MUNDO


El Pentágono se prepara para la guerra espacial ante las crecientes amenazas de China y Rusia

El Pentágono se prepara para la guerra espacial ante las crecientes amenazas de China y Rusia

Bakú, 29 de marzo, AZERTAC

El Pentágono se está preparando para un futuro conflicto en el espacio a medida que China y Rusia despliegan misiles y láseres que pueden derribar satélites e interrumpir las comunicaciones militares y civiles, informa AZERTAC según el Wall Street Journal.

El ejército estadounidense abandonó hace tiempo la idea de las armas espaciales orbitales tripuladas en favor de los satélites porque la logística de mantener personas fuera de la atmósfera terrestre era formidable. La física del espacio también hace imposible acercarse sigilosamente a un enemigo o cambiar rápidamente de órbita o dirección. Las tácticas terrestres no funcionan en el espacio, donde Estados Unidos, China y Rusia recurren a satélites y sensores para librar y ganar cualquier conflicto.

"No se pueden cavar trincheras en el espacio", afirma Marty Whelan, vicepresidente senior del Grupo de Sistemas de Defensa de The Aerospace Corp, un grupo de investigación financiado con fondos federales. "Si falla la disuasión, no se puede esperar a que ocurra algo malo para prepararse. Hay que disponer de toda la infraestructura", afirmó Whelan, ex general de división de las Fuerzas Aéreas, que dirigió una revisión estratégica de los sistemas espaciales para el Pentágono y la comunidad de inteligencia.

La Casa Blanca propuso este mes un presupuesto anual de $ 30 mil millones para la Fuerza Espacial de los Estados Unidos, casi $ 4 mil millones más que el año pasado y un aumento mayor que para otros servicios, incluidas la Fuerza Aérea y la Marina. La Fuerza Espacial fue creada en 2019 como la sexta rama de las fuerzas armadas, asumiendo responsabilidades que antes correspondían a la Fuerza Aérea. Un objetivo clave de una fuerza independiente era planificar, equipar y defender los intereses de EE.UU. en el espacio para todos los servicios y centrar la atención en las amenazas emergentes.

Por primera vez, la solicitud de gasto también incluye planes para simuladores y otros equipos para entrenar a los Guardianes, como se conoce a los miembros de la Fuerza Espacial, para posibles batallas. Los 16 mil Guardianes son los encargados de dirigir los lanzamientos de cohetes, satélites y equipos terrestres de comunicaciones y sensores. Ese entrenamiento será fundamental. La física y la mecánica de dirigir objetos por el espacio a más de 17 mil millas por hora dan a los atacantes la ventaja de la que carecen en tierra. Además, el espacio está cada vez más saturado: el número de objetos rastreados en órbita supera ya los 48 mil, más del doble que en los últimos cuatro años. Estados Unidos, China y Rusia son signatarios de la Comisión de las Naciones Unidas sobre la Utilización del Espacio Ultraterrestre con Fines Pacíficos, incluida la labor científica. Los tres cuentan también con importantes activos militares en el espacio. Al igual que en la Tierra, China es la gran preocupación del Pentágono en el espacio. Al presentar su estrategia de defensa a finales del año pasado, la administración Biden señaló a China como el mayor peligro para la seguridad de Estados Unidos.

En el espacio, las amenazas de China van desde misiles lanzados desde tierra o láseres que podrían destruir o inutilizar satélites estadounidenses, hasta interferencias y otras interferencias y ataques cibernéticos en el espacio, según funcionarios del Pentágono. China ha invertido mucho en su programa espacial, con una estación orbital tripulada, desarrollando misiles terrestres y láseres, así como más capacidades de vigilancia. Esto forma parte de sus objetivos militares más amplios de negar a los adversarios el acceso a los activos basados en el espacio. China está "probando sistemas de satélites en órbita que podrían convertirse en armas, pues ya han demostrado su capacidad para controlar físicamente y mover otros satélites", declaró este mes el general Chance Saltzman, jefe de operaciones espaciales de la Fuerza Espacial estadounidense, en una audiencia en el Congreso.

"No hay nada que podamos hacer en el espacio que tenga algún valor si las redes que procesan la información y los datos son vulnerables a los ataques", resaltó el general Saltzman. Una parte central del próximo tramo de contratos militares de la Fuerza Espacial para el lanzamiento de cohetes es protegerlos de los ataques de China y otros adversarios. La esperanza es hacer que los satélites sean más difíciles de abordar por los equipos de los adversarios, así como menos susceptibles a los láseres y las interferencias desde el espacio o desde tierra, dijeron los líderes de la Fuerza Espacial. "La física de este ámbito ofrece muchas oportunidades para ser sigiloso y escurridizo", enfatizó Even Rogers, ex oficial de la Fuerza Aérea que ayudó a redactar la doctrina inicial del servicio para la lucha bélica en el espacio. En el conflicto de Ucrania, Rusia ha expresado su voluntad de atacar los activos espaciales, incluidos los sistemas de comunicaciones comerciales, lo que hace aún más urgente para Estados Unidos el desarrollo de tácticas de combate. Rusia ya ha destruido uno de sus propios satélites con un misil lanzado desde tierra. Estados Unidos ha dicho que cualquier ataque a satélites comerciales sería respondido adecuadamente.

El Pentágono está pasando de un pequeño número de satélites del tamaño de un autobús escolar a una constelación planificada de cientos de satélites más pequeños. El mayor número de objetivos hace que cualquier satélite sea menos crucial para la red, pero también exige cambios en las capacidades de los propios satélites, los cohetes que los ponen en órbita y los sistemas de comunicaciones que albergan. "Hay cosas que puedo hacer en el espacio para dificultar el trabajo del otro", subrayó Tory Bruno, director ejecutivo de United Launch Alliance LLC, que junto a SpaceX pone en órbita la mayoría de los satélites militares y de inteligencia. "Yo lo veo como: '¿Cómo puedo hacerlos inencontrables, inatacables y relativamente insensibles a las pérdidas individuales?", afirmó el Sr. Bruno, que ha dirigido la empresa conjunta entre Boeing Co. y Lockheed Martin Corp. desde 2014. Rogers, antiguo oficial de las Fuerzas Aéreas, apuntó que se sintió frustrado por el ritmo de desarrollo del servicio. En 2022, fundó True Anomaly LLC, una empresa de tecnología que ha construido dos pequeños satélites que se lanzarán en octubre en un cohete SpaceX. Añadió que el plan es desarrollar las habilidades para maniobrar naves espaciales -llamadas Jackals- y practicar llevarlas dentro y fuera de peligro. "La Fuerza Espacial no tiene el bloqueo y el placaje necesarios para el conflicto espacial", recalcó el Sr. Rogers.

El general Saltzman reconoce que la Fuerza Espacial necesita más entrenamiento, razón por la cual la última solicitud presupuestaria incluye 340 millones de dólares para simuladores y otras instalaciones para que los Guardianes pongan a prueba habilidades como la maniobra de objetos en el espacio. La Fuerza Espacial considera que la mejor forma de disuasión consiste en perfeccionar las habilidades para mover naves espaciales dentro y fuera de peligro y probar interferencias y otras capacidades. "Tendré la posibilidad de probar estas ideas para ver [qué] funciona", declaró el general Saltzman a la prensa a principios de este mes. "Creo que puedo establecer las condiciones que hagan inviable cualquier ataque al espacio".

© Al usar el material de este sitio,hay que apuntar el hiperenlace.
Si se ha cometido un error en el texto, marque y envíenos pulsando ctrl + enter

CONTACTOS CON AUTOR

Rellene,por favor, los huecos marcados *.

Por favor, incluya las letras mostradas arriba.
No importa si las letras son mayúsculas o minúsculas.