POLÍTICA


Bakú es el lugar donde se debaten cuestiones internacionales clave

Bakú, 16 de agosto, AZERTAC

El encuentro entre los generales Tod Wolters y Valery Gerasimov en Bakú ha despertado el interés de los expertos desde varias perspectivas. Las dos superpotencias militares globales que discuten temas críticos en Bakú no son una ocasión regular. Los expertos analizan las razones por las que Estados Unidos y Rusia eligieron Bakú como sede de las reuniones de sus líderes militares. Evidentemente, hay una serie de factores que juegan un papel importante en este sentido. Como un estado joven, Azerbaiyán está dando grandes pasos. Su influencia internacional está aumentando rápidamente. Como anfitrión de eventos internacionales de alto perfil, Azerbaiyán es reconocido como un socio estable y confiable. Así que parece normal que Washington y Moscú hayan elegido exactamente a Bakú para discutir asuntos militares clave. Este artículo examinará el impacto geopolítico de la reunión de Bakú de los dos generales.

Bakú es el lugar donde se debaten cuestiones internacionales clave.

La reciente reunión entre el General Tod Wolters, Comandante Supremo Aliado de la OTAN en Europa, y el General Valery Gerasimov, Jefe de Estado Mayor de las Fuerzas Armadas de la Federación Rusa, es la continuación de una buena tradición. Es la cuarta reunión de este tipo que se celebra en Bakú. Y no es una coincidencia que las dos superpotencias hayan elegido exactamente Bakú como sede de la reunión. Esto significa que Azerbaiyán es el lugar más adecuado para los Estados Unidos y Rusia. Ha habido diferentes explicaciones de la razón principal detrás de esta elección. Cada una de estas opiniones es importante porque se trata de la actitud internacional hacia una política de construcción del Estado. No cabe duda de que superpotencias como Estados Unidos y Rusia nunca elegirían accidentalmente el lugar de su reunión. Naturalmente, quieren reunirse en un país en el que confían.

El hecho de que Azerbaiyán haya sido elegido como lugar de reunión en el Cáucaso Meridional es de gran importancia. Ante todo, Azerbaiyán es un Estado independiente y de rápido desarrollo, lo que ha garantizado su estabilidad interna. Y es el nivel de estabilidad interna lo que ha sido durante mucho tiempo un factor que diferencia a Azerbaiyán de otros países de la región. La estabilidad interna de Azerbaiyán va acompañada de reformas rápidas. Estos dos factores han transformado a Azerbaiyán en un centro geopolítico de la región del Cáucaso Meridional. Esto se manifiesta en proyectos y eventos internacionales a gran escala y en el desarrollo sostenible.

Estos proyectos internacionales se centran en la seguridad energética, la cooperación regional y mundial, los corredores de transporte y el diálogo intercultural. De hecho, esto ha convertido a Azerbaiyán en el líder del Cáucaso Meridional en todas las zonas. El país está dispuesto a acoger cualquier conversación de alto nivel sobre cualquier tema.

Azerbaiyán está organizando debates internacionales de alto nivel sobre el diálogo entre civilizaciones, religiones y culturas. El Foro Humanitario Internacional de Bakú, el Proceso de Bakú, goza de reconocimiento mundial. Todo el mundo es consciente de que estos proyectos grandiosos y eventos exitosos son organizados por los líderes de Azerbaiyán. A este éxito hay que añadir la organización de eventos deportivos internacionales. Azerbaiyán ha demostrado que puede llevar a cabo este tipo de eventos de manera excelente.

El tremendo papel de Azerbaiyán en la construcción de corredores de transporte merece un elogio especial. Los corredores de transporte Este-Oeste y Norte-Sur están en construcción. Y no se trata sólo de transportar mercancías, sino también de construir el diálogo entre culturas y civilizaciones. Estos corredores conectan a los representantes de decenas de países. Por lo tanto, Azerbaiyán es capaz de establecer una cooperación en la que participen muchos países, que interactúan eficazmente entre sí. Además, Azerbaiyán es el país que ha presentado la mayoría de las iniciativas sobre el nuevo formato de cooperación en el Cáucaso Meridional. Las iniciativas de cooperación bilateral, trilateral y cuadrilateral del Presidente Ilham Aliyev ya han dado sus frutos. Desde este punto de vista, el exitoso formato de cooperación entre Rusia, Irán y Azerbaiyán, iniciado por Bakú, llamó la atención de los expertos. La razón es que históricamente Azerbaiyán había sido parte de los imperios ruso e iraní. Pero ahora, como estado independiente, Azerbaiyán fomenta la cooperación entre estas dos superpotencias. La iniciativa de Ilham Aliyev es, por lo tanto, de crucial importancia y consolida la confianza en el gobierno azerbaiyano.

Contexto geopolítico: un proceso prometedor

En lo que respecta a la cooperación, Turquía y Occidente no deben ser olvidados. Turquía es el país más cercano y hermano de Azerbaiyán. La cooperación con Turquía es algo automático y axiomático. Pero lo que también importa es el establecimiento de relaciones mutuamente beneficiosas y fiables como Estados independientes.

A diferencia de varios estados independientes, Azerbaiyán superó el síndrome del "hermano mayor y menor". Ahora mantiene relaciones estables, equitativas y mutuamente beneficiosas con Turquía. Esto significa que como estado independiente Azerbaiyán logró construir relaciones constructivas incluso con un país hermano muy poderoso.

En este contexto, las relaciones de Bakú con los estados occidentales son de particular interés. Es un hecho bien conocido que Azerbaiyán ha hecho grandes progresos en este sentido. Dos puntos deben ser enfatizados aquí. En primer lugar, las relaciones entre Azerbaiyán y los Estados Unidos se están desarrollando de conformidad con el derecho internacional y el formato de cooperación constructiva. Esto se manifestó en las cartas del presidente de Estados Unidos al líder azerbaiyano.

Donald Trump ha dicho repetidamente que Azerbaiyán es un socio fiable y prometedor. Ha apreciado la contribución de Azerbaiyán a la seguridad energética internacional, destacando la capacidad del país para cumplir esta misión en un área geopolítica más amplia. Esto significa que Washington considera a Azerbaiyán como un Estado independiente fiable y estable y reconoce su valioso papel para garantizar la seguridad internacional. En este contexto, las opiniones del Presidente de Azerbaiyán revisten especial interés. Ilham Aliyev dijo: "Estamos comprometidos a continuar nuestra actividad multifacética para garantizar la seguridad internacional y combatir el terrorismo".

Por último, Azerbaiyán disfruta de relaciones de cooperación estratégica con la Unión Europea. Esto abarca cuestiones de seguridad, la lucha contra el terrorismo internacional y los proyectos energéticos. Bruselas ve a Azerbaiyán como un socio prometedor. Las declaraciones realizadas por el Presidente del Consejo Europeo, Donald Tusk, durante su última visita al Cáucaso Meridional fueron una confirmación más de este hecho.

Por lo tanto, hay ciertas razones detrás de la decisión de las dos grandes potencias militares del mundo de discutir temas de importancia mundial en Bakú. Azerbaiyán es el anfitrión apropiado de esas conversaciones de alto nivel desde todos los puntos de vista. Lo que dijeron los generales estadounidenses y rusos durante sus reuniones con funcionarios azerbaiyanos confirma que estos países están muy interesados en cooperar con Bakú en las áreas militares, de seguridad y de defensa. Tanto Washington como Moscú pretenden reforzar sus relaciones con Azerbaiyán en estos ámbitos.

En Bakú, los generales Wolters y Gerasimov hablaron de Siria, Afganistán, el terrorismo internacional, la falsificación y otras cuestiones urgentes, y confirmaron su compromiso de hacer frente a los desafíos mundiales. Sin embargo, la reunión de Bakú demostró la incapacidad de las dos superpotencias para llegar a un consenso.

El hecho de que Bakú sea sede de discusiones de alto nivel entre Estados Unidos y Rusia es indicativo de la creciente influencia internacional de Azerbaiyán. El hecho de que Occidente y Rusia discutan asuntos militares y de defensa en Bakú también pone de manifiesto la posibilidad de encontrar una solución justa a los conflictos regionales. Al recibir información más detallada sobre la actitud de Azerbaiyán ante el problema durante estas reuniones, los generales pueden, naturalmente, adoptar un enfoque más estricto. En particular, debaten la lucha contra el separatismo y el terrorismo, entre otras cuestiones.

Todo esto apunta a la creciente influencia internacional de Azerbaiyán como líder del Cáucaso Sur y al reconocimiento del país como un socio fiable. Esto impulsa el papel de Azerbaiyán en diferentes procesos internacionales. Por supuesto, al alcanzar un nuevo nivel, este proceso puede ayudar a abordar varios desafíos en la región. Cuando se considera a través de este prisma, la reunión de Bakú puede marcar el comienzo de una nueva etapa constructiva en la relación entre Estados Unidos y Rusia.

© Al usar el material de este sitio,hay que apuntar el hiperenlace.
Si se ha cometido un error en el texto, marque y envíenos pulsando ctrl + enter

CONTACTOS CON AUTOR

Rellene,por favor, los huecos marcados *.

Por favor, incluya las letras mostradas arriba.
No importa si las letras son mayúsculas o minúsculas.