POLÍTICA


Modern Diplomacy: " La paz, los problemas y las perspectivas en la posguerra del Cáucaso Sur"

Bakú, 14 de abril, AZERTAC

El sitio web Modern Diplomacy ha publicado un artículo de la miembro de la Junta Directiva del Centro de Análisis de Relaciones Internacionales Esmira Jafarova titulado "La paz, los problemas y las perspectivas en la posguerra del Cáucaso Sur".

AZERTAC informa que el artículo reza lo siguiente: "La segunda guerra de Karabaj terminó con la firma de la declaración trilateral entre Armenia, Azerbaiyán y Rusia el 10 de noviembre de 2020. La declaración, que puso fin a la guerra y sentó las bases para resolver otras cuestiones espinosas entre Armenia y Azerbaiyán, incluida la liberación de los restantes territorios bajo ocupación (Aghdam, Kalbajar, Lachin), así como el desbloqueo de todas las comunicaciones económicas y de transporte en la región, puede haber anunciado el inicio de un período diferente en la historia de una región del Cáucaso Sur devastada por la guerra durante mucho tiempo. Prueba de ello es el anuncio de nuevas iniciativas de cooperación, como la "plataforma de cooperación a seis bandas" y el establecimiento del "corredor de Zangazur", cuyo objetivo no es sólo unir Armenia y Azerbaiyán, sino también desempeñar un papel más amplio en la mejora de la posición de la región al proporcionar interconectividad a través de diversas zonas geográficas y geopolíticas. Este proceso ya ha implicado a Rusia y Turquía y podría facilitar los vínculos entre Asia Central y Europa. En la región están ocurriendo muchas cosas a este respecto, y las conversaciones sobre la probabilidad de construir una Pax Caucasia (Paz Caucasia) en el Cáucaso Sur son algo más que meras exageraciones.

Ya ha habido informes y testimonios sobre la intención de Azerbaiyán de seguir adelante, tras la Segunda Guerra de Karabaj, y adoptar un enfoque de máxima cooperación y magnanimidad hacia Armenia tras la derrota de este país en la guerra. Esto quedó patente en las numerosas concesiones realizadas por Azerbaiyán en el periodo de posguerra, como la concesión de una prórroga de diez días (del 15 de noviembre al 25 de noviembre de 2020) del plazo para que las Fuerzas Armadas armenias y la población armenia que se había asentado en Kalbajar durante la ocupación abandonasen la región, y la devolución a Armenia de 69 ciudadanos armenios detenidos en Azerbaiyán y 1400 cadáveres. Además, como gesto de buena voluntad, Azerbaiyán ayudó con el traslado de ayuda humanitaria a los residentes armenios en Karabaj; facilitó el traslado de mercancías a través del territorio principal de Azerbaiyán; permitió a los ciudadanos armenios seguir utilizando las partes de la autopista Gorus-Kafan que pasan por los territorios azerbaiyanos recién liberados; y por último, pero no por ello menos importante, por primera vez en tres décadas se hizo realidad el transporte de gas natural ruso a Armenia a través de Azerbaiyán.

Sin embargo, este cauto optimismo sobre las incipientes perspectivas de paz y cooperación en la región se enfrenta a una serie de retos. Entre ellos, el incumplimiento por parte de Armenia del artículo 4 de la declaración del 10 de noviembre de 2020, que exigía la retirada de todos los grupos armados restantes de los territorios azerbaiyanos; la tergiversación intencionada por parte de Armenia de los miembros de la milicia capturados por Azerbaiyán como resultado de las operaciones antiterroristas desde el 10 de noviembre como prisioneros de guerra (PoW) y los intentos resultantes de ejercer presión sobre Azerbaiyán; y el debate recientemente intensificado sobre quién podría haber lanzado los misiles Iskandar M contra la ciudad azerbaiyana de Shusha durante la guerra de 44 días. Esta última cuestión, en particular, parece desconcertar después de que la Agencia de Acción contra las Minas de la República de Azerbaiyán (ANAMA) descubriera recientemente los restos de un misil balístico Iskandar M en Shusha. Según el Régimen de Control de la Tecnología de Misiles (RCTM), la versión de exportación de este misil es el Iskandar E, que la Federación Rusa sólo exportó a Armenia. El Iskandar M, cuyos restos fueron descubiertos en Shusha, está en posesión exclusiva de la Federación Rusa. La historia detrás de este descubrimiento tiene definitivamente un lado oscuro que debe ser aclarado, ya que la ausencia de respuestas plausibles puede generar peligrosas especulaciones. En cualquier caso, esta cuestión, junto con las otras comentadas anteriormente, también está impidiendo una transición fluida hacia el periodo de rehabilitación post-conflicto.

Además de lo anterior, el peligro que suponen las minas terrestres plantadas en los territorios azerbaiyanos anteriormente ocupados es muy grave. Según algunas estimaciones, Armenia gastó 350 millones de dólares en la colocación de minas terrestres en la región de Nagorno-Karabaj y sus alrededores. La ANAMA está llevando a cabo actualmente operaciones de limpieza de las zonas contaminadas con minas terrestres y municiones sin explotar (UXO) y las estimaciones iniciales sugieren que la neutralización de las UXO, los misiles y la munición restante en las zonas de combate podría requerir entre 5 y 6 años, mientras que podrían pasar entre 10 y 13 años antes de que las zonas minadas queden completamente despejadas. Aunque Azerbaiyán también está recibiendo ayuda de sus amigos, socios y organizaciones internacionales, como Turquía, Rusia y las Naciones Unidas, mediante la formación de personal, la entrega de equipos de limpieza de minas y la asistencia financiera, es evidente que esto todavía no es suficiente para abordar esta labor tan difícil y precaria.

La cuestión se agrava aún más por el hecho de que, en respuesta a todos los gestos de buena voluntad por parte de Azerbaiyán destinados a pasar la página de la hostilidad y emprender la construcción de una relación de cooperación con Armenia, esta última sigue negándose a entregar a Azerbaiyán mapas de las minas terrestres plantadas en sus antiguos territorios ocupados. Peor aún, como señaló el asistente del presidente de la República de Azerbaiyán - jefe del Departamento de Política Exterior de la Administración Presidencial en la sesión informativa celebrada para el cuerpo diplomático con motivo del "Día Internacional de Sensibilización sobre el Problema de las Minas y de Asistencia para las Actividades relativas a las Minas" (5 de abril de 2021), en la única ocasión en la que Azerbaiyán pudo obtener de Armenia mapas de supuestas zonas minadas, estos mapas resultaron contener información falsa, ya que la ANAMA no pudo encontrar nada basado en las coordenadas de los mismos. "Esto podría significar que Armenia engañó a Azerbaiyán a propósito", señaló Hajiyev. Aparentemente, todavía no hay ningún progreso en cuanto a persuadir a Armenia para que coopere en el tema de las minas terrestres. Sin embargo, esto es enormemente importante, ya que la negativa a colaborar en un tema tan crucial puede disminuir las ya escasas perspectivas de lograr una paz duradera y una cooperación entre los antiguos enemigos tras las concesiones unilaterales de Azerbaiyán a Armenia.

Las convenciones internacionales prohíben las minas antipersonal (MAP), la forma más peligrosa que se utiliza contra los civiles. Cada año, organizaciones reputadas en la materia, como la Campaña Internacional para la Prohibición de las Minas Terrestres (ICBL), informan de que miles de personas mueren o resultan heridas a causa de las minas terrestres. Después de la segunda guerra del Karabaj, Azerbaiyán ya ha informado de la muerte de docenas de sus ciudadanos, así como de militares, incluidos los miembros rusos de las fuerzas de paz, que han muerto o han quedado mutilados como consecuencia de las explosiones de minas terrestres antipersona. Si no se entregan a tiempo los mapas correctos de las zonas minadas a la parte azerbaiyana, el número de víctimas aumentará, sumándose a las ya desalentadoras estadísticas mundiales de muertes humanas debidas a las minas terrestres. Es de esperar que Armenia no se dé cuenta demasiado tarde de que los civiles no deben ser víctimas de la frustración y el resentimiento del régimen por la guerra perdida.

Por lo tanto, existen retos claramente visibles del periodo post-conflicto que deben ser superados. La complejidad de las cuestiones pendientes exige transparencia, cooperación y compromiso mutuo si existe un verdadero deseo de alejarse de los horrores del pasado. Esto debe ser emprendido por todas las partes interesadas que firmaron los acuerdos del 10 de noviembre de 2020, que pusieron fin a la Segunda Guerra de Karabaj, ya que los esfuerzos unilaterales probablemente sean insuficientes para romper en última instancia el círculo vicioso de la hostilidad y la guerra."

© Al usar el material de este sitio,hay que apuntar el hiperenlace.
Si se ha cometido un error en el texto, marque y envíenos pulsando ctrl + enter

CONTACTOS CON AUTOR

Rellene,por favor, los huecos marcados *.

Por favor, incluya las letras mostradas arriba.
No importa si las letras son mayúsculas o minúsculas.