CIENCIA Y EDUCACIÓN


 Limitar el calentamiento global a 1,5 grados centígrados es una “ilusión”

Bakú, 4 de abril, AZERTAC

Con el aumento de la temperatura media de la Tierra cada año, podría producirse un repunte de las condiciones meteorológicas extremas en todo el mundo.

Numerosos estudios señalan el aumento del número de inundaciones, tormentas, sequías y condiciones meteorológicas extremas como las consecuencias más llamativas del aumento global de las temperaturas.

Según la Organización Meteorológica Mundial (OMM), las catástrofes derivadas del clima han costado 115 vidas al día de media en los últimos 50 años, acompañadas de 202 millones de dólares de daños diarios.

Un informe de la OMM publicado en 2021 mostró que entre los años 1970 y 2019 se produjeron un total de 11.072 desastres, reporta AZERTAC según la Agencia Anadolu.

Las inundaciones correspondieron al 44%, casi la mitad, de todas las catástrofes en el periodo de 50 años. Les siguieron las tormentas con un 35%. Las sequías y los corrimientos de tierra supusieron un 6% cada uno. Las temperaturas extremas constituyeron el 5% de las catástrofes y los incendios forestales el 4%.

Un informe en el que la Oficina de la ONU para la Reducción del Riesgo de Desastres compara los datos del número de catástrofes ocurridas entre 2000 y 2019 con los del período anterior de 20 años muestra que el número de catástrofes se ha duplicado.

"Los fenómenos meteorológicos extremos serán más graves, más frecuentes y más generalizados”

Levent Kurnaz, director del Centro de Estudios sobre Cambio Climático y Políticas de la Universidad de Bogazici, con sede en Estambul, evaluó el impacto del cambio climático en los fenómenos meteorológicos extremos para la Agencia Anadolu.

Kurnaz dijo que los fenómenos meteorológicos extremos podrían tener lugar de forma más grave, más frecuente y afectar a regiones más amplias.

"Por ejemplo, si hablamos de la sequía, se verá en un área más amplia, será más severa que antes, es decir, el periodo con cero precipitaciones dura más tiempo, y en tercer lugar, se hace más frecuente".

Señalando que así ocurre con todas las catástrofes, continuó diciendo: "Digamos que en el pasado había un periodo de 15 días sin lluvias en un año. Esto aumenta a 30 días y se observa dos veces al año. ... Lo mismo ocurre con las precipitaciones y las tormentas".

1,5 grados de calentamiento son una "ilusión

Hasta 192 países de todo el mundo se comprometieron a limitar el calentamiento global del planeta en 1,5 grados centígrados a través del Acuerdo de París firmado en 2015 (COP21).

Refiriéndose a este compromiso, Kurnaz destacó: "Para empezar, es un deseo que alcancemos el objetivo de 1,5 grados. Como humanidad, solo tenemos el cambio para lograr entre 2,4 y 2,7 grados en el mejor de los casos".

Subrayó que la acción climática debe ser una de las prioridades de la agenda mundial y dijo que el planeta está siendo arrastrado a una catástrofe porque se priorizan los asuntos cotidianos.

"No percibimos la crisis climática como el problema principal. La economía, la seguridad nacional, los medios de subsistencia, la agricultura son lo primero... Luego viene el cambio climático, y éste no responderá bien, lo que significa que podemos esperar que se produzcan más catástrofes", enfatizó.

Desastres más allá de nuestra imaginación

Kurnaz afirmó que catástrofes como las inundaciones, los incendios forestales y la sequía ya son conocidas por el ser humano, y dijo que es una ventaja para la humanidad saber cuándo pueden producirse esas catástrofes, así como los medios para hacerles frente.

Recordando el mucílago (moco de mar) que azotó la costa del Mar de Mármara el pasado verano, Kurnaz resaltó que en 10 años podríamos enfrentarnos a numerosos fenómenos de este tipo que por ahora escapan a nuestra imaginación. "Si tuviéramos esta conversación hace un año, la mayoría de nosotros no habría oído hablar del mucílago", continuó. "Si el calentamiento, que ahora es de entre 1,2 y 1,3 grados, llega a los 2,4 y 2,7 grados, ... empezaremos a presenciar fenómenos de los que no sabemos nada, como el caso del mucílago".

Según él, estos fenómenos pueden consistir en una enfermedad propagada por un tipo de mosquito desconocido para el ser humano, una plaga o nubes de langostas.

Evaluando los escenarios existentes como "optimistas", Kurnaz dijo que los escenarios científicos se generan en base a la suposición de que todos los países cumplen con los compromisos de emisiones de 2030 y 2050, además de tomar otras medidas necesarias.

"Si todos en el mundo cumplen sus promesas, el calentamiento global puede estar entre 2,4 y 2,7 grados. Si no se cumplen estas promesas, el calentamiento aumentará de 2,7 a 3, quizá 3,5 o 4 grados", agregó.

Otro motivo de preocupación se encuentra bajo el permafrost, es decir, el suelo permanentemente congelado, en la región de Siberia en Rusia, recordó Kurnaz. Explicó que cantidades masivas de metano, uno de los gases de efecto invernadero más potentes, pueden filtrarse a la atmósfera en caso de que el permafrost comience a descongelarse debido al calentamiento del clima.

"No estamos hablando del metano que se puede extraer de un pozo, sino del metano que se extrae a pocos metros del suelo. Si el metano aquí empieza a filtrarse a la atmósfera, el calentamiento no se limitará a 2,4-2,7 grados, sino que puede alcanzar hasta 5-8 grados o quizás más", mencionó Kurnaz.

 

© Al usar el material de este sitio,hay que apuntar el hiperenlace.
Si se ha cometido un error en el texto, marque y envíenos pulsando ctrl + enter

CONTACTOS CON AUTOR

Rellene,por favor, los huecos marcados *.

Por favor, incluya las letras mostradas arriba.
No importa si las letras son mayúsculas o minúsculas.