HISTORIA SANGRIENTA


Han transcurrido 30 años desde la sangrienta tragedia del 20 de enero

Bakú, 20 de enero, AZERTAC

El 20 de enero de 1990 el pueblo azerbaiyano dio muchos mártires por su libertad e independencia.

Hoy se cumple el 30º aniversario de los acontecimientos del 20 de enero de 1990, que pasaron a la historia del pueblo azerbaiyano como la sangrienta tragedia de enero, reporta AZERTAC.

Como se indica en el informe, el inventado problema de Nagorno-Karabaj, planteado de nuevo a finales de 1987, tenía por objeto la violación de la integridad territorial de Azerbaiyán, la ocupación de nuestras tierras y la expulsión de cientos de miles de azerbaiyanos que vivían en Armenia y Nagorno-Karabaj de sus tierras natales. Este conflicto, que comenzó entre dos repúblicas de la ex Unión Soviética, se convirtió en la siguiente etapa del asentamiento sistemático de armenios en tierras azerbaiyanas en los siglos XIX y XX, así como de la depuración étnica y el genocidio llevados a cabo deliberadamente contra nuestro pueblo.

El apoyo directo o indirecto de la dirección de la URSS a las reivindicaciones territoriales de la RSS armenia contra nuestra república, el separatismo fomentado por los nacionalistas armenios radicales y la violencia masiva contra nuestros compatriotas, así como la indecisión criminal de los entonces líderes de Azerbaiyán y sus pasos contrarios a los intereses nacionales obligaron a nuestro pueblo a defender la protección de la integridad territorial de la república. Así, en la república apareció un movimiento popular de amplio espectro social y el curso de los procesos creó las bases para su transformación gradual en un movimiento de liberación nacional.

Los líderes de la URSS, temerosos de que el pueblo azerbaiyano, habiendo alzado su voz con enojo por la restauración de la verdad y la justicia, busque finalmente deshacerse de los grilletes imperiales, recurrieron a un monstruoso crimen, que, de hecho, aceleró aún más el colapso del régimen totalitario soviético. En la noche del 19 al 20 de enero de 1990, las autoridades centrales, modificando completamente las normas del derecho internacional y las leyes del país, sin advertir a la población, comenzaron a imponer el estado de emergencia en la ciudad de Bakú. Como resultado de la agresión militar, llevada a cabo con la participación de unidades del ejército soviético, unidades de fuerzas especiales, un gran contingente de tropas internas e incluso tropas de reserva de otras regiones de la URSS, donde había una población compacta de armenios, se cometió una masacre de civiles en la capital, cientos de personas fueron asesinadas, heridas y desaparecidas. El 21 de enero, el día después de esta masacre, el gran hijo de nuestro pueblo Heydar Aliyev vino a la Representación Permanente de Azerbaiyán en Moscú e hizo una declaración condenando fuertemente el gobierno de la URSS que cometió una masacre en Bakú y la incompetente dirección de Azerbaiyán. Este terrible y cruel terror al que se vio sometido el pueblo azerbaiyano también fue condenado enérgicamente por las fuerzas progresistas del mundo.

La tragedia, que no fue investigada a fondo a su debido tiempo y no fue evaluada adecuadamente en Azerbaiyán, sólo unos años más tarde, por iniciativa del líder nacional Heydar Aliyev, se hizo una evaluación política y jurídica a nivel estatal. En el decreto del presidente de la República de Azerbaiyán "Sobre la celebración del cuarto aniversario de la tragedia del 20 de enero", de fecha 5 de enero de 1994, se recomendó al Milli Madjlis de la República de Azerbaiyán que considerara la posibilidad de celebrar una sesión especial relacionada con los sangrientos acontecimientos de enero. Por la decisión del Milli Madjlis del 29 de marzo de 1994, se mencionaron específicamente los autores de la tragedia del 20 de enero y esta acción sangrienta fue considerada como una agresión militar y un crimen cometido por el régimen comunista totalitario con el fin de estrangular el movimiento de liberación nacional en Azerbaiyán, romper la fe y la voluntad del pueblo.

El 20 de enero de 1990 el pueblo azerbaiyano dio muchos mártires por su libertad e independencia. Pero su voluntad no fue quebrantada, y el espíritu nacional no fue sacudido. Los Hijos de la Patria, que sacrificaron sus vidas por la protección de los intereses nacionales durante esta masacre y llegaron a la cima del martirio, gracias a un desinterés sin precedentes entraron en una nueva página brillante en la crónica heroica de nuestro pueblo.

 

© Al usar el material de este sitio,hay que apuntar el hiperenlace.
Si se ha cometido un error en el texto, marque y envíenos pulsando ctrl + enter

CONTACTOS CON AUTOR

Rellene,por favor, los huecos marcados *.

Por favor, incluya las letras mostradas arriba.
No importa si las letras son mayúsculas o minúsculas.