POLÍTICA


The Washington Times: “La pandemia pone de relieve el prolongado conflicto entre Azerbaiyán y Armenia en la región de Nagorno-Karabaj”

Bakú, 20 de mayo, AZERTAC

El periódico estadounidense The Washington Times ha publicado un artículo del embajador de Azerbaiyán en los Estados Unidos, Elin Suleymanov, titulado "La pandemia pone de relieve el prolongado conflicto entre Azerbaiyán y Armenia en la región de Nagorno-Karabaj".

El artículo dice lo siguiente: "La pandemia COVID-19, que se extendió por todo el mundo, afectó a la salud de las personas y dañó las economías nacionales; a un nivel más profundo, como declaró Edward Luttwak, descrito una vez como "Maquiavelo de Maryland", la pandemia rompió algunos estereotipos convenientes sobre las instituciones y la política internacionales. Tanto si se trata de las cuestiones relativas a la sabiduría de depender de un solo proveedor, como de la fuerte creencia en las instituciones europeas, o, tal vez, de un renovado interés en la prudencia de las opciones dietéticas de sentido común, el statu quo en todo el mundo está cambiando.

En la zona del Gran Caspio, una organización regional, el Consejo Turco, que reúne a las naciones de Asia central, Azerbaiyán y Turquía -y, más recientemente, Hungría- ha surgido como un formato de cooperación eficaz.

El grupo tuvo especial éxito en la prestación de asistencia mutua y en el aumento significativo del volumen de carga ferroviaria a lo largo de la Ruta de la Seda entre Asia y Europa, la principal arteria de conexión entre las naciones del Consejo Turco y una parte importante de la estrategia de los Estados Unidos para el Asia central recientemente adoptada. Cabe destacar que el Consejo Turco, bajo la actual presidencia de Azerbaiyán, se convirtió en la primera organización internacional en celebrar una cumbre online a nivel de jefes de Estado para abordar el reto de COVID-19.

Es importante señalar que Azerbaiyán, junto con otras naciones asociadas, está llevando a cabo reformas de la gestión pública mediante la incorporación de nuevos líderes tecnocráticos y orientados a la obtención de resultados a puestos clave del gobierno y la promoción de un mayor pluralismo político. De hecho, el presidente Trump manifestó su firme apoyo a la soberanía y la independencia de Azerbaiyán en la carta de felicitación dirigida al presidente Ilham Aliyev este mes.

La pandemia también puso de relieve las debilidades y los peligros de la región, incluido el prolongado conflicto entre Armenia y Azerbaiyán. El Grupo de Minsk de la Organización para la Seguridad y la Cooperación en Europa (OSCE), copresidido por Francia, Rusia y los Estados Unidos, ha estado mediando en las negociaciones durante tres décadas sin ningún progreso visible. Durante la pandemia, los mediadores celebraron una videoconferencia con los ministros de relaciones exteriores de Armenia y Azerbaiyán, e incluso aprobaron una declaración conjunta.

Sin embargo, con el mundo cambiando en torno al Cáucaso meridional, Armenia parece atenerse al insostenible y peligroso statu quo. El ministro de relaciones exteriores de Armenia, Zohrab Mnatzakanyan, denunció los llamados Principios de Madrid, que fueron respaldados por los presidentes de Francia, Rusia y los Estados Unidos en 2009 y que incluyen los principios fundamentales de un futuro acuerdo de paz. Si bien la denuncia del Sr. Mnatzakanyan fue reiterada posteriormente por varios funcionarios armenios, la parte confusa es qué es exactamente lo que ha estado negociando activamente durante los dos últimos años, si no los principios que tan repentinamente le disgustan?

Los principios incluyen, entre otros elementos, la retirada gradual de las fuerzas armenias de los territorios internacionalmente reconocidos de Azerbaiyán, de conformidad con cuatro resoluciones del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas, el regreso de las personas desplazadas, la reanudación de los vínculos económicos y las garantías de seguridad para las comunidades armenia y azerbaiyana en la región de Nagorno-Karabaj. Ninguna de las partes se mostró entusiasmada con estos principios, y Azerbaiyán los aceptó como base para las negociaciones con algunas reservas profundas.

No hay otro formato para las negociaciones, y rechazar estos principios, que hay que reconocer que son imperfectos, significa simplemente abandonar por completo las conversaciones de paz. Por ello, Azerbaiyán, a pesar de haber soportado la ocupación armenia y el desplazamiento de un millón de civiles como resultado de la depuración étnica, siguió buscando la paz y participando en las negociaciones dirigidas por el Grupo de Minsk. Esto es lo que hacen los Estados independientes y los miembros responsables de la comunidad internacional, especialmente en nuestro vecindario de importancia estratégica mundial.

Lamentablemente para Armenia, su independencia formal aún no se ha traducido en una soberanía real. Externamente dependiente en términos militares y económicos, Armenia también está visiblemente ausente de la mayoría de las iniciativas de integración regional como resultado de su auto-aislamiento. Armenia es rehén de su indefendible ocupación de tierras azerbaiyanas, pero no tiene por qué ser así.

Para la Armenia monoétnica, con su pobre historial de antisemitismo y controversias sobre los colaboradores nazis, que buscaban la pureza racial y étnica, no confiar en los vecinos puede parecer la opción más segura. Sin embargo, este es el denominador más bajo, que niega al pueblo armenio su futuro y al país su desarrollo sostenible.

Durante una crisis diferente y en un contexto distinto, el "fracaso de la imaginación" se convirtió en una palabra clave en el discurso político de Estados Unidos. Ese fracaso de la imaginación, especialmente en la época de la crisis actual, describe acertadamente la incapacidad de conceptualizar los propios intereses. El logro de una paz duradera y la convivencia con los vecinos, la creación de fuertes lazos económicos y la participación en los éxitos de la región son las mejores apuestas para una verdadera seguridad y crecimiento. Y si no, ¿qué otras buenas opciones hay?

Habiendo servido con el alto comisionado de las Naciones Unidas para los refugiados (ACNUR) en Azerbaiyán, escuché de tantos desplazados internos que, a pesar de su sufrimiento y amargura por el exilio forzoso, están listos y dispuestos a vivir junto a sus vecinos armenios en paz. Estos sentimientos son expresados frecuentemente por los dirigentes de la comunidad azerbaiyana de la región de Nagorno-Karabaj. Tal vez, en lugar de descartar esta buena voluntad, los líderes armenios deberían contemplar también un futuro de paz".

© Al usar el material de este sitio,hay que apuntar el hiperenlace.
Si se ha cometido un error en el texto, marque y envíenos pulsando ctrl + enter

CONTACTOS CON AUTOR

Rellene,por favor, los huecos marcados *.

Por favor, incluya las letras mostradas arriba.
No importa si las letras son mayúsculas o minúsculas.