NOTICIAS OFICIALES


El presidente de Azerbaiyán fue entrevistado por el canal de televisión France 24

Bakú, 28 de septiembre, AZERTAC

El Presidente de la República de Azerbaiyán Ilham Aliyev ha sido entrevistado por el canal de televisión francés France 24.

AZERTAC presenta la entrevista.

-Hola y bienvenidos a una entrevista exclusiva aquí en France 24, con el presidente de Azerbaiyán Ilham Aliyev. Se une a nosotros desde Bakú. Muchas gracias Sr. Presidente por ser nuestro invitado aquí en France 24.

-Gracias, por esta oportunidad de poder hablar con la audiencia francesa.

-Señor presidente, se cumple exactamente un año del inicio de la guerra entre Azerbaiyán y Armenia, que su país ganó después de 44 días. La semana pasada se reunieron en las Naciones Unidas, por primera vez desde el final de los combates, los ministros de Asuntos Exteriores de ambos países, Azerbaiyán y Armenia. ¿Significa esto que se está reanudando el diálogo entre ambas partes y que hay esperanzas de paz?

-Quiero esperar que así sea, porque Azerbaiyán ya ha expresado públicamente en varias ocasiones su disposición a establecer el diálogo con Armenia, no sólo a establecer el diálogo, sino a empezar a trabajar en el futuro acuerdo de paz entre Azerbaiyán y Armenia. La guerra ha terminado. El conflicto se ha resuelto, por lo que es necesario emprender una nueva actividad en la región, con el fin de hacerla más fiable, estable y segura. La reunión de los ministros de Asuntos Exteriores de ambos países es un buen indicador de estos esfuerzos. Espero que no sea la única reunión, sino que sea un comienzo del nuevo proceso, proceso de normalización de las relaciones entre Azerbaiyán y Armenia y proceso que dará y puede dar una nueva dimensión a una amplia cooperación en la región del sur del Cáucaso.

-Cierto. ¿Ha tendido usted la mano a los dirigentes de Armenia, al primer ministro, para intentar reanudar ese diálogo e ir hacia la paz?

-Desde que terminó la guerra en noviembre pasado, sólo hemos tenido una oportunidad de vernos, que fue durante la reunión trilateral organizada por el presidente de Rusia, Vladimir Putin, en Moscú, este mes de enero, y el objetivo de la reunión era planificar la evolución de la posguerra. No tuvimos ninguna otra oportunidad de vernos, probablemente por la pandemia, probablemente por otras razones, pero Azerbaiyán nunca, incluso durante la guerra, durante la ocupación, nunca se opuso a ningún tipo de contactos de alto nivel. Por el contrario, pensamos que estas comunicaciones pueden responder a muchas preguntas que ambas partes pueden tener, y también ser un punto de partida para el nuevo desarrollo de la región. Nuestra posición es sencilla. Creemos que el conflicto está resuelto, que no hay que volver al pasado, que no hay que dar señales de revanchismo en Armenia. Tenemos que hablar del futuro, tenemos que hablar de la paz y de cómo hacer que nuestra región sea más estable y segura.

-¿Está dispuesto a llamar al primer ministro Pashinián para decirle eso precisamente?

-Probablemente no de la manera que usted sugiere. Normalmente, los contactos entre los líderes de los dos países se organizan bajo la observación del Grupo de Minsk de la OSCE. Eran ellos los que proponían la agenda, eran ellos los que organizaban la reunión. En mi experiencia como presidente nunca tuve una conversación telefónica con ningún líder de Armenia. Así que probablemente no sea la forma correcta de hacerlo, pero si los copresidentes del Grupo de Minsk proponen una reunión de este tipo, por supuesto, no nos opondremos a ella.

-Señor presidente, en el discurso que marcó el inicio de la guerra usted dijo, y le cito, "Si vemos que el fascismo armenio se levanta de nuevo, si vemos una nueva amenaza, aplastaremos el fascismo armenio de nuevo sin ninguna vacilación". Esto no suena realmente como un mensaje de paz, ¿verdad?

-Se trata de una formulación que refleja la situación en Armenia. Con respecto a nuestra posición sobre el establecimiento de la paz en la región, hice varias declaraciones públicas. Probablemente, si buscan en Internet las encontrarán, sobre todo para empezar a trabajar en la delimitación y demarcación de las fronteras, para empezar a preparar las negociaciones, las negociaciones globales sobre el acuerdo de paz con Armenia. Todos estos son gestos de buena voluntad y ninguno de ellos, por cierto, fue respondido adecuadamente por los dirigentes armenios. O bien los ignoran, o bien dicen que no están preparados. Pero el origen de mi declaración fue la tendencia que observamos en Armenia, la tendencia al revanchismo entre cierta parte de la clase política, no sólo la oposición sino también el gobierno, las declaraciones públicas y, lo que es más importante, los pasos prácticos para buscar la venganza, los intentos de militarizar Armenia, los intentos de acceder a nuevas armas modernas con un solo propósito: volver a empezar. Por lo tanto, mis palabras pueden parecer groseras, pero el objetivo principal de estas palabras era advertir a los líderes armenios, y a la clase política armenia, que cualquier signo de revanchismo, cualquier signo de amenaza a nuestro pueblo y a nuestra condición de Estado y a nuestra integridad territorial será respondido, y ellos saben cómo respondemos y la segunda guerra de Karabaj demostró que no tienen ninguna posibilidad frente a nosotros. No queremos iniciar una guerra, no la necesitamos. Nunca la hemos necesitado durante los años de negociaciones, pero ahora, creo que es el momento de advertirles que abandonen los esfuerzos de revanchismo y que miren al futuro.

-Hay una cuestión. ¿Considera usted que ha recuperado todos los territorios? Quiero decir que usted ha hecho algunas declaraciones en el pasado, por ejemplo, citando a Ereván, la capital de Armenia como territorio histórico. Así que, sí, ha recuperado tierras que considera suyas el año pasado, pero todavía hay algunas cuestiones. ¿Todavía tenéis algunas reivindicaciones territoriales sobre territorios que Armenia considera suyos?

-No, en mis declaraciones nunca encontrarás ninguna señal de reivindicaciones territoriales. De lo que hablaba, hablaba de la verdad histórica y es un hecho histórico que en 1920 el gobierno soviético decidió y lo hizo realmente, separaron parte integral de Azerbaiyán - Zangazur y la ajustaron a Armenia. Fue en 1920, hace 101 años. Al hablar de nuestras tierras históricas, no me refiero a que tengamos reivindicaciones territoriales. Nunca encontrarán en ninguno de mis discursos palabras de este tipo. Pero al mismo tiempo nosotros, como cualquier otra nación, debemos conocer nuestra historia, nuestra nueva generación debe conocer su historia, la historia antigua, y en qué territorios vivíamos y como regresar. Y estoy seguro de que volveremos, pero lo haremos, como he dicho muchas veces, no en tanques. Volveremos en coche, en tren, ya sabes, a pie. Cuando la situación se normalice, cuando se logre el acuerdo de paz, ¿por qué no íbamos a volver? Es nuestro legítimo derecho. Pero respondiendo a su pregunta, quiero llamar la atención de nuestros espectadores que Armenia tiene reivindicaciones territoriales contra Azerbaiyán. Siguen afirmando que Nagorno-Karabaj, como ellos lo llaman, no nos pertenece. Siguen afirmando que, o bien pertenece a Armenia, o bien es una especie de entidad independiente. Pero no existe Nagorno-Karabaj en el mapa político y geográfico de Azerbaiyán. Este tipo de entidad no existe. Por lo tanto, Armenia, en primer lugar, debería retirar cualquier reclamación territorial contra Azerbaiyán, comportarse como un buen vecino y nosotros responderemos adecuadamente.

-¿Están ustedes dispuestos a conceder cierta autonomía a Karabaj? Quiero decir que Armenia tiene sus reivindicaciones, pero el Grupo de Minsk, que ustedes han llamado, quiero decir que Estados Unidos siempre ha dicho que la cuestión de Karabaj sigue sin resolverse. Usted afirma que está resuelta, es suya, pero muchos países que moderan este conflicto desde hace años, afirman que en realidad no es así.

-Bueno, mi consejo a esos países que dicen que no está resuelto es que piensen en cómo pueden proporcionar un lugar en su propio territorio para asentar a los armenios y crear el segundo Estado armenio en su propio territorio. Por qué deberían pensar que debería haber un segundo estado armenio en el territorio de Azerbaiyán sin ningún fundamento legal, político e histórico. Cuando digo que el conflicto está resuelto, esa es mi posición, y defiendo esta posición. La realidad sobre el terreno demuestra que esta posición es correcta. Por lo tanto, cualquier tipo de declaración de que el conflicto no está resuelto no sólo es inapropiada, sino muy peligrosa. Si no está resuelto, los que lo dicen deberían decir cómo debe resolverse. ¿Qué entienden cuando dicen cosas como Nagorno-Karabaj? ¿En qué límites? ¿En qué zona? ¿En qué forma? No hay ni siquiera un indicio para responder a esas preguntas. Por lo tanto, decir que el conflicto no está resuelto es contraproducente, y peligroso. Significa que debe haber otras acciones, tal vez hostiles, para resolverlo. Y pasando a su pregunta sobre la autonomía. Los copresidentes del Grupo de Minsk conocen muy bien la posición de Azerbaiyán durante los 28 años de negociaciones inútiles, en el sentido de que estábamos dispuestos a proporcionar a los armenios de Azerbaiyán un cierto nivel de autogobierno, pero los armenios siempre lo rechazaron. Siempre dijeron "no, sólo independencia". Pero ahora, cuando el conflicto ha terminado, empiezan a hablar de autonomía, que hoy no está en nuestra agenda. Los armenios que viven hoy en Karabaj, en la zona que ahora está bajo la responsabilidad de las fuerzas de paz rusas, son ciudadanos de Azerbaiyán como cualquier otro representante de los diferentes grupos étnicos que residen en nuestro país,

-Pero no tendrán ninguna autonomía, esto está ahora fuera de discusión.

-Exactamente, esto está fuera de la discusión.

-Quiero llegar a la posición de Francia, quiero decir que Francia ha criticado sus acciones incluso recientemente llamando a retirarse de algunas de las tierras de Armenia, ¿considera a Francia un intermediario honesto?

-Hemos trabajado activamente con Francia en este asunto y en muchos otros asuntos de nuestras relaciones bilaterales, durante todos los años de nuestra independencia, Francia siempre ha sido considerada como un país amigo de Azerbaiyán, donde hemos llevado a cabo muchos proyectos económicos y comerciales, proyectos de infraestructura y las relaciones se han desarrollado con mucho éxito. Esperamos que como intermediario honesto, como copresidente del grupo de Minsk, Francia se comprometa con esta responsabilidad. Si Francia no fuera copresidente del Grupo de Minsk, por supuesto, cualquier tipo de relaciones entre cualquier tipo de países depende de ellos. Y sabemos de los lazos históricos entre Francia y Armenia, sabemos de la comunidad armenia muy activa en Francia, que hasta cierto punto puede influir en los que toman las decisiones. Pero durante la guerra, francamente hablando, Francia no se comportó como un intermediario honesto. Francia tomó partido; tomó partido por Armenia, acusando abiertamente a Azerbaiyán y demostrando en sus declaraciones y acciones un enfoque unilateral. Eso fue, por supuesto, motivo de preocupación, y planteamos esta preocupación, porque una vez más, me gustaría decir que cualquier país puede tener preferencias, amigos y no amigos. Depende de ellos. Nosotros no tenemos nada que decir. Pero si un país tiene un mandato de la OSCE para ser mediador, en este caso, el país debería ser neutral. No quiero volver a lo que ocurrió durante la guerra y justo después. Hemos recibido señales positivas de París sobre nuestras futuras relaciones, y respondemos positivamente a estas señales. Ha habido contactos a diferentes niveles, incluido el contacto mantenido recientemente entre los ministros de Asuntos Exteriores de ambos países. Azerbaiyán siempre ha estado abierto a la cooperación. Francia es uno de los países líderes en el mundo y queremos tener relaciones normales. Después de que haya pasado un año desde el comienzo de la guerra, creo que ha llegado el momento de tener un enfoque muy realista de la región. ¿Qué queremos conseguir? Y estoy seguro de que Francia quiere la paz, la estabilidad, la seguridad en la región, como queremos nosotros, como esperamos que quiera Armenia, y tenemos que trabajar en ello. Tenemos que concentrarnos en eso, y no volver a lo que ocurrió durante un año. En lo que a nosotros respecta, no vamos a aprovecharnos de estos acontecimientos tan desagradables. Queremos pasar la página..

-Estamos llegando al final de la entrevista. Sólo tengo dos preguntas más para usted, señor presidente. Prisioneros de guerra. Human Rights Watch ha acusado a Azerbaiyán de retenerlos y torturarlos. ¿Cuál es su respuesta y está dispuesto a intercambiar los prisioneros de guerra con Armenia como señal de buena voluntad?

-Nosotros, por supuesto, rechazamos estas acusaciones. Todos los prisioneros de guerra que fueron tomados como prisioneros durante la guerra han sido devueltos a Armenia. El gobierno armenio puede confirmarlo. Los devolvimos incluso antes de que ellos devolvieran a nuestros prisioneros de guerra. Las personas a las que se refieren algunas ONG son las que fueron enviadas por el mando militar armenio dos semanas después de que terminara la guerra, tras la firma de la Declaración de Noviembre. Fueron enviados a nuestras posiciones y cometieron crímenes. Mataron a cuatro militares azerbaiyanos y fueron desarmados y capturados. Y muchos de ellos ya han sido devueltos. Los que no participaron en esos crímenes, los que participaron en crímenes han sido condenados por nuestro Ministerio de Justicia, por el tribunal.

-Pero Armenia afirma que ustedes siguen reteniendo prisioneros de guerra, que no dice la verdad.

-Los que tenemos, según la clasificación, según todas las convenciones internacionales no pueden ser considerados como prisioneros de guerra. Los prisioneros de guerra son aquellas personas que han sido detenidas durante la guerra. El diez de noviembre la guerra se detuvo. A principios de diciembre, encontramos en el territorio que liberamos a 62 miembros armenios del grupo de sabotaje, que han sido enviados allí el 26 de noviembre, 16 días después de la finalización de la guerra. No pueden ser considerados como prisioneros de guerra y ya devolvimos a muchos de ellos como señal de buena voluntad. Pero el resto de las personas que están cumpliendo la condena aquí, han cometido un crimen y deben ser llevados a la justicia y han sido llevados a la justicia.

-Última pregunta, señor presidente. La organización Reporteros sin Fronteras le ha pedido que detenga las amenazas y la violencia contra un hombre llamado Mahammad Mirzali. Se trata de un bloguero azerbaiyano, refugiado en Francia. Fue apuñalado gravemente en un ataque aquí, en suelo francés, el pasado mes de marzo. La cuestión es que, según Reporteros sin Fronteras, usted envía a personas para silenciar esas voces en el extranjero.

-En primer lugar, hace muchos años que dejamos de tener cualquier tipo de comunicación con la ONG Reporteros sin Fronteras. Creo que hace unos 15 años, debido a su posición muy sesgada y su enfoque muy injusto hacia Azerbaiyán. Por lo tanto, sus informes no significan nada para mí ni para el pueblo azerbaiyano. Hay cientos de personas que viven en Europa y también en Francia, a las que no les gusta cómo manejamos las cosas en Azerbaiyán. Viven en Francia, en otros países y nadie les ha tocado. Si le pasa algo a una persona que vive en su país, es competencia de la justicia de su país investigarlo. No es una cuestión de ONG acusar a Azerbaiyán de eso. ¿Tienen sus investigadores suficientes pruebas para decir que alguien fue apuñalado o atacado?

-¿Así que niega cualquier responsabilidad en el ataque a este individuo?

-Absolutamente, lo niego al cien por cien. Sin ninguna prueba, sin investigación, sin una evidencia clara de quién cometió qué crimen, todo tipo de acusaciones son absolutamente infundadas y tendenciosas.

-Presidente Ilham Aliyev, quiero agradecerle mucho que haya aparecido aquí en la entrevista de France 24 y muchas gracias por verla.

-Gracias.

 

© Al usar el material de este sitio,hay que apuntar el hiperenlace.
Si se ha cometido un error en el texto, marque y envíenos pulsando ctrl + enter