CULTURA


Tenochtitlan: Los aztecas construyeron una ciudad entera sobre un lago

 

Bakú, 17 de marzo, AZERTAC

El México actual se formó en 1521, cuando un grupo de 500 conquistadores españoles, dirigidos por Hernán Cortés, junto con miles y miles de indígenas mexicanos, se hicieron con el control del centro del Imperio Azteca. AZERTAC informa que Tenochtitlan dio paso a la actual Ciudad de México, un lugar muy diferente al que encontró Cortés cuando llegó en 1519. Las tribus errantes mexicas pasaron 200 años buscando, esperando que se cumpliera una antigua profecía: que encontrarían el lugar destinado a una gran ciudad.

La ubicación de dicha ciudad sería señalada por un águila con una serpiente en el pico, posada sobre un cactus.

Buscaron y buscaron, hasta que finalmente tropezaron con el águila y el cactus en una pequeña isla pantanosa en medio de un lago: el lugar obvio para construir una ciudad.

El lago de Texcoco sería su hogar, y la visión del águila y el cactus permanece inmortalizada en la bandera mexicana hasta el día de hoy.

Inspirados por la ciudad abandonada de Teotihuacán, que descubrieron en sus viajes y creyeron que sólo podía haber sido creada por los dioses, los mexicas se propusieron construir la suya propia.

Tenochtitlan se fundó en 1325 y fue la capital del Imperio Azteca hasta 1521, cuando fue capturada por Cortés y sus hombres.

Sin dejarse intimidar por el terreno pantanoso, los mexicas se dedicaron a construir su ciudad a mano, utilizando "chinampas" -campos flotantes- para crear un próspero comercio agrícola.

En torno al templo principal, el Templo Mayor, los aztecas se pusieron manos a la obra y solucionaron el problema de la humedad del terreno clavando pilotes de madera en la tierra, que sostenían los edificios y garantizaban que no se hundieran.

El centro de Tenochtitlan contaba con una amplia zona en la que se desarrollaban muchas de las actividades públicas, entre las que destacaban el Templo Mayor, el palacio de 100 habitaciones del emperador Moctezuma y varios más.

El narrador del documental del Canal 4 "Las pirámides perdidas de los aztecas" dijo que los aztecas construyeron 78 monumentos en el corazón de la ciudad, "que cubrían un área del tamaño de 22 campos de fútbol".

Dada la falta de recursos y herramientas disponibles en la época, los aztecas cortaban la roca manualmente, con porteadores que transportaban hasta 40 kg de material a la vez desde las regiones montañosas utilizando tumplines.

Un tumpline es una eslinga formada por un estropajo, que generalmente se cuelga sobre la frente o el pecho, y que se utiliza para transportar cargas pesadas.

La ciudad estaba conectada con el continente por puentes y calzadas al norte, sur y oeste.

Los puentes construidos en las calzadas permitían el paso de pequeñas embarcaciones y canoas por debajo, y estos puentes también podían ser retirados si Tenochtitlan era atacada.

La disposición de la ciudad, en forma de cuadrícula, hacía que los canales actuaran como vías de agua, por lo que la gente podía desplazarse fácilmente por la ciudad en barcos.

La ciudad llegó a tener una extensión de 13,5 kilómetros cuadrados (8,3 millas cuadradas).

En la Ciudad de México que conocemos hoy quedan restos de la ciudad. El arqueólogo experimental David Walton ha investigado los restos de Tenochtitlan.

Aunque el Imperio Azteca ya no existe, la Ciudad de México moderna está construida sobre el trazado que los aztecas hicieron de su capital.

"Algunas de las principales calles de Ciudad de México discurren a lo largo de las principales calzadas que había en Tenochtitlan cuando los aztecas tenían el control".

Tenochtitlan estaba dividida en cuatro zonas, conocidas como campamentos, que contaban con 20 distritos y albergaban a cerca de 200 mil personas en su apogeo.

Con tanta gente viviendo en la ciudad, los aztecas construyeron un revolucionario acueducto, que transportaba el agua desde manantiales situados a ocho kilómetros (cinco millas) de distancia en una montaña cercana, a través de un sistema de canales y hasta piscinas que regulaban el flujo de agua hacia la ciudad.

La arqueóloga local Carmen Carvajal declaró al Canal 4: "Eran una sociedad que lograba lo que quería y construía sitios tan extraordinarios como éste", refiriéndose a un acueducto similar en la cercana Tetzcotzinco.

Aunque los españoles desecaron el lago de Texcoco en el siglo XVI y construyeron la ciudad de México sobre él, el legado de Tenochtitlan sigue vivo.

Los restos del Templo Mayor siguen en pie, y las piedras que se extrajeron de las estructuras aztecas se utilizaron para construir iglesias y palacios.

El símbolo azteca del águila sigue siendo un recordatorio duradero del impacto que el Imperio Azteca tuvo en México y en el mundo.

 

 

© Al usar el material de este sitio,hay que apuntar el hiperenlace.
Si se ha cometido un error en el texto, marque y envíenos pulsando ctrl + enter

CONTACTOS CON AUTOR

Rellene,por favor, los huecos marcados *.

Por favor, incluya las letras mostradas arriba.
No importa si las letras son mayúsculas o minúsculas.