POLÍTICA


Parlamento de Azerbaiyán emite una declaración sobre la resolución sesgada del Parlamento Europeo contra Azerbaiyán

Bakú, 11 de marzo, AZERTAC

El Comité de Relaciones Internacionales e Interparlamentarias de Milli Majlis de Azerbaiyán ha emitido una declaración sobre la resolución del Parlamento Europeo de fecha 10 de marzo de 2022, informa AZERTAC.

La declaración reza:

"El Parlamento Europeo aprobó el 10 de marzo otra resolución tendenciosa dirigida contra Azerbaiyán.

Esta resolución, que se basa enteramente en la información falsa alimentada por Armenia y el lobby armenio en el Parlamento Europeo, distorsiona las realidades que emanan del período de 30 años de ocupación de las tierras de Azerbaiyán, incluyendo los hechos de vandalismo hacia nuestro patrimonio cultural situado en esas áreas, y pone en tela de juicio la integridad territorial y la soberanía de Azerbaiyán, al tiempo que perjudica los esfuerzos realizados para establecer una paz y una estabilidad duraderas en la región, también contiene una serie de elementos peligrosos y ensombrece los esfuerzos de la humanidad para erradicar la discriminación e intolerancia religiosa y racial. Esta resolución, concebida únicamente para engañar a la comunidad internacional, podría calificarse sin temor a equivocarse como "otro colapso de la democracia europea". La indiferencia y el desprecio del Parlamento Europeo, que reúne a los representantes de cada una de las naciones europeas, por los valores universales, suscita realmente algunos interrogantes serios.

Aunque es ajeno a nuestro pensamiento comentar con detalle esta resolución parcial del Parlamento Europeo, quisiéramos destacar algunos puntos de la misma.

En primer lugar, cabe mencionar que la resolución del Parlamento Europeo niega por completo el vandalismo de Armenia hacia el patrimonio cultural de Azerbaiyán durante los 30 años de ocupación. El período de guerra estuvo marcado por los crímenes de guerra y los crímenes contra la humanidad cometidos por Armenia. Además de destruir deliberadamente ciudades y pueblos, Armenia también diezmó todo el patrimonio cultural que pertenecía a la nación azerbaiyana y que estaba situado en esas zonas. La magnitud de la destrucción es inimaginable. Los numerosos monumentos de la historia, la cultura y la religión, las excavaciones arqueológicas, las bibliotecas y los museos, así como los objetos de los museos, los documentos manuscritos únicos y las tumbas, fueron convertidos en ruinas a propósito. Las mezquitas habían sido arrasadas o profanadas al ser convertidas en establos o pocilgas. Y no sólo los santuarios y templos islámicos habían sido devastados: las iglesias albanesas y otras iglesias cristianas también habían sido destruidas y, además, se había intentado armenizarlas mediante la desfiguración arquitectónica. Armenia ha estado haciendo todo eso con el único motivo de borrar por completo el rastro de la nación azerbaiyana de esas tierras.

Armenia ha impedido que la UNESCO y otras entidades internacionales especializadas visitaran esas tierras para evaluar su condición de patrimonio, a pesar de los reiterados llamamientos de Azerbaiyán durante el período de ocupación. No sólo eso, sino que la indecisión de las entidades internacionales alentó a Armenia a ampliar la escala de destrucción. Y todo ello constituye una flagrante violación del derecho internacional humanitario, incluida la Convención de La Haya de 1954 y sus protocolos, por parte de Armenia. Resulta realmente llamativo que el Parlamento Europeo, que se refiere a la UNESCO en su resolución en repetidas ocasiones, pero que niega lo anterior y acusa a Azerbaiyán de obstruir la misión de la UNESCO, no haya planteado ni una sola vez en los últimos años la cuestión de las consecuencias de la ocupación armenia de las tierras azerbaiyanas y del vandalismo al que se ha sometido el patrimonio de Azerbaiyán. La presente resolución del Parlamento Europeo no sólo contradice el derecho internacional humanitario, sino que también está en desacuerdo con los propios principios adoptados por la Unión Europea que se oponen a la destrucción de los monumentos de la cultura y la religión.

Otro hecho que hay que citar es el acuerdo para enviar una misión de la UNESCO a Azerbaiyán y Armenia que se alcanzó en la reunión de vídeo del 4 de febrero de 2022 en la que participaron el presidente de la República de Azerbaiyán, Ilham Aliyev, el presidente de Francia, Emmanuel Macron (que preside la Unión Europea), el presidente del Consejo de la UE, Charles Michel, y el primer ministro de la República de Armenia, Nikol Pashinián. Este acuerdo fue una prueba de la necesidad de determinar el estado del patrimonio cultural de la nación azerbaiyana situado en el territorio de Armenia. Sin embargo, el Parlamento Europeo no menciona este asunto de ninguna manera.

El Parlamento Europeo presenta los monumentos de la cultura que, según él, pertenecen a los armenios como parte del antiguo patrimonio cristiano y también del patrimonio general de la humanidad. La mentalidad que niega las 67 mezquitas derribadas o gravemente dañadas y los monumentos de la cultura islámica arrasados durante el período de ocupación, esta forma de mentalidad promueve tendencias muy peligrosas al fomentar la discriminación religiosa y racial. De hecho, es lamentablemente imposible encontrar una sola expresión que denote el patrimonio de Azerbaiyán en ninguna parte de esta resolución.

Al mismo tiempo, la resolución distorsiona el significado de la sentencia de diciembre de 2021 de la Corte Internacional de Justicia, ya que cita en su totalidad las demandas presentadas por Armenia ante la Corte, pero desestimadas por ésta en última instancia.

En general, esta resolución del Parlamento Europeo contradice por completo la reciente buena voluntad y los esfuerzos de los dirigentes de la Unión Europea por mantener la paz, la estabilidad y la seguridad en el Cáucaso Meridional.

El Parlamento Europeo debería aceptar ya una serie de hechos.

Dirigido por el comandante en jefe, el presidente Ilham Aliyev, el valiente Ejército de Azerbaiyán puso fin a la ocupación de nuestras tierras y restauró nuestra integridad territorial como consecuencia de la Guerra Patria de 44 días. Hoy, en la posguerra, Azerbaiyán ha iniciado la fase de restauración y construcción a gran escala. Se están tomando medidas prácticas para evaluar los daños infligidos a todos los monumentos y lugares religiosos y culturales -incluidos los que pertenecen a la religión cristiana- en los antiguos territorios ocupados, registrar estos hechos y restaurar los monumentos y lugares dañados.

No es de extrañar, ya que, a diferencia de la monoétnica Armenia, Azerbaiyán es un país multicultural y tolerante en el que representantes de diferentes religiones y naciones han vivido en paz, dignidad y amabilidad durante siglos. Todos los templos de las religiones y todos los objetos patrimoniales que se encuentran en el territorio de Azerbaiyán son protegidos y restaurados según sea necesario por el Estado.

La resolución del Parlamento Europeo no logrará oscurecer los elevados valores nacionales, morales y culturales del pueblo de Azerbaiyán. No es más que un trozo de papel.

Condenamos enérgicamente el intento del Parlamento Europeo de difundir afirmaciones falsas de la manera más tendenciosa y pedimos que se eviten las provocaciones que puedan perjudicar el proceso de normalización en la región."

 

© Al usar el material de este sitio,hay que apuntar el hiperenlace.
Si se ha cometido un error en el texto, marque y envíenos pulsando ctrl + enter

CONTACTOS CON AUTOR

Rellene,por favor, los huecos marcados *.

Por favor, incluya las letras mostradas arriba.
No importa si las letras son mayúsculas o minúsculas.