HISTORIA SANGRIENTA


Embajador: “El pueblo armenio debe llevar a los asesinos de Joyalí ante la justicia por el bien de una vecindad pacífica”

Bakú, 26 de febrero, AZERTAC

La agencia de noticias malaya BERNAMA ha publicado un artículo del embajador de Azerbaiyán en Malasia, Irfan Davudov, titulado "30 años después, todavía se busca justicia para las víctimas de Joyalí".

En el artículo se señala: "El pueblo azerbaiyano de todo el mundo conmemorará y honrará la memoria de las víctimas de la tragedia de Joyalí ocurrida en la noche del 25 al 26 de febrero de 1992.

El 26 de febrero también fue declarado por el gobierno como el "Día del Genocidio de Joyalí". Este año se cumple el 30º aniversario de la tragedia, que aún está fresca en la mente de millones de azerbaiyanos, tanto en Azerbaiyán como en su diáspora.

Anhelan que se haga justicia con respecto a Joyalí, que se aplique a los autores y colaboradores, para que estos actos inhumanos no vuelvan a ocurrir a nadie, en ningún lugar del mundo.

Creen que si no se hace justicia a las víctimas, a los supervivientes y a sus familias, sólo se alentará a otros futuros perpetradores en el mundo a cometer atrocidades similares contra civiles inocentes.

En la época posterior a la Segunda Guerra Mundial, el mundo fue testigo de masacres similares en distintas partes del mundo.

Según el Ministerio de Asuntos Exteriores de Azerbaiyán, Joyalí es una ciudad de Karabaj de Azerbaiyán con una superficie total de 0,94 km2, en la que vivían 7 mil personas antes del conflicto.

Se trata de la tragedia de Joyalí, en la que murieron 613 civiles de etnia azerbaiyana en febrero de 1992 en Joyalí, una pequeña ciudad de la región montañosa. Según las estadísticas del gobierno azerbaiyano, entre ellos había 106 mujeres, 63 niños y 70 ancianos. Además, 1.275 personas fueron tomadas como rehenes y otras 150 siguen desaparecidas.

En declaraciones a Bernama, también manifestó que era esencial señalar que el crimen cometido en la ciudad de Joyalí debía considerarse como una grave violación del derecho internacional.

"Sencillamente, se trata de un crimen de guerra y de un crimen contra la humanidad", dijo, y añadió que, a lo largo de los años, la comunidad internacional ha ido tomando conciencia de la tragedia de Joyalí. En la actualidad, la tragedia de Joyalí es reconocida y conmemorada por actos parlamentarios adoptados en numerosos países.

Davudov agregó que la implicación de las personas a las que acusa Azerbaiyán está confirmada por numerosos hechos, entre los que se encuentran las actas de investigación, los testimonios de los testigos presenciales, las pruebas de los medios de comunicación internacionales y los informes de las organizaciones intergubernamentales y no gubernamentales.

Explicó que el gobierno de Azerbaiyán continuará su causa en el ámbito internacional para que se reconozca la matanza como un acto de genocidio.

"Muchos de los autores siguen vivos. En aras de una paz sostenible en nuestra vecindad, el pueblo de Armenia debe llevar a esas personas ante la justicia en lugar de arrastrar esta dura y pecaminosa carga. No será fácil para las jóvenes generaciones de Armenia enfrentarse a los resultados de esta responsabilidad", mencionó, añadiendo que Bakú siempre tiene la intención de mantener buenas relaciones con Armenia en interés de ambos pueblos.

El conflicto entre Azerbaiyán y Armenia comenzó en 1988 -tres años antes de la disolución de la Unión Soviética en 1991- a raíz de las reivindicaciones territoriales de Armenia contra Azerbaiyán.

En 1992 estalló la guerra entre los dos antiguos estados soviéticos, que dio lugar a la ocupación por parte de Armenia del 20% del territorio internacionalmente reconocido de Azerbaiyán, incluyendo Alto Karabaj y siete distritos circundantes.

Tras la segunda guerra del Karabaj entre Armenia y Azerbaiyán, que estalló el 27 de septiembre de 2020, ambos países firmaron el 10 de noviembre un acuerdo con mediación rusa para poner fin a los combates y trabajar en la firma de un acuerdo de paz global.

El año pasado, en el 29º aniversario de la conmemoración de la tragedia, el secretario general de la Organización para la Cooperación Islámica (OCI), Dr. Yousef Ahmad Al-Othaimeen, había rendido homenaje a todos los que perdieron la vida en la masacre.

La Secretaría General de la OCI también reiteró que el incidente de Joyalí fue el resultado de la ocupación ilegal de los territorios azerbaiyanos".

 

© Al usar el material de este sitio,hay que apuntar el hiperenlace.
Si se ha cometido un error en el texto, marque y envíenos pulsando ctrl + enter

CONTACTOS CON AUTOR

Rellene,por favor, los huecos marcados *.

Por favor, incluya las letras mostradas arriba.
No importa si las letras son mayúsculas o minúsculas.