POLÍTICA


INFOGATE: ¿Por qué algunas guerras son más destructivas que otras?

Bakú, 1 de abril, AZERTAC

El popular sitio web de noticias "Infogate" de Chile ha emitido un artículo a base del análisis de Fuad Chiragov, Jefe del Departamento de Seguridad Regional del Centro de Análisis de Relaciones Internacionales de Azerbaiyán (Centro AIR) donde compara la guerra de 44 días librada entre Armenia y Azerbaiyán por la liberación de los territorios ancestrales azerbaiyanos y la guerra actual de Ucrania haciendo hincapié en la tasa de mortalidad civil.

AZERTAC presenta este artículo:

“Aunque fue un enfrentamiento brutal e intenso entre dos ejércitos convencionales, las bajas civiles de la Guerra de Nagorno-Karabaj de 2020 fueron mucho menores que las que estamos presenciando en la guerra en curso en Ucrania.

En el último mes, hemos visto, con creciente horror, docenas de videos de la brutalidad de la guerra en el centro de Europa. Mujeres, niños e incluso bebés han sido asesinados, se han cavado fosas comunes y abundan otros actos de tragedia humanitaria.

Hace dos años, hubo otra guerra: una entre Azerbaiyán y Armenia, que duró cuarenta y cuatro días. Aunque fue un enfrentamiento brutal e intenso entre dos ejércitos convencionales, las bajas civiles fueron mucho menores que las que estamos presenciando en la guerra en curso en Ucrania. Esto ha provocado una especie de debate entre los círculos de política exterior: dado lo que estamos viendo ahora mismo en Ucrania, ¿por qué la guerra entre Azerbaiyán y Armenia fue tan “limpia” (es decir, por qué el conflicto tuvo una tasa tan baja de víctimas civiles )? ¿Qué lecciones pueden extraer de esto los políticos y los planificadores militares?

En los conflictos armados, la tasa de mortalidad civil (también conocida como tasa de muerte de civiles, tasa de civiles-combatientes, etc.) es la proporción entre las bajas civiles y las bajas de los combatientes o el total de bajas. Es una forma de medir cuán destructivo es un conflicto dado. Como referencia, considere un mito popular a fines de la década de 1990: en 1900, las guerras históricas mataban a un civil por cada ocho soldados, mientras que (entonces) las guerras contemporáneas mataban a ocho civiles por cada soldado. Estos números fueron citados regularmente en publicaciones académicas y documentos de la ONU.

Sin embargo, según un estudio reciente, la tasa de mortalidad civil (la proporción entre civiles y combatientes) varía del 13 al 87 por ciento en las guerras. El mismo estudio subraya que estudios anteriores han informado una tasa de bajas civiles del 65 al 70 por ciento del total de bajas en una guerra. El estudio también encontró las tasas de muerte de civiles por los conflictos recientes: 28 por ciento en Afganistán, 28 por ciento en Siria, 36 por ciento en Pakistán y 67 por ciento en Irak.

Con esos números en mente, consideremos el conflicto reciente en Azerbaiyán y Armenia. La guerra de cuarenta y cuatro días en 2020 resultó en la muerte de sesenta civiles armenios y 100 civiles azerbaiyanos, según los informes oficiales de ambos lados. Además, resultaron heridos 416 civiles del lado azerbaiyano y 165 civiles del lado armenio. Las bajas entre el personal militar de ambos lados ascendieron a por lo menos 10.000. Esto significa que la tasa de víctimas civiles en la guerra entre Azerbaiyán y Armenia en 2020 no tiene precedentes: menos del 2 por ciento. Esta tasa podría haber sido aún más baja si Armenia no hubiera lanzado una serie de ataques con cohetes y misiles ilegalmente indiscriminados hacia los centros de población de Azerbaiyán, incluidos Ganja (a 100 kilómetros de la zona de conflicto), Barda, Gashalti (cerca de Naftalan) y Qarayusufli, resultando en un total de setenta y dos muertes. Estas muertes fueron registradas y documentadas en informes de Amnistía Internacional y Human Rights Watch.

¿Qué explica esta tasa de bajas relativamente baja entre los civiles en la guerra de los cuarenta y cuatro días? La evidencia sugiere que fue porque todas las operaciones militares se llevaron a cabo dentro de los territorios ocupados (y reconocidos internacionalmente) de Azerbaiyán contra las fuerzas de ocupación de Armenia. Además, todos los objetivos del ejército de Azerbaiyán se limitaron a la zona de conflicto, con operaciones militares concentradas solo en aquellas áreas donde, históricamente, los azerbaiyanos eran mayoría de donde fueron expulsados hace veintiocho años.

Esto significa que, a pesar de todas sus ventajas militares, el ejército de Azerbaiyán no entró en las zonas de Karabaj donde los armenios están densamente poblados. Asimismo, ninguna infraestructura crítica o edificios residenciales donde los armenios están densamente poblados sufrieron daños graves. A pesar de los numerosos misiles de largo alcance lanzados desde Armenia contra áreas residenciales de Azerbaiyán, que causaron la mayor parte del número total de muertes de civiles, Azerbaiyán devolvió el golpe solo a un objetivo legítimo dentro del territorio internacionalmente reconocido de Armenia. Cabe añadir que el objetivo en cuestión era un objetivo exclusivamente militar, alejado de cualquier zona residencial y civil. Ni una sola bala entró o explotó un cohete en áreas civiles y residenciales dentro de Armenia propiamente dicha.

En comparación, la guerra en la década de 1990 fue mucho más brutal para los civiles en Karabaj, con miles de muertos y miles aún desaparecidos, y esto no incluye a alrededor de un millón de personas que se convirtieron en desplazados internacionales. Por ejemplo, un solo incidente, la masacre del 25 de febrero de 1992 en la ciudad de Khodjali, resultó en la muerte de 613 mujeres, niños y ancianos civiles. El reciente regreso de Kalbajar a Azerbaiyán ha permitido a las autoridades descubrir fosas comunes y nuevos hechos sobre una tragedia similar a la que tuvo lugar en Bashlibel. Las fosas comunes recién descubiertas, junto con los testimonios de los testigos, demuestran que la escala de muertes y violaciones de derechos humanos en la década de 1990 fue mucho mayor de lo que estaba documentado.

Desafortunadamente, los hechos bien documentados antes mencionados sobre la guerra de 2020 se descuidan intencionalmente en el discurso internacional. En cambio, vemos acusaciones sin fundamento sobre “genocidio”, “masacre[s] de civiles” y “bombardeos indiscriminados contra civiles”. De hecho, sin ningún pretexto ni sesgo, la guerra de los cuarenta y cuatro días es, nos guste o no, un muy buen ejemplo de derecho internacional humanitario y guerra moderna, que demuestra cómo la guerra moderna puede llevarse a cabo con un mínimo de bajas civiles, mientras adherirse a los códigos éticos y perseverar en la dignidad humana”.

 

© Al usar el material de este sitio,hay que apuntar el hiperenlace.
Si se ha cometido un error en el texto, marque y envíenos pulsando ctrl + enter

CONTACTOS CON AUTOR

Rellene,por favor, los huecos marcados *.

Por favor, incluya las letras mostradas arriba.
No importa si las letras son mayúsculas o minúsculas.