ECONOMÍA


Azerbaiyán se encuentra entre los principales países del mundo en materia de energía verde

Bakú, 16 de marzo, AZERTAC

La ceremonia de colocación de los cimientos de la planta de energía solar de Garadagh, con una capacidad de 230 MW, se ha celebrado el 15 de marzo en el Palacio de Gulustan. Esta instalación energética será construida por la empresa Masdar de Emiratos Árabes Unidos. El presidente de la República de Azerbaiyán, Ilham Aliyev, asistió a la ceremonia y pronunció un discurso de apertura. En su discurso también anunció la reconstrucción de 5 centrales hidroeléctricas en los territorios liberados este año, reporta AZERTAC.

El desarrollo de las energías renovables es una prioridad para Azerbaiyán, lo cual fue subrayado una vez más por el jefe de Estado en su discurso en la ceremonia de colocación de la primera piedra. Una vez puesta en marcha, la central solar de Garadagh ampliará la capacidad de exportación del país y convertirá a Azerbaiyán en un importante productor y exportador de electricidad.

En realidad, desde el inicio de la pandemia de coronavirus y mientras la economía mundial entraba en la fase de "letargo", el sector de las energías renovables ha registrado un crecimiento de la producción del 7% en un contexto de caída del 5% de la demanda de electricidad. Esto demuestra claramente el creciente papel de las fuentes de energía alternativas en el futuro. No es casualidad que la Agencia Internacional de la Energía (AIE) prevea una inversión total de 440.000 millones de dólares anuales en energías renovables durante los próximos diez años. Según la AIE, la cuota de energía producida a partir de fuentes renovables creció un 5% sólo el año pasado, y se espera un aumento del 50% en los próximos cinco años. Para 2025, se espera que la generación de energía verde supere a la de carbón. Se prevé que la energía solar crezca un 60% y la eólica un 30%.

China sigue siendo el líder mundial en energías alternativas, que se han multiplicado por 3,34 en los últimos 10 años. Según las previsiones de la AIE, el 40% del crecimiento en los próximos 5 años se atribuirá a China. En cuanto a la Unión Europea, ha demostrado una creciente participación de las energías alternativas en su producción total de energía, pasando del 8,5% en 2004 al 19,7% en 2019. De aquí a 2030, Bruselas pretende aumentar esta cuota hasta el 27%, reduciendo al mismo tiempo de forma significativa la generación de energía a base de carbón.

La guerra en Ucrania también ha introducido involuntariamente ajustes en los planes de la UE para el uso del gas natural y el fuel. En consecuencia, la importancia de la energía verde ha aumentado aún más.

Azerbaiyán también tiene un enorme potencial de energía verde. A este respecto, cabe señalar que no es posible realizar una transición rápida de las formas tradicionales de generación de electricidad a las respetuosas con el medio ambiente. Se necesitan inversiones, tiempo y mucho esfuerzo. El petróleo, el gas y el carbón como fuentes de energía no se van a eliminar de la noche a la mañana. Seguirán existiendo, y la necesidad de ellas persistirá. Por ello, Azerbaiyán ha adoptado una estrategia de transición suave de los métodos tradicionales a los nuevos, manteniendo una proporción razonable y un ritmo realista.

En sus discursos, el presidente Ilham Aliyev ha señalado repetidamente el papel de liderazgo de nuestro país para garantizar la seguridad energética de otros Estados. En particular, en su intervención en la ceremonia de colocación de los cimientos del parque eólico de 240 MW de Khizi-Absheron, celebrada en el Palacio de Gulustan el 13 de enero, el jefe de Estado declaró: "La seguridad energética de nuestro país está plenamente garantizada, y la creciente exportación de gas natural y electricidad cada año tiene un impacto positivo en la seguridad energética de otros países. Pero también debemos saber que el país se está desarrollando rápidamente. El año pasado, nuestra industria no petrolera y del gas, es decir, nuestra industria no petrolera, creció aproximadamente un 20%. La población crece y la demanda aumenta. Así que, por supuesto, tenemos que tomarnos en serio la producción de nuevos tipos de energía". (https://azertag.az/ru/xeber/1974256).

Los requisitos para ello son factores como la existencia en Azerbaiyán de un enorme potencial de producción de electricidad a partir de fuentes naturales renovables. La energía solar puede extraerse prácticamente en todo el país, y las zonas más prometedoras para el uso de la energía eólica son las regiones de Khizi, Khazar, Absheron y Gobustan, así como la propia capital, Bakú, es decir, la parte oriental del país. En este sentido, cabe destacar la posibilidad de crear parques eólicos marinos en el Mar Caspio, siguiendo el ejemplo de los creados por Alemania y Dinamarca en el Mar del Norte. Según las estimaciones preliminares, sólo el sector marítimo de Azerbaiyán podría proporcionar al país 157.000 MW de electricidad, lo que supone 20 veces la capacidad total de todas las centrales eléctricas del país. Así, el Mar Caspio, que alimentó a nuestro pueblo con hidrocarburos, mantendrá su papel de "sostén" energético de la nación en el futuro.

También existe un gran potencial en las regiones económicas de Karabaj y Zangazur Oriental, que están siendo rehabilitadas. La energía solar es más abundante en Kalbajar, Lachin, Gubadli, Zangilan, Jabrail (es decir, toda la región económica del este de Zangazur) y Fuzuli, mientras que Kalbajar y Lachin son famosos por sus fuertes vientos, de hasta 8 metros por segundo.

Por supuesto, cabe destacar especialmente el potencial de generación de energía de los ríos de montaña. Tartarchay, Bazarchay y Hakkari, a las que el pueblo azerbaiyano llegó con la ayuda de la "Operación Puño de Hierro", también contribuirán a la producción de electricidad sin dañar la atmósfera.

Todo esto permite a Azerbaiyán planear con confianza alcanzar el 30% de la energía producida a partir de fuentes renovables para 2030, lo que creará condiciones adicionales para el desarrollo económico previsto del país.

En los años siguientes, el uso de la energía solar y eólica aumentará aún más, si tenemos en cuenta la tendencia anterior: de 2013 a 2019 el uso de la energía solar en nuestro país se ha multiplicado por 55, y la eólica - hasta 131 veces.

En el mencionado discurso del 13 de enero, el presidente Ilham Aliyev también señaló lo siguiente: "Las mayores empresas del mundo están mostrando un gran interés por el potencial de las energías renovables de Azerbaiyán. Actualmente, el Ministerio de Energía de Azerbaiyán está negociando con varias empresas líderes en el mundo, y repito, es una combinación de varios factores. Y la estabilidad, la estabilidad en Azerbaiyán y las opiniones muy positivas en el mundo sobre Azerbaiyán, es decir, las opiniones que reflejan la verdad, la previsibilidad de nuestra política y, al mismo tiempo, el fuerte potencial industrial, la independencia económica, la garantía de la seguridad energética y los recursos humanos formados, son los principales factores. Estos factores son de gran importancia para cualquier inversor". (https://azertag.az/ru/xeber/1974256).

También es cierto que los inversores de hoy en día no sólo buscan una inversión rentable de capital libre, sino también hacerlo con el mínimo impacto medioambiental. Por ejemplo, en diciembre del año pasado se firmó un acuerdo entre el Ministerio de Energía de Azerbaiyán, la empresa "Azenerji" y la empresa saudí “ACWA Power” sobre un proyecto de inversión en un parque eólico de 240 MW. La ejecución de este proyecto liberará un gran volumen de gas natural (según algunas estimaciones, unos 220 millones de metros cúbicos) y evitará a la atmósfera la emisión de unas 400 mil toneladas de dióxido de carbono. Y la central solar, cuyos cimientos se han puesto hoy, liberaría 110 millones de metros cúbicos de gas natural y evitaría que el medio ambiente se envenenara con 200 mil toneladas de CO2. Si se suman estas cifras, el Estado azerbaiyano merece los elogios de toda la humanidad por su preocupación por el medio ambiente.

También hay que señalar que se han firmado acuerdos con las empresas japonesa (Tepsco) y británica (BP) para desarrollar el sector energético en las zonas liberadas de las regiones económicas de Karabaj y Zangazur Oriental.

La política energética del Gobierno de Azerbaiyán permitirá a Estado cumplir su compromiso en el marco del Acuerdo Climático de París de reducir las emisiones de gases de efecto invernadero en un 35% para 2030. Será un triunfo no sólo para la estrategia energética de Azerbaiyán, sino también para el medio ambiente. Esto seguramente conducirá al fortalecimiento de la autoridad de Azerbaiyán en la escena internacional.

© Al usar el material de este sitio,hay que apuntar el hiperenlace.
Si se ha cometido un error en el texto, marque y envíenos pulsando ctrl + enter

CONTACTOS CON AUTOR

Rellene,por favor, los huecos marcados *.

Por favor, incluya las letras mostradas arriba.
No importa si las letras son mayúsculas o minúsculas.