POLÍTICA


La delegación de la República de Azerbaiyán respondió con firmeza a las absurdas declaraciones del premier de Armenia

Washington, D.C., 27 de septiembre, AZERTAC

El 26 de septiembre, el Asesor de la Misión Permanente de la República de Azerbaiyán ante las Naciones Unidas, Tofig Musayev, hizo una declaración en el debate político general del 74º período de sesiones de la Asamblea General de las Naciones Unidas en respuesta a la declaración del Primer Ministro de Armenia, Nikol Pashinyán, sobre el conflicto armenio-azerbaiyano y la región de Nagorno-Karabaj de Azerbaiyán ocupada por Armenia.

AZERTAC informa que, llamando la atención de la audiencia de los diplomáticos sobre las absurdas declaraciones de Pashinyán, Tofig Musayev señaló que, a través de sus declaraciones y de una presentación incorrecta de los hechos, el funcionario de Ereván está tratando de engañar a la comunidad internacional.

En primer lugar, el diplomático azerbaiyano dijo que la historia, que Armenia tan desesperadamente trata de manipular para justificar sus reivindicaciones territoriales a Azerbaiyán, no está de su lado. Es bien sabido que el reasentamiento de armenios en el territorio de la región de Karabaj de Azerbaiyán, que el primer ministro armenio llama la "patria ancestral", comenzó en el siglo XIX. El posterior reasentamiento masivo de armenios en el Cáucaso meridional y los intentos de expansión territorial sentaron las bases para la inestabilidad, la tensión y los conflictos a largo plazo en la región, que continúan hasta el día de hoy y van acompañados de masacres y deportaciones forzosas de la población azerbaiyana.

En segundo lugar, la ilegalidad de cualquier intento dentro del sistema jurídico soviético de unir la región de Nagorno-Karabaj con Armenia o de separarse unilateralmente de Azerbaiyán se confirmó al más alto nivel constitucional. Es evidente que la definición del territorio de Azerbaiyán en el momento de su independencia y a la luz del derecho aplicable abarcaba indudablemente la región de Nagorno-Karabaj, subrayó T. Musayev.

La situación después de la restauración de la independencia de Azerbaiyán y las acciones siguientes de Armenia también son evidentes. En sus resoluciones 822, 853, 874 y 884 de 1993, el Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas reafirmó que Nagorno-Karabaj es parte integrante de Azerbaiyán y determinó que las reivindicaciones y acciones territoriales de Armenia a este respecto son ilegales e incompatibles con los principios de la prohibición del uso de la fuerza armada en las relaciones internacionales. Numerosos documentos aprobados por otras organizaciones internacionales están en el mismo contexto. Asimismo, cabe recordar que hay un tema especial en el programa de la Asamblea General titulado "La situación en los territorios ocupados de Azerbaiyán".

En tercer lugar, el asesor de la Misión Permanente de Azerbaiyán ante las Naciones Unidas continuó diciendo que Armenia malinterpretó deliberadamente el principio de la libre determinación: no tiene nada que ver con el principio que figura en la Carta de las Naciones Unidas, en el Acta Final de Helsinki de la CSCE de 1975 y en otros documentos internacionales. Lo que el primer ministro armenio llamó el "ejercicio de la autodeterminación" fue calificado por el Consejo de Seguridad como un uso ilegal de la fuerza. De hecho, es el derecho a la libre determinación del pueblo azerbaiyano el que se viola gravemente como resultado de la política de agresión, ocupación y depuración étnica de Armenia.

En cuarto lugar, los derechos humanos y las libertades fundamentales son universales y abarcan a toda la humanidad, y el respeto de esos derechos debe garantizarse sobre una base igualitaria y no discriminatoria. En contraste con esta definición generalmente aceptada, las políticas y prácticas de Armenia se basan en excepciones y discriminación por motivos étnicos. Por lo tanto, a diferencia de Azerbaiyán y otros estados de la región, Armenia es un país monoétnico, dijo Musayev. Armenia ha llevado a cabo una limpieza étnica de los territorios ocupados y ahora se niega incluso a aceptar la existencia de la comunidad azerbaiyana de la región de Nagorno-Karabaj de Azerbaiyán.

Esto lleva a la conclusión clara de que Armenia no puede reclamar privilegios basados en violaciones graves y sistemáticas del derecho internacional, incluido el derecho internacional humanitario y las normas internacionales de derechos humanos, y en la denegación discriminatoria de derechos y libertades a otras personas, en particular a la población azerbaiyana en general de más de un millón de personas que han sido expulsadas y a las que se les ha impedido regresar a sus hogares, tanto en Armenia como en los territorios ocupados de Azerbaiyán.

El rechazo de responsabilidad de Armenia por sus crímenes es una violación de los derechos humanos y un obstáculo directo para la paz duradera y la reconciliación genuina.

En este contexto, las declaraciones de Ereván sobre los derechos humanos, la democracia y el llamado "sentimiento antiarmenio" y "discurso de odio antiarmenio" son al menos irresponsables y engañosas para la comunidad internacional, dijo el diplomático azerbaiyano. Afirmando que Azerbaiyán supuestamente quiere un territorio sin gente, el Primer Ministro armenio simplemente confunde los objetivos imaginarios de Azerbaiyán con la política real de Ereván oficial.

Además, en su discurso, el Primer Ministro de Armenia habló con impaciencia sobre la solución pacífica del conflicto y su importancia para la estabilidad y la seguridad en la región. Sin embargo, las simples palabras claramente no son suficientes para lograr el progreso en el proceso de solución, especialmente cuando las obligaciones y acciones de Armenia siempre contradicen este objetivo.

La agresión en curso de Armenia, el incumplimiento del derecho internacional y las resoluciones del Consejo de Seguridad, declaraciones incendiarias, varias provocaciones sobre el terreno e intentos de cambiar la naturaleza demográfica, económica, social y cultural de los territorios ocupados de Azerbaiyán no pueden cumplir los objetivos para lograr un acuerdo pacífico. Lo más importante es que no se puede lograr una solución pacífica del conflicto si contradice la Constitución de Azerbaiyán y no cumple con el derecho internacional.

El objetivo principal del proceso de paz en curso, cuyo mandato se basa en las resoluciones del Consejo de Seguridad antes mencionadas, es garantizar la retirada inmediata, completa e incondicional de las fuerzas armadas armenias de la región de Nagorno-Karabaj y de todos los demás territorios ocupados de Azerbaiyán, el restablecimiento de la integridad territorial de Azerbaiyán dentro de sus fronteras reconocidas internacionalmente y el regreso de los desplazados forzosos a sus hogares y propiedades, subrayó T. Musayev.

El uso ilegal de la fuerza y la ocupación militar conexa y la depuración étnica de los territorios de Azerbaiyán no son una solución y nunca traerán la paz, la reconciliación y la estabilidad.

En conclusión, T. Musaev afirmó que, en lugar de perder el tiempo tratando de engañar a la comunidad internacional y a su propio pueblo, Armenia debería abandonar sus inútiles intentos de prolongar el statu quo insostenible y cumplir fielmente sus obligaciones internacionales. Cuanto antes se dé cuenta Ereván de que no hay perspectivas para su destructivo programa político, antes podrán los dos pueblos beneficiarse de la paz, la estabilidad y la cooperación.

© Al usar el material de este sitio,hay que apuntar el hiperenlace.
Si se ha cometido un error en el texto, marque y envíenos pulsando ctrl + enter

CONTACTOS CON AUTOR

Rellene,por favor, los huecos marcados *.

Por favor, incluya las letras mostradas arriba.
No importa si las letras son mayúsculas o minúsculas.