NOTICIAS OFICIALES


Ilham Aliyev izó la bandera de Azerbaiyán en el asentamiento de Sugovushan, en el distrito de Tartar

Tartar, 4 de octubre, AZERTAC

El 3 de octubre, el presidente de la República de Azerbaiyán, Ilham Aliyev, izó la bandera de Azerbaiyán en el asentamiento Sugovushan del distrito de Tartar, informa AZERTAC.

El jefe de Estado pronunció un discurso en el evento donde subrayó:"Hace un año, el 3 de octubre, el asentamiento de Sugovushan fue liberado de la ocupación. Fue un acontecimiento muy significativo. Fue un gran éxito, una gran victoria liberar el asentamiento estratégico de la ocupación en los primeros días de la guerra. Durante la liberación de este asentamiento, tuvimos mártires y militares heridos. Que Alá haga descansar las almas de todos nuestros mártires en paz y conceda la curación a los heridos.

Una vez más, rendimos homenaje a la memoria de nuestros heroicos mártires que murieron por la Patria en el Día del Recuerdo, el 27 de septiembre.

La liberación de Sugovushan fue de gran importancia estratégica porque la ubicación de este asentamiento jugó un papel importante en el curso posterior de la guerra, y el hecho de que el asentamiento estuviera en nuestras manos nos dio una ventaja en nuestras futuras operaciones. Naturalmente, el enemigo probablemente sabía, por supuesto, que nos moveríamos en esta dirección. La aldea de Talish y el asentamiento de Sugovushan fueron liberados el mismo día, el 3 de octubre del año pasado. Aquí se habían construido fortificaciones muy fuertes. Había varias líneas de defensa. El enemigo tenía todas las alturas estratégicas, las que conducen al asentamiento. El ejército azerbaiyano demostró gran heroísmo y abnegación al liberar Talish y Sugovushan como resultado de feroces batallas. Otra característica importante de la liberación de Sugovushan y Talish fue que después de la liberación de las primeras aldeas -las primeras seis aldeas fueron liberadas el primer día de la guerra, el 27 de septiembre- no se liberó ningún asentamiento hasta el 3 de octubre. Había razones naturales para ello. Hubo preparativos, maniobras y feroces batallas. Sin embargo, la liberación de más asentamientos después de las victorias del primer día de la guerra ciertamente dio a nuestro ejército y a nuestro pueblo una fuerza y una moral adicionales, y la liberación de ocho aldeas el séptimo día de la guerra, incluyendo la liberación de estas aldeas en la ex Región Autónoma de Nagorno-Karabaj, nos dio una enorme ventaja.

La importancia estratégica de estas aldeas radica en que en ellas estaba desplegado un gran contingente enemigo. La liberación de estas aldeas también nos proporcionó el control de las carreteras estratégicas de la región, y también creó grandes dificultades y restricciones para el movimiento y las maniobras de los efectivos del enemigo. En la zona de la aldea de Talish y del asentamiento de Sugovushan estaba estacionado un gran contingente enemigo que no pudo participar en otras operaciones hasta el último día de la guerra. En primer lugar, porque las carreteras estratégicas ya estaban bajo nuestro control, y en segundo lugar, si el enemigo hubiera retirado sus fuerzas de aquí, el Ejército de Azerbaiyán podría haber avanzado en esta dirección, por supuesto. Por lo tanto, nuestros pasos tácticos y de maniobra fueron deliberados, y una gran unidad militar enemiga fue efectivamente paralizada en esta dirección.

La importancia del asentamiento de Sugovushan radica también en que alberga el embalse de Sugovushan. Este embalse tiene una gran importancia estratégica. Este embalse, junto con el de Sarsang, fue construido por iniciativa del gran líder Heydar Aliyev en 1976. El objetivo principal de estos embalses era abastecer de agua a las regiones situadas fuera de los límites administrativos de la ex Región Autónoma de Nagorno-Karabaj: Tartar, Barda, Aghdam, Goranboy y otros distritos. Durante la ocupación, el despreciable enemigo cometió terror medioambiental contra nosotros. Se dedicó al terrorismo del agua. De hecho, en una de las sesiones de la Asamblea Parlamentaria del Consejo de Europa se presentó un informe especial sobre esta cuestión y se aprobó una resolución. Se culpó al Estado armenio por ello, y este fue nuestro gran éxito. No es casualidad que, después de eso, las organizaciones de presión armenias comenzaran a aplicar una política de terror moral contra los autores de este informe. Durante la ocupación, los armenios cortaban el agua en verano y la liberaban en invierno. En verano, nuestros aldeanos y agricultores se quedaban sin agua, mientras que en invierno la liberaban, provocando desastres naturales e inundaciones. En otras palabras, esto demuestra una vez más el feo enemigo al que nos enfrentamos. Aprovecharon todas las oportunidades para causarnos daños. Como resultado de la liberación del asentamiento de Sugovushan y el restablecimiento del control sobre el embalse, el Estado armenio perdió estas oportunidades. Ahora somos nosotros los que mandamos aquí. Este año se ha suministrado agua a Tartar y a otros distritos utilizando el embalse de Sugovushan por primera vez en 30 años. Como resultado de la liberación de este asentamiento, se ha suministrado agua a 30.000 hectáreas de tierra que antes no se regaban o se regaban de forma insuficiente. Ahora se están reparando los canales. Se están tomando medidas concretas para utilizar eficazmente los recursos hídricos existentes en nuestras tierras liberadas -zonas económicas de Zangazur Oriental y Karabaj- y se está aplicando un programa muy serio. Ya se han elaborado todos los mapas de las fuentes de agua y la construcción de nuevos embalses está en la agenda.

Al mismo tiempo, el gran líder Heydar Aliyev construyó dos centrales hidroeléctricas cerca del embalse durante la época soviética. Durante la guerra, el enemigo también destruyó estas estaciones. Más de 30 centrales hidroeléctricas en los distritos de Kalbajar y Lachin fueron destruidas por los armenios durante y después de la guerra, cuando se les dio tiempo para marcharse, y estas centrales se están restaurando ahora. En particular, se han iniciado los trabajos de restauración de las centrales hidroeléctricas Sugovushan-1 y Sugovushan-2, que ya están en condiciones de funcionamiento. Han sido reconstruidas, construidas desde cero. Esto demuestra una vez más nuestra fuerza y nuestra política. Estamos dando pasos muy serios para realizar proyectos de infraestructura, y aunque ha pasado menos de un año desde que terminó la guerra, vean cómo se está trabajando. El asentamiento de Sugovushan es de especial importancia para dotar a esta región de electricidad y agua. Otro aspecto importante de la liberación de este asentamiento, quiero decirlo de nuevo, es el fortalecimiento de nuestra superioridad moral y psicológica.

Si observamos la cronología de la guerra, podemos ver que el 27 de septiembre se liberaron seis aldeas, la cordillera de Murovdagh y las montañas de Aghdara, y el 3 de octubre se liberaron ocho aldeas más, entre ellos el asentamiento de Sugovushan y el pueblo de Talish. El 4 de octubre se liberaron muchas más aldeas, incluida la ciudad de Jabrayil.

En otras palabras, esto dio a nuestro ejército fuerza y moral extra. Mantuvimos esta ventaja moral hasta el último día, hasta el último minuto de la guerra”.

© Al usar el material de este sitio,hay que apuntar el hiperenlace.
Si se ha cometido un error en el texto, marque y envíenos pulsando ctrl + enter