NOTICIAS OFICIALES


Entrevista del presidente Ilham Aliyev con la agencia española de noticias EFE

Bakú, 2 de octubre, AZERTAC

El presidente de la República de Azerbaiyán, Ilham Aliyev, ha sido entrevistado por la agencia española de noticias EFE.

AZERTAC presenta la entrevista:

-Señor Presidente, hace un año comenzó la guerra en Nagorno-Karabaj y ustedes recuperaron el control de la mayor parte del territorio. En noviembre me dijo que después de la guerra estaría dispuesto a sentarse o volver a la mesa de negociaciones. ¿Está usted ahora dispuesto a sentarse con el primer ministro Pashinián y, si es así, ¿Cuándo sucederá esto y en qué formato?

-Sí, como le dije la última vez estamos preparados y de hecho las conversaciones y los contactos han comenzado. Existe un formato de cooperación a nivel de viceprimeros ministros de Azerbaiyán, Armenia y Rusia. Este formato está dedicado a las cuestiones relacionadas con la apertura de las comunicaciones. Además, recientemente, al margen de la sesión de la Asamblea General de la ONU, se reunieron los ministros de Asuntos Exteriores de Armenia y Azerbaiyán. Fue la primera vez desde que terminó la guerra. Creo que la reunión, según me informó nuestro ministro, fue muy constructiva y prometedora. Nuestra posición sigue siendo la misma, desde que terminó la guerra, queremos establecer relaciones normales con Armenia basadas en el reconocimiento mutuo de la integridad territorial de ambos países. Estamos dispuestos a iniciar inmediatamente el proceso de delimitación de nuestras fronteras. Y, por supuesto, una vez finalizado ese proceso, la demarcación. También expresamos la voluntad de empezar a trabajar junto con Armenia en el futuro acuerdo de paz. Todas estas iniciativas han sido articuladas en muchas ocasiones por mí y por otros funcionarios azerbaiyanos, pero, lamentablemente, aún no han sido respondidas positivamente por la parte armenia. Por lo tanto, nuestra posición no ha cambiado y se han dado ciertos pasos, pero creo que durante este año podríamos haber hecho un progreso mucho mayor.

¿Pero usted no tiene ninguna intención de sentarse hoy con el primer ministro Pashinián?

-Estoy dispuesto, y ya expresé esta posición, si la parte armenia está dispuesta, yo también lo estoy. Tuvimos una reunión en formato trilateral por invitación del pesidente de Rusia Vladimir Putin, a principios de este año. Estoy dispuesto a hablar con el Sr. Pashinián en cualquier momento, cuando él esté preparado. Por lo tanto, estoy abierto a estas conversaciones y creo que eso podría ser también un buen indicador de que la guerra ha terminado. Esto es muy importante. Porque todavía vemos y escuchamos en Armenia, en la esfera política, las declaraciones que demuestran los intentos de revanchismo, los intentos de planes futuros para recuperar el territorio que nos pertenece por la historia y por el derecho internacional. Por lo tanto, la voluntad del gobierno armenio, la voluntad seria, no sólo las palabras, sino las declaraciones y los actos demostrarán que la guerra ha terminado, y nos estamos moviendo hacia el período de paz.

-Pero para Armenia sigue existiendo la cuestión del estatus de Nagorno-Karabaj y en el pasado usted ofreció posibilidades como la autonomía cultural. ¿Sigue siendo una opción o está descartada?

-Francamente hablando, durante el último período no escuchamos de Armenia ninguna declaración referida al estatus de ese territorio. Desgraciadamente, estas ideas son articuladas por algunos otros países, sus altos representantes. En cuanto a nuestra posición, la he expresado en muchas ocasiones durante los casi 30 años de negociaciones. La posición de Azerbaiyán era muy constructiva y decíamos, y los copresidentes del Grupo de Minsk lo saben muy bien, que estábamos dispuestos a conceder a los armenios que residen en Azerbaiyán un cierto nivel de autogobierno. Pero esta posición siempre fue rechazada por Armenia y siempre exigían la independencia de lo que llamaban Nagorno-Karabaj. Pero hoy en día, tras el fin de la guerra y la resolución del conflicto, y esta no es sólo mi posición, sino la de la mayoría de la comunidad internacional, no se puede hablar de ningún estatus para la llamada entidad que no existe. Porque Nagorno-Karabaj no existe. No tenemos esta unidad administrativa en nuestro territorio. El 7 de julio de este año emití un decreto sobre la nueva configuración de las zonas económicas de Azerbaiyán y hemos creado dos zonas económicas: Las zonas económicas de Karabaj y Zangazur Oriental, que abarcan toda la zona. Unos 25 mil armenios étnicos que residen hoy en la zona de Karabaj, en la zona que ahora está bajo la responsabilidad de las fuerzas de paz rusas, son nuestros ciudadanos. Disfrutarán de los mismos derechos, privilegios y responsabilidades que cualquier otro ciudadano de Azerbaiyán de diferente origen religioso y étnico. Así que, para decirlo brevemente, no hay manera de volver al estatus, no hay estatus y todo el mundo debería olvidar esta cuestión.

-Hay muchas otras cuestiones que discutir, como ha dicho, la delimitación de las fronteras, los prisioneros, el desminado. ¿Cómo va esto? ¿Sigue adelante o se ha detenido?

-Con respecto a los llamados prisioneros de guerra, quiero aclarar esta cuestión para su audiencia. En muchas ocasiones me he referido a las normas del derecho internacional, a las convenciones internacionales, sobre quiénes pueden ser considerados prisioneros de guerra. Y según las convenciones internacionales las personas que han sido detenidas o capturadas durante la fase de guerra y las personas que detuvimos durante la guerra, todas ellas han sido devueltas inmediatamente después de que terminara la guerra. De hecho, los devolvimos antes de lo que los armenios devolvieron a nuestros prisioneros. Las personas que ahora están detenidas y ya condenadas que Armenia y algunos otros reclaman como prisioneros de guerra no pertenecen a esta categoría porque estas personas han sido enviadas a los territorios liberados a finales de noviembre. Más de dos semanas después del final de la guerra, más de dos semanas después de que Armenia firmara un acta de capitulación y han sido detenidos en el territorio que liberamos a principios de diciembre. 62 personas y algunos de ellos cometieron crímenes, atacaron a nuestros militares y mataron a cuatro de ellos. Por lo tanto, no son prisioneros de guerra. Son terroristas, son miembros de un grupo de sabotaje que han sido enviados para atacar a civiles y militares azerbaiyanos. A pesar de eso, hemos devuelto a algunos de ellos durante este período, y eso fue una señal de buena voluntad. Pero con respecto a los mapas de minas que han sido plantadas por Armenia en los territorios, que estaban bajo la ocupación, y los 100 miles de minas, al principio, cuando exigíamos que nos dieran estos mapas el gobierno armenio en el nivel muy alto decía que no lo tienen. Y durante el tiempo transcurrido desde el final de la guerra, durante este casi un año, tuvimos cerca de 150 bajas de civiles y militares que murieron o resultaron gravemente heridos debido a que los armenios no nos entregan los mapas. Algunos mapas han sido entregados hace relativamente poco tiempo, pero la precisión de esos mapas es sólo del 25%. Así que lo que exigimos es que Armenia nos dé los mapas precisos, el mapa que puede ser fácilmente identificado no el área donde están plantadas minas, como están plantadas en todas partes, sino un lugar preciso en particular. Ellos tienen esta información particular que se niegan a darnos. Si lo hacen, si muestran la buena voluntad, por supuesto, responderemos adecuadamente.

-El Grupo de Minsk de la OSCE está mediando, pero otros también han ofrecido su ayuda, como la Unión Europea, por ejemplo, en el desminado o la delimitación de la frontera. ¿Es una opción para usted que la UE tenga un papel en el periodo de posguerra?

-Sí, apoyamos esta iniciativa y, de hecho, se ha discutido durante los numerosos contactos entre nuestros funcionarios y los de la UE, y también durante la visita del presidente del Consejo Europeo, el Sr. Charles Michel, a Azerbaiyán este verano. Discutimos ampliamente la situación de posguerra y expresamos nuestra voluntad conjunta de participar activamente. La UE tiene una gran experiencia en diferentes áreas, en las áreas de la construcción, en las áreas de la creación del ambiente pacífico. Por lo tanto, la UE expresó su voluntad de participar en el proceso de delimitación para ayudar a ambas partes a llegar a un acuerdo, y apoyamos esta iniciativa. Pero, por lo que sé, Armenia tiene dudas. Armenia no ha decidido si aceptará la propuesta de la UE o no. Pero la posición de Azerbaiyán es muy abierta. Estamos dispuestos a trabajar y, de hecho, diferentes niveles de nuestros funcionarios han estado en contacto permanente con la UE. La UE puede ayudarnos en la delimitación, la UE puede ayudarnos en la apertura de las comunicaciones, y también en el desarrollo de la posguerra. También hemos discutido con la UE la cuestión de la asistencia económica. Hemos oído y sabemos que la UE ha preparado o está preparando el paquete de recuperación económica para Armenia por valor de 2.600 millones de euros. Y, por supuesto, esperamos que se ofrezca la misma cantidad de dinero a Azerbaiyán en los mismos términos y condiciones. Tanto si se trata de subvenciones como de préstamos, debe ser igual, porque somos el país que ha sufrido. Tenemos 10.000 kilómetros cuadrados de territorio totalmente destruido, todas las ciudades, cientos de ciudades y pueblos. Por lo tanto, nosotros, por supuesto, expresamos nuestra preocupación de que este paquete de recuperación económica pueda ser desequilibrado y ahora estamos en el proceso de comunicación con la UE y esperamos de ellos la propuesta para nosotros de apoyo económico. Por lo tanto, la UE puede hacer mucho, y estamos dispuestos a aprovechar esta oportunidad y confiamos en la UE como un intermediario honesto.

-¿Cuándo cree que la población civil podrá volver a los territorios liberados?

-El primer obstáculo, por supuesto, son las minas. Porque sin el desminado no podemos devolver a los civiles, porque no podemos poner su vida en peligro. Por lo tanto, como he dicho muchas veces, nuestro principal rival, si se me permite decirlo, es el tiempo. Por lo tanto, estamos realizando el desminado nosotros mismos. Hemos aumentado el número de desminadores en nuestra agencia nacional de desminado. Además, hemos aumentado el número de militares que también participan en este proceso. Pero esto lleva tiempo. Sin embargo, a pesar de que en las zonas en las que ya hemos realizado el desminado, ya hemos empezado a construir asentamientos, ciudades y pueblos para los civiles. En primer lugar, hemos realizado un estudio completo de las demandas de infraestructura y la infraestructura de energía eléctrica estará totalmente lista a finales de este año, en un par de meses. También son importantes las cuestiones relacionadas con las carreteras y el suministro de agua. Y ya hemos comenzado hace un par de meses las inversiones en una aldea piloto que estará lista para recibir a los primeros colonos tal vez a finales de este año o principios del siguiente. Así que este es el proceso que ya está en marcha. Estamos preparando los planes maestros para todas las ciudades, y más tarde para los pueblos, y hemos asignado para este año sólo 1.300 millones de dólares para la reconstrucción de las zonas liberadas. Por lo tanto, es difícil decir el momento exacto en que comenzará, pero lo haremos por etapas. Y la primera etapa, como he dicho, tendrá lugar en varios meses.

-Durante la guerra usted contó con el apoyo de Turquía, y Rusia actuó como facilitador del alto el fuego. ¿Cree que la guerra ha cambiado el equilibrio de poder en la región?

-Sí, Turquía nos apoyó desde el principio. Estamos muy agradecidos al gobierno turco por el apoyo político y moral que nos brindó desde los primeros días de la guerra y ahora, una vez terminada. Turquía está desempeñando un papel muy importante en el futuro desarrollo regional y en la estabilidad de la región, al igual que Rusia. Como probablemente saben, Rusia y Turquía tienen un Centro de Control conjunto en el distrito de Aghdam, en la región de Karabaj. Al mismo tiempo, las fuerzas de paz rusas realizan operaciones de mantenimiento de la paz en la zona, habitada por población armenia. Por lo tanto, las nuevas realidades ya están en marcha, cada país tiene que tener en cuenta estas realidades. El equilibrio de poderes entre Azerbaiyán y Armenia ha cambiado hace muchos años. Conocíamos nuestro potencial, conocíamos el potencial armenio. Probablemente, el gobierno armenio no podía evaluar de forma realista que no tienen posibilidades frente a Azerbaiyán, y que si no liberan los territorios de forma pacífica tendrán serias complicaciones. Hoy pienso en Turquía y Rusia como dos vecinos de Azerbaiyán, y uno de ellos es vecino de Armenia, juega un papel muy importante en la estabilidad, la seguridad y el desarrollo futuro. Como probablemente saben, hace poco hubo una reunión entre los presidentes de ambos países. Entre otros temas, discutieron la situación entre Armenia y Azerbaiyán. Consideramos que el papel de ambos países es un papel estabilizador muy positivo y creo que es el núcleo de la nueva configuración de la cooperación regional.

-Eso es exactamente lo que quería preguntar, la posibilidad de una cooperación regional activa entre los tres estados del Cáucaso Sur y 3 vecinos -Rusia, Turquía e Irán.

-Sí, apoyamos la propuesta del presidente turco de esta plataforma de cooperación regional. 3+3. Armenia aún no ha respondido. Como ven, de nuevo una posición poco constructiva de Armenia. Pero lo apoyamos plenamente y será muy importante no sólo para el arreglo de la posguerra sino en general para el desarrollo regional en nuestra zona. Porque si logramos crear este formato de cooperación entre seis países de la región, será la principal garantía contra cualquier tipo de nueva hostilidad, será un factor importante para la cooperación regional y generará muchos beneficios. Sólo gracias a la apertura de las comunicaciones, por la que Azerbaiyán aboga firmemente, podemos aumentar inmediatamente el volumen de negocios entre los países de la región, podemos crear quizás diez mil nuevos puestos de trabajo, sólo por la apertura de las comunicaciones. Pero si aumentamos el comercio mutuo, si nos concentramos en la dinámica positiva, nuestra región se transformará de la región de las tensiones a la región de la estabilidad y la paz.

-Mi última pregunta. Hablando de la corporación, Azerbaiyán empezó a finales del año pasado a enviar gas natural al sur de Europa. Actualmente el mercado europeo de gas, los niveles de almacenamiento son muy bajos y los precios están subiendo rápidamente. En esta situación, ¿van a aumentar las exportaciones y cuánto gas han enviado ya a Europa?

-Bueno, tiene usted razón. Comenzamos a exportar gas natural a Europa el último día del año pasado, el 31 de diciembre, y desde entonces el perfil de nuestras exportaciones está creciendo. Somos un proveedor fiable de petróleo al mercado europeo desde hace muchos años, desde hace 15 años sin ninguna interrupción. Y ahora, como proveedor fiable de gas natural, desempeñamos nuestro papel. Nuestro gas es más barato que el de otras fuentes y proviene de una nueva fuente. La importancia del Corredor de Gas del Sur no es sólo por su gas adicional, sino por su fuente alternativa. Y esto es una cuestión de seguridad energética. El gas que enviamos a los consumidores europeos ha sido contratado. Ya lo hemos vendido. Por lo tanto, si hay una demanda adicional de los consumidores europeos tenemos que empezar a negociar, porque primero hay que vender el gas y luego hay que extraerlo. En el negocio del gas es una consecuencia común de las acciones. Y los depósitos de la reserva probada del gas natural en Azerbaiyán son de 2,6 trillones de metros cúbicos. Por lo tanto, será suficiente para al menos 100 años para nuestro consumo y para las exportaciones. Ahora estamos en la fase de nuevos descubrimientos. El interés del sector del petróleo y el gas de Azerbaiyán por parte de las grandes compañías energéticas es cada vez mayor. Por lo tanto, podemos aumentar la producción y aumentar la producción, pero para eso tenemos que empezar las negociaciones ahora y firmar nuevos contratos y luego invertiremos para producir más.

-Pero eso no es posible para este invierno, me parece, ¿no?

-No es posible técnica y comercialmente, sólo quedan uno o dos meses. Pero si empezamos ahora creo que estaremos listos para el próximo invierno. Hay un potencial de aumento, además ahora estamos invirtiendo activamente en nosotros mismos y en inversores extranjeros en energías renovables. Por lo tanto, tendremos más gas natural que consumimos nosotros mismos para exportar. Porque lo sustituiremos por la energía solar y eólica. Así que, como he dicho, el potencial aquí es muy grande, el gasoducto está en funcionamiento. En el futuro podremos ampliar nuestra geografía de suministros a Europa, a los Balcanes y a algunos otros países de Europa del Este, y eso será bueno para los consumidores, para nosotros, para las empresas, para todos, para la seguridad energética”.

© Al usar el material de este sitio,hay que apuntar el hiperenlace.
Si se ha cometido un error en el texto, marque y envíenos pulsando ctrl + enter