POLÍTICA


Profesor de derecho internacional: "Armenia desacredita la autoridad del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas"

Bakú, 5 de agosto, AZERTAC

El profesor de derecho internacional, representante del Fondo Internacional de Prensa de Eurasia en la oficina de las Naciones Unidas en Ginebra, antiguo miembro de la Subcomisión de Derechos Humanos Osman El Hajjé escribió un artículo en el que analizaba la última provocación militar de Armenia en dirección a Tovuz en la frontera con Azerbaiyán. Como informa EDNews.net, el autor trató de explicar lo sucedido desde el punto de vista jurídico, pidiendo a la comunidad internacional y al Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas que presionaran a Armenia, que ocupó ilegalmente Nagorno-Karabaj y 7 regiones adyacentes de Azerbaiyán.

El artículo reza: "Los últimos acontecimientos militares ocurridos el 12 de julio en la frontera de Azerbaiyán con Armenia han causado muchos muertos y heridos entre militares y civiles y una gran destrucción de edificios y viviendas.

Este suceso debe llamar la atención de la comunidad internacional y del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas sobre el destino de la cantidad de un millón de azerbaiyanos expulsados de sus hogares en Armenia, así como de sus hogares en los territorios azerbaiyanos ocupados por Armenia, incluido Nagorno-Karabaj y las regiones circundantes. Esas personas se convirtieron en refugiados y desplazados internos como resultado de una política de limpieza étnica, llevada a cabo por el gobierno armenio en la propia Armenia y en las regiones ocupadas, desde 1989.

Estos actos cometidos son inaceptables en la época en que prevalece la ley y deben ser condenados porque oprimen a personas inocentes, infringen la Carta de las Naciones Unidas, especialmente el Preámbulo y los artículos 2 y 3 de este instrumento, los principios del derecho humanitario, el derecho internacional público, la Convención sobre los Refugiados de 1951 y el compromiso de cumplir los principios de los derechos humanos. El conjunto de estos instrumentos internacionales recomienda la resolución de los problemas entre los Estados por medios pacíficos, la negociación, la conciliación, el arbitraje y los buenos oficios del secretario general de las Naciones Unidas o por intermedio de Estados neutrales y a petición de la Corte Internacional de Justicia.

Debo decir que no es la primera vez que se perpetran acciones de este tipo por parte de Armenia contra militares, civiles, propiedades y territorio de Azerbaiyán. Han tenido la misma actitud en el siglo pasado. Armenia, vecina de Azerbaiyán, lamentablemente ha preferido ser enemiga para mantener buenas relaciones y promover el desarrollo común y beneficioso para su pueblo con el pueblo azerbaiyano en un clima de paz y en interés de ambos pueblos.

Armenia ha preferido expulsar a los azerbaiyanos de sus tierras y ocupar un gran territorio de Azerbaiyán con sus soldados sin respetar el derecho internacional ni los principios de buena vecindad.

Hasta esa situación, la comunidad internacional ha llamado a participar y a convencer a Armenia de que prefiera la paz y respete el derecho internacional y el derecho humanitario y que restablezca una situación normal para los refugiados civiles y los desplazados que dura desde 1989, después de un conflicto militar entre ambos países.

El Grupo de Minsk de la OSCE, encabezado por una copresidencia integrada por Francia, Rusia y los Estados Unidos, que incluye a Alemania, Belarús, Italia, Portugal, los Países Bajos, Suecia, Finlandia, Turquía, así como Armenia y Azerbaiyán, ha celebrado muchas reuniones para convencer a Armenia de que resuelva los problemas de los refugiados mediante una solución humanitaria y retire a sus soldados de las tierras de Azerbaiyán, pero también se ha quedado sin ningún resultado.

En el curso de las reuniones bilaterales de los presidentes de Azerbaiyán y Armenia, el presidente azerbaiyano propuso a su homólogo armenio que acordase una solución humanitaria para los refugiados y las personas desplazadas, pero tampoco se obtuvieron resultados concretos.

Además, el Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas aprobó en 1993 cuatro resoluciones para prevenir la violencia e impulsar y mejorar la paz entre ambos Estados. Estas resoluciones tienen por objeto llenar el vacío entre ambos Estados resolviendo el problema de los refugiados y las personas desplazadas y hacer regresar a los soldados armenios de los territorios de Azerbaiyán para que respeten la integridad y la soberanía de los dos Estados. Pero hasta ahora y después de 30 años el gobierno armenio sigue negándose a poner en vigor ninguna de estas resoluciones del Consejo de Seguridad mencionadas anteriormente y a conformar su actitud con el derecho internacional, el derecho humanitario y los principios de las actitudes de buena vecindad.

Así, Armenia desacredita la autoridad del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas y del sistema de las Naciones Unidas, lo cual no es aceptable y también debe ser condenado.

Es hora de que la comunidad internacional y el Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas presionen a Armenia para que actúe con respeto al Derecho Internacional y al Derecho Humanitario".

© Al usar el material de este sitio,hay que apuntar el hiperenlace.
Si se ha cometido un error en el texto, marque y envíenos pulsando ctrl + enter

CONTACTOS CON AUTOR

Rellene,por favor, los huecos marcados *.

Por favor, incluya las letras mostradas arriba.
No importa si las letras son mayúsculas o minúsculas.