaba el mismo destino", dijo Imran en una entrevista. Más de medio millón de azerbaiyanos, incluida la familia de Guliyev, perdieron sus hogares cuando los militares armenios ocuparon siete distritos azerbaiyanos. La familia Guliyev se refugió en un sanatorio de la época soviética en las afueras de Bakú, donde vivió durante más de 20 años.

Pero el 20 de noviembre de 2020, Irada besó la pantalla del televisor con alegría. Azerbaiyán devolvió Agdam. El pasado mes de septiembre, Azerbaiyán lanzó una operación militar para recuperar el control de sus territorios antes habitados por azerbaiyanos. La llamada Segunda Guerra del Karabaj duró 44 días y terminó con un alto el fuego mediado por Rusia que permitió a Azerbaiyán mantener todos sus logros militares. "Sentí como si un gran peso se hubiera quitado de mis hombros", dijo Irada.

Por primera vez en casi tres décadas, los azerbaiyanos desplazados podrán regresar a sus tierras liberadas. Pero pronto quedó claro que pasaría mucho tiempo antes de que pudieran vivir allí de forma permanente. Por ahora, los militares han controlado estrictamente los viajes a la región. Lo peor es que, casi todo lo que hacía habitable la región había sido destruido, incluso en las zonas donde no había combates. Sin embargo, la familia Guliyev quería ver su antigua casa con sus propios ojos.

R.Effendi cuenta además que fue junto con Imran, su hijo Rashad y su familia a Agdam. Rashad tenía 12 años cuando abandonó Agdam junto con sus padres. La fotógrafa capta a hombres con equipo de protección que recorren el terreno, eliminando miles de minas de la tierra liberada. Jalik Zulfugarov, jefe de la división local de la Agencia Nacional de la Acción contra las Minas de Azerbaiyán, afirma que puede llevar hasta 10 años limpiar todos los territorios ocupados.

La preocupación de la familia Guliyev fue sustituida por el desconcierto cuando entramos en la ciudad de Agdam, que antes albergaba a casi 40.000 personas", escribe R. Efendi. La mezquita era el único edificio que había sobrevivido. Durante las últimas tres décadas, otros edificios habían sido sistemáticamente demolidos y saqueados por los armenios. Rashad y su mujer se hicieron selfies con sus hijos en la tranquila plaza central. Los únicos sonidos eran las voces de los militares y las explosiones de las minas en algún lugar alejado del centro de la ciudad.

En la aldea de Gasimli, R. Efendi entró en la sala principal de la antigua mezquita y miró al cielo abierto. "La cúpula y el minarete habían destruidos. El suelo estaba cubierto de gruesas capas de heno. Olía a paja recién quemada y a excremento de ganado. La mezquita se utilizaba como granero", señala la autora.

A continuación, la familia de los Guliyev recibió el permiso de los soldados para acercarse a su casa destruida. Tras varias llamadas telefónicas, los soldados permitieron a la familia acercarse a la casa en ruinas con la condición de que permanecieran en la carretera asfaltada. Las paredes de algunas casas de las afueras del pueblo seguían intactas, aunque a la mayoría les faltaban los marcos de las ventanas y los tejados, y algunas presentaban signos de incendio. Algunos agricultores armenios que se habían asentado en la zona en 1993 habían quemado las casas antes de verse obligados a abandonar la zona antes de que fuera entregada a Azerbaiyán en noviembre de 2020.

Tras despedirse de los Guliyev, la autora se dirigió a Kalbadjar, la mayor de las zonas ocupadas, a través de la cordillera de Murovdag, por la que los civiles huyeron de los armenios en 1993 cuando la zona fue invadida por las fuerzas armenias. Muchos murieron de frío en aquellos días.

Unos 3.000 soldados azerbaiyanos murieron en la última guerra de esa brutal y prolongada guerra, y más de 750.000 siguen desplazados internamente dentro del país. "Estuvimos oprimidos durante muchos años. Nos devolvieron la dignidad", dijo un hombre de Gubadlí, refiriéndose a los soldados del ejército azerbaiyano.

Muchos de los desplazados internos, especialmente los ancianos, están ansiosos por volver a sus hogares ancestrales, pero pueden pasar otros diez años antes de que sus ciudades y aldeas sean adecuadas para la residencia permanente.

La obra de Rena Effendi contiene muchas fotos que muestran las consecuencias de la ocupación de los territorios de Azerbaiyán por las fuerzas armadas armenias. Hay fotos de los rostros cansados de los desplazados internos que estuvieron esperando durante tantos años la liberación de las tierras, las tierras quemadas por los armenios y las líneas eléctricas destruidas antes de que se fueran, la destrucción masiva en Agdam, Fuzulí y otras zonas liberadas. Es especialmente destacable la comparación de las fotografías del monasterio albanés de Judavang, donde los sacerdotes armenios siguen prestando sus servicios con el permiso de las autoridades azerbaiyanas, y las ruinas de una mezquita en la aldea de Giyasli del distrito de Agdam, donde los armenios criaban ganado y quemaban la tierra. Esta es la realidad de la ocupación armenia y la política destructiva del estado armenio.

 

© Al usar el material de este sitio,hay que apuntar el hiperenlace.
Si se ha cometido un error en el texto, marque y envíenos pulsando ctrl + enter

CONTACTOS CON AUTOR

Rellene,por favor, los huecos marcados *.

Por favor, incluya las letras mostradas arriba.
No importa si las letras son mayúsculas o minúsculas.