CULTURA


Pueblo minero de Sewell

Bakú, 3 de junio, AZERTAC

El poblado minero de Sewell, situado a más de 2.200 metros sobre el nivel del mar, trepa por las áridas laderas de la Cordillera de los Andes de Chile central por encima de la mayor mina de cobre subterránea del mundo, El Teniente. La primera ciudad de una compañía de cobre en Chile (el principal productor de este metal en el mundo), Sewell, ahora deshabitada, es un ejemplo destacado del fenómeno global de las ciudades de la compañía, en las que se establecieron asentamientos en lugares remotos del mundo para extraer y procesar recursos naturales, en este caso, cobre de alto valor. Estas ciudades-empresa se crearon normalmente mediante la fusión de la mano de obra local con el capital y los recursos externos. La ciudad minera de Sewell es especialmente notable por su contribución a la difusión mundial de la tecnología minera a gran escala.

Según el web sitio de la UNESCO, los orígenes de Sewell se remontan a 1905, cuando el gobierno chileno autorizó al ingeniero minero estadounidense William Braden a explotar la mina de cobre. En un épico esfuerzo comercial, Braden construyó carreteras, una planta concentradora, campamentos y un ferrocarril que conectó este remoto lugar con la ciudad de Rancagua, a 60 km de distancia. El Teniente y el pueblo de Sewell fueron propiedad de empresas estadounidenses hasta 1971, cuando la industria del cobre se nacionalizó y pasó a ser propiedad del Estado, que a finales de 1960 ya se había convertido en el principal accionista. Sewell se expandió gradualmente hasta albergar a 15.000 personas en 175.000 metros cuadrados en el momento de su máximo desarrollo, en 1968. Luego, el pueblo fue perdiendo población cuando la empresa resolvió que era más eficiente trasladar a sus trabajadores a Rancagua. El proceso de demolición terminó en la década de 1990 cuando se implementó una política orientada a la protección y conservación del lugar.

Sewell es una ciudad de la empresa de gran originalidad. Es conocida como la Ciudad de las Escaleras o Ciudad Derramada en el Cerro por su configuración urbana en las empinadas laderas andinas. Estas dramáticas pendientes dieron lugar a un diseño orgánico caracterizado por un sistema de circulación interior exclusivamente peatonal de escaleras y caminos, con lugares públicos construidos en pequeñas áreas abiertas entre los edificios. La construcción de los edificios e instalaciones industriales muestra una gran creatividad y calidad en el uso de la madera y el acero. Su expresión arquitectónica está marcada por la austeridad, la funcionalidad y la impronta del modernismo.

Los atributos más destacados del predio son las instalaciones industriales, que aprovechan la pendiente de la ladera para el proceso de molienda del mineral; los edificios que combinan viviendas en los pisos superiores con negocios o servicios en la planta baja; los edificios de servicios, los espacios públicos y el sistema de circulación peatonal; la infraestructura eléctrica y los sistemas de agua potable y alcantarillado; las variadas y diversas redes de cañerías que atraviesan el pueblo, así como el puente Rebolledo; y el diseño urbano y la ubicación del conjunto en el agreste paisaje andino. Entre las instalaciones industriales destacan la Concentradora (aún en funcionamiento) y la infraestructura energética, así como el sector de la Punta de Rieles en el punto más alto de la propiedad. En Sewell se forjó una cultura especial -una combinación de costumbres chilenas y americanas- que sobrevive con sus antiguos residentes y sus descendientes.

La ciudad de Sewell, en su entorno hostil, es un ejemplo destacado del fenómeno global de las ciudades de empresa, establecidas en lugares remotos del mundo mediante la fusión de la mano de obra local con los recursos de naciones ya industrializadas, para extraer y procesar cobre de alto valor. La ciudad contribuyó a la difusión mundial de la tecnología minera a gran escala.

Dentro de los límites de la propiedad de 17,2 hectáreas se encuentran todos los elementos necesarios para expresar el Valor Universal Excepcional de la Ciudad Minera de Sewell, incluidos el 38% de las viviendas y el 80% de los edificios industriales que constituían la ciudad en el momento de su máximo desarrollo. Estos edificios constituyen el núcleo central del pueblo tal y como estaba configurado a mediados del siglo XX. El inmueble incluye todas las tipologías constructivas históricamente localizadas aquí, excepto las viviendas unifamiliares de los habitantes americanos, todas ellas destruidas. El sistema de circulación peatonal, los espacios públicos y las infraestructuras de servicios están intactos y siguen funcionando. La propiedad no sufre los efectos adversos del desarrollo o el abandono.

La propiedad (que está rodeada por una zona de amortiguación de 33 hectáreas) está dentro de una zona de explotación minera, por lo que el acceso está controlado; las visitas turísticas son limitadas y se realizan únicamente bajo la supervisión de operadores autorizados. Gracias a esta disposición, el bien no sufre saqueos ni se enfrenta a una presión turística indebida.

La Ciudad Minera de Sewell es auténtica en cuanto a las formas y diseños del conjunto, los materiales y sustancias, los usos y funciones, y la ubicación y el entorno. El sector industrial de la propiedad sigue funcionando, asegurando así su plena autenticidad de uso y función. Aunque la flotación del cobre (separación de metales) ya no se realiza en el Concentrador, la molienda de minerales sigue realizándose. Sewell es un ejemplo notable de sinergia entre la producción y la conservación de la propiedad, y su viabilidad futura depende en gran medida de este equilibrio.

En los edificios del sector no industrial, se produjeron algunas transformaciones interiores en los años 80, pero son reversibles. La mayoría de los edificios han sido restaurados en profundidad y están sometidos a un mantenimiento periódico; se han conservado sus sistemas constructivos, su diseño y sus características esenciales. La ciudad también incluye edificios que ilustran de forma auténtica toda la gama de sus etapas de construcción, incluida la última etapa antes de su despoblamiento, cuando la administración introdujo edificios modernos de hormigón armado (el edificio nº 501, construido en 1958, por ejemplo). Se ha recomendado, en el contexto del comentario del Comité en el momento de la inscripción sobre la reutilización adaptativa, que se refuercen las pruebas de las funciones originales de los edificios de la ciudad.

El uso generalizado de la madera crea un grave potencial de incendio, aunque la gran altitud reduce este riesgo, y existen estrictos procedimientos de seguridad para minimizar éste y otros posibles desastres. La elevada altitud también ha hecho que la propiedad sea inhóspita para los insectos xilófagos.

El pueblo minero de Sewell es propiedad de la División El Teniente de la Corporación Nacional del Cobre de Chile (Codelco-Chile), una corporación estatal creada por el Decreto Ley Nº 1.350 del 30 de enero de 1976. En el año 2006 esta corporación creó la Fundación Sewell, entidad sin ánimo de lucro dedicada específicamente a la gestión, administración, conservación y promoción del patrimonio del Pueblo Minero de Sewell como sitio museístico de la minería del cobre, y a la que aporta fondos. El Poblado Minero de Sewell fue declarado Monumento Nacional en virtud del Decreto Nº 857 del Ministerio de Educación, del 27 de agosto de 1998, y por lo tanto es supervisado por el Consejo de Monumentos Nacionales. Estaba en vigor un Plan de Gestión para el período 2006-2010, pero aún no se ha actualizado. Un principio importante de la gestión del bien ha sido la participación de la comunidad: se destaca la contribución de los antiguos habitantes de Sewell a la conservación y desarrollo del bien y su memoria para las generaciones futuras, así como las investigaciones históricas y arqueológicas y la interpretación del bien como testimonio de la minería del cobre chilena en su conjunto.

El mantenimiento del Valor Universal Excepcional del bien en el tiempo requerirá la actualización, aprobación e implementación del Plan de Gestión del bien; manteniendo un riguroso programa de mantenimiento, dadas las duras condiciones climáticas; en el contexto de la reutilización adaptativa, restaurar, en lugar de adaptar, algunas de las viviendas para mostrar la realidad de la vida minera en la ciudad y conservar suficientes pruebas de la disposición interna de los edificios para garantizar que se puedan discernir sus funciones originales; y garantizar que las intervenciones, incluidas las relacionadas con las actividades de extracción y procesamiento de cobre en curso, no comprometan el Valor Universal Excepcional, la autenticidad y la integridad del bien.

 

 

 

© Al usar el material de este sitio,hay que apuntar el hiperenlace.
Si se ha cometido un error en el texto, marque y envíenos pulsando ctrl + enter

CONTACTOS CON AUTOR

Rellene,por favor, los huecos marcados *.

Por favor, incluya las letras mostradas arriba.
No importa si las letras son mayúsculas o minúsculas.