CULTURA


Pamukkale, palacio de algodón de Turquía

Bakú, 11 de abril, AZERTAC

Las aguas cargadas de calcita, que brotan de los manantiales de un acantilado de casi 200 m de altura que domina la llanura, han creado en Pamukkale ( ) un paisaje irreal, formado por bosques minerales, cascadas petrificadas y una serie de cuencas en terrazas. A finales del siglo II a.C., la dinastía de los atlantes, los reyes de Pérgamo, estableció el balneario termal de Hierápolis. En el lugar se pueden ver las ruinas de las termas, los templos y otros monumentos griegos.

Breve síntesis

Las aguas cargadas de calcita, que brotan de los manantiales de un acantilado de casi 200 m de altura que domina la llanura de Cürüksu, en el suroeste de Turquía, han creado un paisaje irreal, formado por bosques minerales, cascadas petrificadas y una serie de cuencas en terrazas a las que se ha dado el nombre de Pamukkale (Palacio del Algodón). Situado en la provincia de Denizli, este extraordinario paisaje era un foco de interés para los visitantes de la cercana ciudad balneario helenística de Hierápolis, fundada por los reyes atlantes de Pérgamo a finales del siglo II a.C., en el lugar de un antiguo culto. Sus aguas termales también se utilizaban para lavar y secar la lana. Cedida a Roma en el año 133 a.C., Hierápolis floreció, alcanzando su máxima importancia en los siglos II y III d.C., habiendo sido destruida por un terremoto en el año 60 d.C. y reconstruida. Los restos del periodo grecorromano incluyen baños, ruinas de templos, un arco monumental, un ninfeo, una necrópolis y un teatro. Tras la aceptación del cristianismo por parte del emperador Constantino y el establecimiento de Constantinopla como "nueva Roma" en el año 330, la ciudad se convirtió en obispado. Como lugar del martirio de San Felipe en el año 80 d.C., conmemorado por su edificio Martyrium en el siglo V, Hierápolis, con sus varias iglesias, se convirtió en un importante centro religioso del Imperio Romano de Oriente.

La combinación de sorprendentes formaciones naturales y el desarrollo de un complejo sistema de canales, que llevan el agua termal a los pueblos y campos cercanos, es excepcional. Los manantiales son la fuente de un sistema hidráulico que se extiende 70 km al noroeste hasta Alaşehir y hacia el oeste a lo largo del valle del río Menderes. Pamukkale constituye un importante telón de fondo de la ciudad grecorromana original de Hierápolis y del paisaje cultural que domina la zona.

Criterio (iii): Hierápolis es un ejemplo excepcional de instalación termal grecorromana establecida en un sitio natural extraordinario. Las virtudes terapéuticas de las aguas se explotaban en las diferentes instalaciones termales, que incluían inmensas cuencas calientes y piscinas para nadar. La hidroterapia iba acompañada de prácticas religiosas, que se desarrollaron en relación con los cultos locales. El Templo de Apolo, en el que se encuentran varias divinidades chtonas, se erigió sobre una falla geológica de la que escapaban vapores nocivos. El teatro, que data de la época de Severo, está decorado con un admirable friso que representa una procesión ritual y un sacrificio a la Artemisa efesina. La necrópolis, que se extiende a lo largo de 2 kilómetros, ofrece un amplio panorama de las prácticas funerarias de la época grecorromana.

Criterio (iv): Los monumentos cristianos de Hierápolis, erigidos entre los siglos IV y VI, constituyen un ejemplo destacado de un conjunto arquitectónico paleocristiano con una catedral, un baptisterio e iglesias. El monumento más importante, situado fuera de la muralla noroeste de la ciudad, es el Martirio de San Felipe. En lo alto de una escalera monumental, la disposición octogonal del edificio destaca por su ingeniosa organización espacial. Del octógono central parten capillas, salas poligonales y habitaciones triangulares, que se combinan para culminar en una estructura cuadrada rodeada de celdas rectangulares bordeadas de pórticos.

Criterio (vii): Las aguas cargadas de calcita de las fuentes termales, que emergen de un acantilado de casi 200 metros de altura que domina la llanura, han creado un paisaje visualmente impresionante en Pamukkale. Estas aguas mineralizadas han generado una serie de cascadas petrificadas, estalactitas y piscinas con terrazas escalonadas, algunas de las cuales tienen menos de un metro de altura mientras que otras llegan a los seis metros. Los depósitos frescos de carbonato cálcico dan a estas formaciones una deslumbrante capa blanca. El nombre turco Pamukkale, que significa "castillo de algodón", deriva de este llamativo paisaje.

Integridad

El bien está prácticamente intacto e incluye todos los atributos necesarios para expresar su Valor Universal Excepcional, basado en la fuerte y estrecha integración entre el paisaje natural (las terrazas de travertino blanco y las numerosas fuentes termales) y la cultura (las ruinas de la ciudad de la época grecorromana y bizantina, especialmente el teatro y la necrópolis). Los límites del sitio son adecuados para reflejar su importancia.

Las principales amenazas para la integridad del bien son el elevado número de turistas internacionales que representan un recurso económico muy importante para la economía regional. La zona del pequeño lago formado por terremotos y fuentes termales alrededor del antiguo ágora civil, donde miles de turistas pueden nadar entre las antiguas columnas y decoraciones arquitectónicas de mármol, está especialmente amenazada. Esto ha provocado una contaminación biológica y una erosión constante de los antiguos elementos de mármol romanos, y las autoridades competentes tienen previsto establecer un sistema de vigilancia para ayudar a gestionar este problema.

Autenticidad

La mayor parte de la propiedad está libre de edificios modernos y los monumentos arquitectónicos se pueden apreciar fácilmente. Algunos monumentos antiguos vuelven a estar en uso, por ejemplo, el teatro se utiliza para representaciones en las que participan miles de personas, mientras que las obras de excavación y restauración del lugar siguen en marcha. Todos los proyectos se basan en métodos de anastilosis, como en la frons scaenae del teatro, el gimnasio y el templete de la iglesia de San Felipe.

Los restos monumentales y arqueológicos expresan de forma veraz y creíble el Valor Universal Excepcional del bien en cuanto a su entorno, forma y materiales. Se han restaurado los mausoleos y la calle Trípoli en la necrópolis norte, las murallas de la ciudad desde la puerta romana del sureste hasta las terrazas de travertino, la Latrina situada al este de la puerta de Domiciano, la calle columnada y el Gimnasio. La estructura de las Termas-Basílica, que sufrió daños por el terremoto, ha sido reforzada.

Requisitos de protección y gestión

Hierápolis-Pamukkale está protegida legalmente a través de la legislación nacional de conservación, pero no existe una legislación de planificación específica para proteger los bienes del Patrimonio Mundial. La responsabilidad de la gestión y conservación del bien es compartida por el Gobierno nacional (el Ministerio de Cultura y Turismo y el Ministerio de Medio Ambiente y Urbanismo), la administración local (la Administración Especial Provincial de Denizli) y varias instituciones estatales. Es necesario obtener la aprobación del Consejo Regional de Conservación y de la Dirección Provincial de Medio Ambiente y Urbanismo para realizar intervenciones físicas y cambios funcionales en el sitio.

El sitio fue registrado como sitio natural y arqueológico de primer grado en 1980 por decisión del Consejo Supremo de Antigüedades y Monumentos. En 1990, un área de aproximadamente 66 km2 (más grande que la propiedad del Patrimonio Mundial) fue registrada como "área especial protegida" por decisión del Consejo de Ministros. Se han construido centros de visitantes en las entradas norte y sur del sitio y se ha aprobado un plan de conservación. Se han eliminado los edificios de los hoteles del lugar y las estructuras que rodean la piscina termal; se prohíbe la entrada de vehículos privados en el lugar, salvo en caso de emergencia; se proporciona transporte público a los visitantes. Se ha cerrado la carretera que atraviesa las terrazas de travertino del sureste; se han habilitado rutas de visita y paneles informativos dentro del sitio, y las instalaciones turísticas están restringidas al borde de la zona monumental. El acceso de los visitantes a las terrazas de travertino está prohibido para mantener el flujo de agua y conservar el color y la estructura de las terrazas de travertino. Se han establecido zonas donde los visitantes pueden bañarse en las aguas termales.

Un acuerdo entre el Ministerio de Cultura y Turismo de Turquía y la Administración Especial Provincial ha establecido una Dirección de Gestión del Sitio dentro de la Administración Especial Provincial de Denizli, que supervisa los procedimientos y principios para conservar, desarrollar y gestionar el sitio. Esta Dirección se encarga de la coordinación entre las distintas partes interesadas y de los servicios de paisajismo, seguridad y limpieza. Un consejo consultivo, compuesto por las administraciones central y local, organizaciones no gubernamentales y grupos científicos (en particular, el jefe del equipo de excavación) proporciona recomendaciones a la Dirección de Gestión del Sitio en relación con los proyectos en el sitio. El equipo de excavación italiano (que lleva investigando exhaustivamente el yacimiento desde 1957) ha especificado las políticas de un plan de gestión destinado a determinar las normas de restauración y rehabilitación, basado en la Carta de Venecia (1964) para la conservación de monumentos históricos. Esto incluye la accesibilidad y la gestión de los visitantes, las políticas para mejorar la percepción del yacimiento y la gestión de los riesgos.

 

© Al usar el material de este sitio,hay que apuntar el hiperenlace.
Si se ha cometido un error en el texto, marque y envíenos pulsando ctrl + enter

CONTACTOS CON AUTOR

Rellene,por favor, los huecos marcados *.

Por favor, incluya las letras mostradas arriba.
No importa si las letras son mayúsculas o minúsculas.