POLÍTICA


Los acalorados debates entre las delegaciones de Azerbaiyán y Armenia en OSCE

Luxemburgo, 5 de julio, AZERTAC

Como era de esperar, una reunión del Comité General de Asuntos Políticos y Seguridad de la AP de la OSCE en Luxemburgo, tras un informe del diputado irlandés Alan Farrell sobre "Promover el desarrollo sostenible para mejorar la seguridad: el papel de los parlamentarios", en el que se abordaron los conflictos congelados, desencadenó un acalorado debate sobre las enmiendas a la propuesta de resolución final.

Según AZERTAC, el diputado armenio Hayk Konjoryan, que hizo uso de la palabra, y como siempre narró de cómo cada conflicto individual es peculiar, la naturaleza del conflicto armenio-azerbaiyano de Nagorno-Karabaj, supuestamente relacionado con el campo de los "derechos humanos". Intentando engañar aún más a la audiencia, Konjoryan decidió "sorprender" a los presentes, diciendo que la propia Azerbaiyán, al unirse a la OSCE, reconoció el derecho de los pueblos a la autodeterminación, olvidando especificar que Bakú nunca lo había convertido en un gran secreto. Sí, Azerbaiyán reconoce y siempre ha reconocido el derecho de los pueblos a la libre determinación, tal como se expresa en el Acta Final de Helsinki de 1975, pero no en la perversa interpretación en la que los "teóricos" armenios tratan de interpretar este principio del derecho internacional.

Azay Guliyev, vicepresidente de la AP de la OSCE y miembro del Milli Madzlis de Azerbaiyán, hizo uso de la palabra en nombre del delegado de Azerbaiyán y agradeció al orador el reconocimiento de que la solución de los conflictos pendientes en toda la zona de la OSCE, incluido el relativo a la ocupación de la región de Nagorno-Karabaj de Azerbaiyán y de siete distritos adyacentes, es un requisito previo para la estabilidad, la seguridad y la paz a largo plazo en la región. Expresó su apoyo a la posición del orador de que cuatro resoluciones del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas y la Declaración de la AP de la OSCE crean una base jurídica para la solución del conflicto armenio-azerbaiyano de Nagorno-Karabaj. Al mismo tiempo, A. Guliyev pide a los miembros de la Comisión que apoyen la redacción del proyecto de resolución en su forma original y rechacen las enmiendas presentadas por la delegación de Armenia. Razonando su llamamiento, el diputado se refirió a la decisión de la OSCE de 1992, en la que el conflicto se llama "en la región de Nagorno-Karabaj de Azerbaiyán y sus alrededores".

Recordó que, desde mayo de 1992, el conflicto ha dado lugar a una intervención a gran escala de las fuerzas armadas armenias en el territorio de Azerbaiyán y a la ocupación no sólo de la propia región de Nagorno-Karabaj, sino también de siete regiones adyacentes, y que, tras la ocupación de cada una de ellas, el Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas aprobó una resolución, cada una de las cuales fue posteriormente ignorada por Ereván. "Por lo tanto, después de estas resoluciones, no podemos llamar al conflicto "Nagorno-Karabaj" solamente, dados los territorios fuera de la región que ocupó por Armenia", señaló el político.

En conclusión, recordó que la comunidad internacional reconocía la región de Nagorno-Karabaj y siete regiones adyacentes como parte integrante de Azerbaiyán, y que la ocupación ilegal no conducía a un cambio de soberanía y jurisdicción.

El diputado Ani Samsonyan, en su desvinculado discurso, intentó cuestionar la relevancia de las cuatro resoluciones del Consejo de Seguridad de la ONU y, de alguna manera, decidió que la comunidad internacional supuestamente había reconocido al régimen de marionetas en la parte ocupada de Nagorno-Karabaj como "parte de iguales derechos en el conflicto".

En respuesta al discurso de su homólogo armenio, el diputado Tair Mirkishili recordó que los derechos humanos, en primer lugar, tienen que ser examinados en el marco de los derechos de los residentes de la región de Nagorno-Karabaj, algunas de las cuales se ven obligadas a vivir fuera de sus hogares debido a su expulsión étnica. También pide a los miembros de la comisión que apoyen el proyecto de resolución en su forma original.

Maria Karapetyan, que intervino al final del debate, así como sus compatriotas, pidieron que el conflicto armenio-azerbaiyano se aislara del resto de los conflictos congelados y se considerara un caso "único", pidiendo a sus colegas que apoyaran la enmienda armenia.

Mañana la comisión continuará su trabajo, y con ella continuará el debate.

© Al usar el material de este sitio,hay que apuntar el hiperenlace.
Si se ha cometido un error en el texto, marque y envíenos pulsando ctrl + enter

CONTACTOS CON AUTOR

Rellene,por favor, los huecos marcados *.

Por favor, incluya las letras mostradas arriba.
No importa si las letras son mayúsculas o minúsculas.