POLÍTICA


Grupo de intelectuales, representantes de comunidades religiosas y nacionales apelan al Secretario General de las Naciones Unidas

Bakú, 9 de octubre, AZERTAC

Un grupo de intelectuales y representantes de comunidades religiosas y nacionales han hecho un llamamiento al Secretario General de las Naciones Unidas, Antonio Guterres, en relación con la última agresión militar de Armenia contra las posiciones del ejército azerbaiyano a lo largo de la línea de contacto, los asentamientos alejados de Nagorno-Karabaj, y su ataque deliberado contra la población civil y los niños.

AZERTAC reporta que el llamamiento reza:

"Estimado Sr. Guterres,

A primera vista, es un enfoque muy humanista que usted esté muy preocupado por la reanudación de las hostilidades a lo largo de la línea de contacto en la zona de conflicto de Nagorno-Karabaj, que condene el uso de la fuerza y que exprese su pesar por las bajas entre la población civil y que haga un llamamiento para que se celebren conversaciones constructivas sin demora. Pero cada asunto tiene su historia. El conflicto de Nagorno-Karabaj entre Armenia y Azerbaiyán también tiene su propia historia, y es imposible tomar una decisión objetiva sin conocerla.

En primer lugar, las resoluciones 822, 853, 874 y 884 de 1993 sobre el conflicto entre Armenia y Azerbaiyán del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas, que es el principal garante de la paz y la seguridad internacionales, exigen explícitamente que las fuerzas armadas armenias se retiren de los territorios ocupados de Azerbaiyán de forma total e incondicional. En esas resoluciones se condenan las medidas agresivas adoptadas contra Azerbaiyán, se protege a los civiles no conflictivos y se hace hincapié en la inadmisibilidad del uso de la fuerza para ganar territorio, al tiempo que se reitera la integridad territorial, la soberanía y la inviolabilidad de las fronteras internacionalmente reconocidas de Azerbaiyán. Un pequeño recordatorio: Como saben, además de la región de Nagorno-Karabaj, los ocupantes armenios están ocupando siete regiones de Azerbaiyán que están fuera de Nagorno-Karabaj, y Azerbaiyán está luchando actualmente por la liberación de sus siete regiones.

Por esta razón, en nuestra opinión, de conformidad con las mencionadas resoluciones del conflicto de Nagorno-Karabaj entre Armenia y Azerbaiyán, las partes en el conflicto no deberían ser tratadas en pie de igualdad, y se debería haber exigido a Armenia que suspendiera inmediatamente las operaciones militares y retirara sus fuerzas de las tierras azerbaiyanas ocupadas. Además, Armenia ha recurrido una vez más a la agresión militar contra las posiciones del ejército azerbaiyano a lo largo de la línea de contacto desde el 27 de septiembre, y las ciudades densamente pobladas de Gandjá, Mingachevir, Naftalán, Barda, Agjabadi, lejos de Nagorno-Karabaj desde el 4 de octubre. Bombardea las regiones de Tartar, Shamkir, Jizi, Absherón y otros asentamientos con armas y artillería de gran calibre. Haciendo caso omiso de los llamamientos de la República de Azerbaiyán, Armenia ataca abierta y deliberadamente a los objetivos en violación del derecho internacional humanitario, incluidos los Convenios de Ginebra de 1949. Al 5 de octubre, como resultado de los ataques de artillería y cohetes desde el territorio de Armenia, unos 30 civiles azerbaiyanos resultaron muertos, 125 heridos y más de 500 edificios residenciales e instalaciones civiles fueron destruidos. Las fuerzas armadas armenias lanzaron dos ataques con cohetes contra la ciudad de Mingachevir, donde se encuentran el embalse y la central eléctrica principal. Gandjá, la segunda ciudad más grande de Azerbaiyán, con una población de más de quinientos mil habitantes, fue bombardeada por bombas de racimo prohibidas por las convenciones internacionales pertinentes.

Estimado Sr. Secretario General,

Por estos actos de provocación, le pedimos que inste a Armenia a cumplir urgentemente las normas y principios del derecho internacional, el derecho internacional humanitario y las resoluciones 822, 853, 874 y 884 del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas de 1993 sobre el conflicto armenio-azerbaiyano. Los invasores armenios deben abandonar los territorios ocupados de Azerbaiyán. Sólo entonces podrá establecerse la paz en la región. El pueblo de Azerbaiyán, junto con los musulmanes, ortodoxos, judíos, católicos y cristianos udíes, esperan pacientemente y con esperanza que den un paso tan justo.

Estimado Sr. Secretario General,

Azerbaiyán es un país históricamente tolerante con valores multiculturales. Aquí hay organizaciones multiculturales, que contribuyen constantemente al establecimiento y desarrollo de relaciones estrechas y cálidas entre diferentes pueblos, religiones y culturas. Quisiéramos decir que esa situación multicultural es única en toda la región, y ésta es la clave para comprender muchas cuestiones desde el principio.

Esperamos y creemos que esta llave le será útil para abrir la puerta del camino hacia la verdad y la justicia".

Saludos cordiales,

Kamal Abdullayev,

Presidente de la Junta de Síndicos

Centro Internacional de Multiculturalismo de Bakú

Ravan Hasanov,

Director Ejecutivo

Centro Internacional de Multiculturalismo de Bakú

Melikh Yevdaev

Jefe de la Comunidad Judía de Montaña de Azerbaiyán

Robert Mobili

Jefe de la Comunidad Alban Udi de Azerbaiyán

Aleksandr Ishein

Arzobispo de la eparquía de Bakú y Azerbaiyán de la Iglesia Ortodoxa Rusa

Mufti Salman Musayev

Jefe Adjunto de la Oficina de los Musulmanes del Cáucaso

Zaur Orujov

Representante del consejo parroquial de la comunidad católica de Azerbaiyán

Aleksandr Sharovski

Jefe de la Comunidad Judía Europea de Azerbaiyán

Abik Charukchiev

Jefe de la Comunidad Judía Georgiana de Azerbaiyán

© Al usar el material de este sitio,hay que apuntar el hiperenlace.
Si se ha cometido un error en el texto, marque y envíenos pulsando ctrl + enter

CONTACTOS CON AUTOR

Rellene,por favor, los huecos marcados *.

Por favor, incluya las letras mostradas arriba.
No importa si las letras son mayúsculas o minúsculas.