CULTURA


La historia no conocida de Villa Petrolea

Bakú, 28 de marzo, AZERTAC

Muchas historias no contadas se esconden entre los más de nueve mil registros de las actividades de la empresa Nobel en los archivos de Azerbaiyán.

Una de ellas está relacionada con la "Villa Petrolea", que era conocida como un "refugio verde" u "oasis verde" entre las torres petrolíferas. Durante mucho tiempo atrajo el interés de los ejecutivos, trabajadores y visitantes de la industria petrolera.

"Villa Petrolea" no era, de hecho, una sola villa, sino una comunidad planificada situada en el pueblo de Keshle, en las afueras de Bakú. La "Villa" se creó por iniciativa de los fundadores de Branobel, con la financiación de ésta. La comunidad se construyó especialmente para los empleados de la empresa.

La comunidad ocupaba un área considerable, más de 20 acres, con una serie de casas sustanciales para los empleados de la empresa. Un edificio, especialmente diseñado para el entretenimiento, constaba de una enorme sala para espectáculos y conciertos, un restaurante, mesas de billar y una biblioteca.

Los empresarios contribuyeron notablemente a la modernización del entorno (con la construcción de edificios, carreteras, estaciones de correos, telégrafos, etc.). Aplicando las normas occidentales y teniendo en cuenta la salud de los empleados, Branobel pretendía mejorar las condiciones en el durísimo entorno de los campos petrolíferos. El plan resultó noble pero difícil de realizar. Las condiciones naturales en torno a la región industrial eran muy duras. El propio Alfred Nobel reconoció que no quería visitar nunca los campos petrolíferos de Bakú, dado el deprimente entorno.

Branobel no limitó su actividad a la construcción de viviendas. Lo más destacado de Villa Petrolea fue la transformación del lugar en un frondoso jardín con plantas raras y valiosas, invernaderos y una guardería. Los esfuerzos sistemáticos de la empresa hicieron que muchos contemporáneos observaran que "las casas se hundían en el verdor".

Los contemporáneos también señalaron que Branobel lo consiguió en una zona que carecía de agua dulce y de tierra negra. Para el riego, se construyó una tubería de agua a lo largo del terreno y se trajo tierra negra de Lankaran, situada a 200 km de Bakú.

Los costes para la empresa se estimaron en unos 500.000 rublos.

Debido a la falta de otros parques en los alrededores de Bakú, excepto el paseo marítimo, la Villa Petrolea era también de importancia pública, con gente de los alrededores y trabajadores de la industria petrolera paseando por sus caminos.

Otro dato interesante de la historia de Villa Petrolea es que el terreno sobre el que se construyó Villa Petrolea no pertenecía a Branobel, sino que fue alquilado por la empresa. Según el acuerdo entre Branobel y los campesinos propietarios de Keshle, se firmó un contrato de arrendamiento de 50 años para el período comprendido entre el 18 de febrero de 1882 y el 18 de febrero de 1931.

Con la llegada del poder soviético, la Villa Petrolea fue adaptada para su uso por los escolares. Otras partes quedaron en mal estado. El edificio y los locales han sido renovados recientemente.

AZERTAC Español

© Al usar el material de este sitio,hay que apuntar el hiperenlace.
Si se ha cometido un error en el texto, marque y envíenos pulsando ctrl + enter

CONTACTOS CON AUTOR

Rellene,por favor, los huecos marcados *.

Por favor, incluya las letras mostradas arriba.
No importa si las letras son mayúsculas o minúsculas.