POLÍTICA


Wall Street Journal: "Los azerbaiyanos intentan volver a las ciudades destruidas varias décadas después de la primera guerra de Karabaj"

Washington, 16 de febrero, AZERTAC

Los medios de comunicación internacionales siguen cubriendo el periodo posterior al conflicto en los territorios liberados de Azerbaiyán y las historias de los desplazados que ahora pueden visitar su tierra natal. Alrededor de un millón de azerbaiyanos se convirtieron en refugiados y desplazados internos como resultado de la primera guerra con Armenia hace más de 30 años, pero el regreso a sus hogares está cargado de dificultades y emociones difíciles, escribe Anne M. Simmons, periodista de la edición estadounidense del Wall Street Journal

Según AZERTAC, en su artículo del Wall Street Journal Simmons señala: "Aunque miles de azerbaiyanos ya pueden visitar los territorios liberados tras 30 años de ocupación por parte de las fuerzas armenias, la infraestructura para vivir en estas zonas aún no existe. Sayali Pashayeva, de Aghdam, y otros desplazados internos están preocupados porque las ciudades y aldeas están en ruinas, sin instalaciones para vivir o trabajar todavía.

"Doy gracias a Dios por darme la oportunidad de volver a morir en mi tierra", dijo Sayali Pashayeva, de 74 años, durante su primera visita a Aghdam, de 40.000 habitantes. Durante su visita a Aghdam, su hijo y su hija regalaron una alfombra roja a la mezquita local. La mezquita es el único edificio que se conserva. El resto de Aghdam ha sido completamente destruido. La familia Pashayev vivía en una casa de dos plantas y, como consecuencia del conflicto, tuvo que vivir en una ciudad de tiendas de campaña durante muchos años. Azerbaiyán pudo tomar el control de Aghdam y otras zonas como resultado de una contraofensiva contra las fuerzas de ocupación armenias el pasado otoño.

La escala de la reconstrucción necesaria en las zonas liberadas es enorme. Tahir Mirkishili, presidente de la Comisión de Planificación Económica y Negocios del Parlamento de Azerbaiyán, dijo que más de 150.000 casas y 9.000 edificios públicos, incluidas 700 escuelas, fueron destruidos en las zonas tomadas por Armenia en la década de 1990.

Las minas terrestres y los artefactos sin explotar siguen siendo una amenaza para la vida en los territorios liberados. Dado que el ferrocarril y el aeropuerto han sido destruidos, la única vía de acceso a los territorios liberados es la carretera, lo que a su vez dificulta el restablecimiento de los servicios públicos y las ciudades en ruinas. Sin embargo, los sentimientos de nostalgia y patriotismo son profundos entre muchos azerbaiyanos que tuvieron que huir de la región a principios de los años 90. "Éramos millonarios [en Aghdam]", dijo el hijo de Sayali Pashayeva. - Convertirse en refugiado fue un insulto".

El periodista continúa contando la historia del guionista Elkhan Khanalizadeh, de Fuzuli, que tenía 13 años cuando los armenios tomaron su pueblo. Su familia también tenía una casa de dos plantas con ocho habitaciones. Elkhan recuerda aquellos trágicos días en los que tuvo que caminar 60 km descalzo y con los pies cubiertos de sangre. No hubo tiempo de coger ninguna reliquia familiar. El artículo también cuenta la historia del conflicto y cómo los armenios intentaron anexionarse la región de Nagorno-Karabaj a pesar de que la ONU seguía reconociendo la integridad territorial de Azerbaiyán.

Sin embargo, el gobierno de Azerbaiyán se ganó un importante apoyo popular al prometer la devolución de Nagorno-Karabaj y las zonas circundantes, escribe Simmons. Según el gobierno azerbaiyano, unos 800.000 azerbaiyanos dijeron que deseaban regresar. Hikmat Hajiyev, asesor de política exterior del Presidente de Azerbaiyán, Ilham Aliyev, dijo que se había convertido en "una cuestión de orgullo". El autor escribe: "Según algunos economistas independientes, el coste de la reconstrucción de los territorios liberados puede superar el actual presupuesto estatal de Azerbaiyán, que es de unos 15.000 millones de dólares al año. Hasta ahora, el gobierno ha destinado alrededor del 10% de esta cantidad a la construcción de nuevas infraestructuras en Karabaj.

Las autoridades también esperan que la inversión privada y extranjera contribuya a apoyar el programa de reconstrucción en las zonas liberadas. Turquía, Irán, Hungría, Italia y Gran Bretaña ya han dicho que pueden contribuir a la reconstrucción de la región, incluso invirtiendo en la industria y ayudando en el desminado. Los trabajos de reconstrucción ya han comenzado en algunas de las zonas liberadas. En el distrito de Fuzuli, los nombres de las aldeas aparecen ahora en nuevas y brillantes señales a lo largo de la carretera principal, y se está construyendo un aeropuerto. Muchos azerbaiyanos de la zona están considerando regresar".

 

© Al usar el material de este sitio,hay que apuntar el hiperenlace.
Si se ha cometido un error en el texto, marque y envíenos pulsando ctrl + enter

CONTACTOS CON AUTOR

Rellene,por favor, los huecos marcados *.

Por favor, incluya las letras mostradas arriba.
No importa si las letras son mayúsculas o minúsculas.